AL FI­LO DEL CA­MINO

Des­de una ca­ta de os­tio­nes has­ta un pa­seo en la ci­ma de un vol­cán ex­tin­to, el Va­lle de San Quin­tín sor­pren­de a quie­nes se atre­ven a sa­lir del ca­mino cuan­do via­jan en ca­rre­te­ra

El Economista (México) - Turismo - - De Placer - Al­ber­to Ro­me­ro/En­via­do al­ber­to.ro­me­ro@ele­co­no­mis­ta.mx

VA­LLE DE SAN QUIN­TÍN, Baja Ca­li­for­nia. El azul del Pa­cí­fi­co pa­re­ce bri­llar con más fuer­za a la ori­lla de la Trans­pe­nin­su­lar, vía que co­nec­ta a Ti­jua­na con En­se­na­da y que con­du­ce, más ade­lan­te, al Va­lle de San Quin­tín, una re­gión que in­vi­ta a pro­ta­go­ni­zar un road trip me­mo­ra­ble que des­cu­bre los se­cre­tos me­jor guar­da­dos de La Baja.

La pri­me­ra pa­ra­da, en El Mi­ra­dor, no de­ja lu­gar a du­das: es el Pa­cí­fi­co en pleno, con los bor­des ro­co­sos ca­rac­te­rís­ti­cos del nor­te del país y ba­jo un ho­ri­zon­te ce­les­te que in­vi­ta a so­ñar. A so­ñar y a cap­tu­rar la esen­cia del pai­sa­je en­tre sel­fies y vi­deos que, de iz­quier­da a de­re­cha, tra­ta­rán de do­mar esa be­lle­za por­ten­to­sa pa­ra con­ver­tir­la en tuits y pu­bli­ca­cio­nes en Ins­ta­gram y Fa­ce­book.

De vuel­ta al ca­mino, con­vie­ne com­par­tir la se­lec­ción mu­si­cal del tra­yec­to vía Blue­tooth con el res­to de los com­pa­ñe­ros de via­je. To­dos, ar­man­do un sound­track que ha­ga jus­ti­cia a una tie­rra que pro­me­te múl­ti­ples aven­tu­ras en la dis­tan­cia, en­tre ellas, la pro­me­sa de vi­si­tar una gran­ja os­trí­co­la don­de los os­tio­nes ad­quie­ren una con­sis­ten­cia in­só­li­ta que re­ta al pa­la­dar; cer­ca de un vol­cán ex­tin­to cu­ya ci­ma se al­can­za en mi­nu­tos, y ade­más, a só­lo un par de ho­ras del es­con­di­te de cien­tos de lo­bos ma­ri­nos.

La si­guien­te pa­ra­da, sin em­bar­go, es en el po­bla­do de San Vi­cen­te, don­de los vi­nos que pro­du­ce su te­rru­ño se dis­fru­tan más cuan­do se to­man di­rec­to de la ba­rri­ca.

reino vinícola y ma­rino

Al lle­gar a Vinícola Rin­cón de Gua­da­lu­pe, en el po­bla­do de San Vi­cen­te, la son­ri­sa de Li­lia­na Fé­lix cau­ti­va a los aman­tes del vino. Ella di­ri­ge una ca­ta que des­cu­bre los aro­mas y sa­bo­res de sus eti­que­tas más em­ble­má­ti­cas jun­to a Ju­lio Fé­lix, su pa­dre. Am­bos de­la­tan su pa­sión por la vida en el cam­po con el som­bre­ro bien pues­to.

Es Don Ju­lio quien ro­ba el pro­ta­go­nis­mo a su hi­ja por unos mi­nu­tos pa­ra guiar un pa­seo a tra­vés de las ba­rri­cas de la ca­sa, ex­tra­yen­do el cal­do con un ar­te­fac­to de vi­drio que per­mi­te de­po­si­tar un po­co del vino di­rec­to a las co­pas en mano.

Des­pués, con un par de bo­te­llas en la ca­jue­la, el ca­mino a la si­guien­te pa­ra­da se re­co­rre es­bo­zan­do una son­ri­sa.

Una no­che es su­fi­cien­te pa­ra re­co­brar ener­gías, so­bre to­do al dor­mir en el ho­tel Mi­sión San­ta María, cu­yas ha­bi­ta­cio­nes a unos me­tros del mar in­vi­tan a abrir la ven­ta­na en bus­ca del ru­mor de ese uni­ver­so acuá­ti­co que re­po­sa en la os­cu­ri­dad.

El ama­ne­cer da el ban­de­ra­zo a la bús­que­da de la pes­ca del día. Y al pie del res­tau­ran­te Mo­lino Vie­jo, el mue­lle de San Quin­tín res­guar­da una em­bar­ca­ción que per­ma­ne­ce en es­pe­ra de sus tri­pu­lan­tes. Aquí, Eduar­do ace­le­ra mien­tras ex­pli­ca que la pes­ca de­por­ti­va es una ex­ce­len­te op­ción pa­ra co­no­cer otra ca­ra del Va­lle, es­ta vez, des­de sus aguas, con el in­cen­ti­vo de co­ci­nar al­gu­na de sus es­pe­cies más tar­de.

Tras va­rias ho­ras de pei­nar la zo­na, la pes­ca del día se pre­sen­ta a los fo­go­nes del res­tau­ran­te, don­de ha­brán de con­ver­tir­la en man­ja­res al ca­lor de una at­mós­fe­ra que re­crea al Vie­jo Oes­te.

De vuel­ta en el vo­lan­te y tras un par de ho­ras de al­ter­nar pro­pues­tas mu­si­ca­les que ex­pre­san con fi­de­li­dad la per­so­na­li­dad de ca­da uno de los via­je­ros, con­vie­ne vi­rar exac­ta­men­te en el ki­ló­me­tro 47.5 de la ca­rre­te­ra que une a El Ro­sa­rio con San Quin­tín pa­ra sa­lir del ca­mino y con­du­cir 5 ki­ló­me­tros más a tra­vés de un pai­sa­je pol­vo­so y de­sér­ti­co a ra­tos.

El ob­je­ti­vo: des­cu­brir un reino ani­mal ines­pe­ra­do a la ori­lla del mar don­de ha­bi­tan de­ce­nas, tal vez cien­tos, de lo­bos ma­ri­nos que re­po­san aje­nos a la fascinación que des­pier­tan en un gru­po de es­pec­ta­do­res que ol­vi­dan, muy pron­to, los brin­cos y el pol­vo del pa­seo a tra­vés de la te­rra­ce­ría.

Los vi­ñe­dos del Rin­cón de Gua­da­lu­pe, for­man par­te de la An­ti­gua Ru­ta del Vino, en Baja Ca­li­for­nia, y pro­du­cen des­de 1947

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.