PA­LA­CIOS EM­BLE­MÁ­TI­COS EN VIENA

El Economista (México) - Turismo - - De Placer - Ri­car­do Alon­so / Enviado ri­car­do.alon­so@ele­co­no­mis­ta.mx

Una de las ca­pi­ta­les más an­ti­guas de Eu­ro­pa Viena pre­su­me, a tra­vés de sus bien con­ser­va­dos pa­la­cios, las me­mo­rias de su épo­ca de ma­yor es­plen­dor y opu­len­cia. Des­cu­bre las más re­pre­sen­ta­ti­vas de es­tas cons­truc­cio­nes que, por su va­lor his­tó­ri­co, su be­lle­za ar­qui­tec­tó­ni­ca o el pa­tri­mo­nio que al­ber­gan, se han con­ver­ti­do en tres atrac­ti­vos im­per­di­bles de la ciu­dad

IMPERIAL DE HOFBURG

Es uno de los com­ple­jos pa­la­cie­gos más gran­des del mun­do. Ac­tual se­de de la Pre­si­den­cia de Aus­tria y an­ti­gua ca­sa de la reale­za, so­bre to­do de la di­nas­tía Ham­bur­go, ¿te sue­na el ape­lli­do?

Sus sec­cio­nes más an­ti­guas da­tan del si­glo XIII y se le si­guie­ron aña­dien­do nue­vas cons­truc­cio­nes has­ta en­tra­do el XX.

Hoy en día aquí se con­cen­tra ca­si una vein­te­na de cons­truc­cio­nes ro­dea­das de pa­tios, pla­zas y jar­di­nes, en­tre mu­seos, la Escuela Es­pa­ño­la de Equi­ta­ción, un cen­tro de con­gre­sos y la Bi­blio- te­ca Na­cio­nal, ade­más de otros atrac­ti­vos. Pe­ro qui­zá uno de los más vi­si­ta­dos y más in­tere­san­tes es el Mu­seo Si­sí que da cuen­ta del one­ro­so es­ti­lo de vi­da de la aris­to­cra­cia de aquel en­ton­ces y de­ta­lla al­gu­nas in­tere­san­tes in­ti­mi­da­des de la trá­gi­ca vi­da de la em­pe­ra­triz Isa­bel de Ba­vie­ra, es­po­sa de Fran­cis­co Jo­sé I.

Es un re­co­rri­do por seis sa­las que mues­tran al­re­de­dor de 20 ha­bi­ta­cio­nes con de­co­ra­ción y mo­bi­lia­rio ori­gi­nal, que sigue sor­pren­dien­do a pro­pios y aje­nos con su be­lle­za.

BELVEDERE

Con­si­de­ra­do co­mo uno de los más be­llos y re­fi­na­dos ejem­plos de ar­qui­tec­tu­ra ba­rro­ca, es­ta cons­truc­ción pa­la­cie­ga ha co­bra­do fa­ma no só­lo por su des­lum­bran­te apa­rien­cia ex­ter­na, sino por la to­da­vía más im­pre­sio­nan­te co­lec­ción de ar­te que al­ber­ga en su in­te­rior. Des­ta­ca, so­bre to­do, la obra del pin­tor aus­tria­co Gus­tav Klimt, crea­dor de esa con­tro­ver­ti­da, pe­ro muy popular pie­za lla­ma­da “El Be­so”.

Cons­trui­do en­tre 1714 y 1723 pa­ra el prín­ci­pe Eugenio de Sa­bo­ya, el pa­la­cio es­tá for­ma­do por dos edi­fi­cios prin­ci­pa­les (Belvedere Al­to y Belvedere Ba­jo) y los ex­ten­sos jar­di­nes que des­pier­tan la en­so­ña­ción de los vi­si­tan­tes.

SCHÖNBRUNN

Es difícil de­ci­dir qué im­pre­sio­na más de es­te lu­gar de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, si sus be­llí­si­mos jar­di­nes que le han va­li­do el mo­te del Ver­sa­lles aus­tria­co, con 1.2 ki­ló­me­tros de lar­go y 1 de ancho o la opu­len­cia de sus más de 1,000 ha­bi­ta­cio­nes. Fue la re­si­den­cia ve­ra­nie­ga pre­fe­ri­da de los Habs­bur­go has­ta su caída, a prin­ci­pios de 1900.

El re­co­rri­do pa­ra los vi­si­tan­tes abar­ca al­re­de­dor de 40 apo­sen­tos im­pe- ria­les que re­ve­lan la vi­da de Fran­cis­co Jo­sé I y Si­sí, a tra­vés de sus ob­je­tos, mue­bles, cua­dros y de­más re­li­quias; así co­mo los jar­di­nes, con su la­be­rin­to y su fa­mo­sa glo­rie­ta, en lo al­to de una pe­que­ña co­li­na.

La sor­pre­sa es que allí se en­cuen­tra, tam­bién, el zoo de Viena, que no es que cuen­te con mu­chos o exó­ti­cos ani­ma­les, pe­ro sí con un es­pe­cial en­can­to que no te pue­des per­der.

DES­DE LOS BALCONES de es­te lu­gar Hitler pro­nun­ció el cé­le­bre dis­cur­so en el que se anun­cia­ba la ane­xión de Aus­tria a Ale­ma­nia.

EN EL BELVEDERE se re­cu­pe­ró la in­de­pen­den­cia, per­di­da en el Pa­la­cio de Hofburg, me­dian­te la fir­ma del Staats­ver­trag, el 15 de ma­yo de 1955.

FUN­DA­DO EN 1752, el zoo­ló­gi­co ubi­ca­do en las in­me­dia­cio­nes de es­te pa­la­cio es el más an­ti­guo del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.