¿CÓ­MO LLE­GAR?

El Economista (México) - Turismo - - De Placer -

Él cuen­ta que ca­da año los va­que­ros de la re­gión se alis­tan pa­ra se­guir una ca­bal­ga­ta que re­co­rre la geo­gra­fía de la zo­na du­ran­te po­co más de dos se­ma­nas, con­clu­yen­do con una fiesta que, des­pués, ha­brá de du­rar va­rios días en­tre bai­les y ja­ri­peos cuan­do to­dos lle­guen a la Mi­sión de San­to Domingo, cu­yas rui­nas dan tes­ti­mo­nio de la lle­ga­da de los do­mi­ni­cos a Baja Ca­li­for­nia en la úl­ti­ma par­te del si­glo XVIII.

Al to­mar de nue­va cuen­ta el vo­lan­te, la vis­ta de nue­vos vi­ñe­dos con­du­ce a Vinícola MD, cu­yos pai­sa­jes irre­gu­la­res re­mi­ten a los ca­mi­nos vi­ní­co­las más fa­mo­sos del mun­do y per­mi­ten a sus vi­si­tan­tes pa­sar una tar­de en­tre los sa­bo­res de la uva y re­co­rri­dos a tra­vés de las vi­ñas y su ca­va.

La vis­ta de un ho­ri­zon­te to­ca­do por la vid se pro­lon­ga a ki­ló­me­tros de dis­tan­cia y per­mi­te con­fir­mar que sí, los sen­de­ros de En­se­na­da con­du­cen a un Va­lle que com­par­te al­gu­nos de sus se­cre­tos con quie­nes de­ci­den re­co­rrer sus sen­de­ros, pe­ro pa­ra ello, es ne­ce­sa­rio atre­ver­se a sa­lir del ca­mino ca­da tan­to, en bus­ca de es­ce­na­rios fan­tás­ti­cos e irre­pe­ti­bles.

De vuel­ta a la ciu­dad, le­jos del Va­lle de San Quin­tín, los re­cuer­dos se con­fun­den con es­tam­pas pro­pias de un sue­ño; las ga­nas de se­guir ma­ne­jan­do no se han ido. Des­de la Ciu­dad de Mé­xi­co, ae­ro­lí­neas co­mo Vo­la­ris y Ae­ro­mé­xi­co co­nec­tan con Ti­jua­na en vue­los de 3:45 ho­ras de du­ra­ción. Des­de Ti­jua­na, hay que to­mar la Trans­pe­nin­su­lar has­ta Ro­sa­ri­to, se­guir has­ta La Mi­sión, con­ti­nuar has­ta San Mi­guel, y con­du­cir 2 ho­ras y 30 mi­nu­tos has­ta lle­gar a San Quin­tín.

Fo­tos: juan ma­nuel gó­mez/ al­ber­to ro­me­ro

LA CI­MA del vol­cán Ken­ton apun­ta a la geo­gra­fía de la Bahía fal­sa de San Quin­tín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.