REUNIO­NES JUN­TO AL RÍO

En torno al afluen­te que lo vio na­cer como ciu­dad, con­cen­tra bue­na par­te de la ofer­ta que lo ve­rá con­so­li­dar­se como un des­tino de reunio­nes

El Economista (México) - Turismo - - Portada - Ricardo Alonso / En­via­do ricardo.alonso@ele­co­no­mis­ta.mx

SAN AN­TO­NIO, Te­xas. Ha­ce cien­tos de años, el río San An­to­nio fue el punto de reunión de los na­ti­vos ame­ri­ca­nos. Des­pués, los pri­me­ros co­lo­nos es­pa­ño­les cons­tru­ye­ron en torno a él. Ha­cia los años 40, una obra de in­ge­nie­ría lo con­tu­vo con el fin de evi­tar inun­da­cio­nes en la ciu­dad que cre­cía a su al­re­de­dor; al fi­nal de la dé­ca­da de los 60, un even­to in­ter­na­cio­nal lo ca­ta­pul­tó como el im­pre­sio­nan­te atrac­ti­vo que es el día de hoy .

Más allá de su va­lor como un re­cur­so na­tu­ral, es­te afluen­te dio pa­so a la crea­ción de un ícono pa­ra la ciu­dad te­xa­na, co­lum­na ver­te­bral del desa­rro­llo tu­rís­ti­co en San An­to­nio: el Ri­ver Walk o Pa­seo del río.

Se tra­ta del lobby más gran­de del mun­do, al­re­de­dor del cual se con­cen­tra una ofer­ta ho­te­le­ra de ca­si 14,000 ha­bi­ta­cio­nes, así co-

Co­no­ci­do como el San­tua­rio de Te­xas Li­berty, El Ála­mo atrae a más de 2.8 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes al año de todo el mun­do.

mo res­tau­ran­tes, atrac­ti­vos, cen­tros de en­tre­te­ni­mien­to, mu­seos, pla­zas co­mer­cia­les, ba­res y has­ta in­mue­bles his­tó­ri­cos que de al­gún mo­do se co­nec­tan allí.

Es­ta al­ta con­cen­tra­ción de in­fra­es­truc­tu­ra li­ga­da al atrac­ti­vo prin­ci­pal de la ciu­dad brin­da un es­ce­na­rio óp­ti­mo pa­ra el desa­rro­llo del tu­ris­mo de reunio­nes, tam­bién, con fa­ci­li­da­des es­pe­cia­les, en ma­te­ria de lo­gís­ti­ca, que po­cos des­ti­nos po­drían ofre­cer.

Así, por tie­rra, por agua o a pie, se pue­de man­te­ner a los gru­pos con­cen­tra­dos, mo­vi­li­zán­do­se del cen­tro de con­ven­cio­nes ha­cia las in­me­dia­cio­nes de la an­ti­gua cer­ve­ce­ría Pearl, te­ner una ga­la en un mu­seo o re­co­rrer de for­ma pri­va­da un mo­nu­men­to his­tó­ri­co como El Ála­mo.

EL EN­CAN­TO DEL RI­VER WALK

Cre­cien­do ca­da día más, el com­ple­jo co­no­ci­do como Ri­ver Walk es, ac­tual­men­te, un si­nuo­so y en­can­ta­dor ca­mino som­brea­do por ci­pre­ses y puen­tes de pie­dra que ser­pen­tea con gra­cia por el cen­tro de la ciu­dad.

Vi­si­tan­tes y asis­ten­tes a los even­tos dis­fru­tan su co­lo­ri­do, ar­qui­tec­tu­ra e his­to­rias mon­ta­dos en pin­to­res­cas em­bar­ca­cio­nes que fun­gen como ta­xis acuá­ti­cos.

Es­te pa­seo idí­li­co, que se ha con­ver­ti­do en uno de los más vi­si­ta­dos de Te­xas, se encuentra en un ni­vel de­ba­jo de la calle y per­mi­te ac­ce­der a al­gu­nos de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos de la ciu­dad como: Ri­ver­cen­ter Mall, La Vi­lli­ta His­to­ric Arts Vi­lla­ge, el Cen­tro de Con­ven­cio­nes Henry B. Gon­zá­lez y la Pla­za Prin­ci­pal (Main Pla­za), el área King Wi­lliam His­to­ric Dis­trict, la South­west School of Art, San An­to­nio Mu­seum of Art y las tien­das y res­tau­ran­tes del com­ple­jo his­tó­ri­co Pearl Bre­wery, en­tre mu­chos otros.

EL ÁLA­MO, UNA SE­DE HIS­TÓ­RI­CA

Sin du­da alguna, una pa­ra­da obli­ga­da en es­te re­co­rri­do por el Ri­ver Walk es El Ála­mo; la primera mi­sión es­pa­ño­la es­ta­ble­ci­da a lo lar- go del río San An­to­nio, la cual ha si­do de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad.

Es­te in­mue­ble, con su em­ble­má­ti­ca fa­cha­da, se ha con­ver­ti­do en uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos de la ciu­dad, pues es vis­to como un sím­bo­lo de la re­vo­lu­ción y el sa­cri­fi­cio que lle­vó a la in­de­pen­den­cia de Te­xas. Fue allí don­de, en 1836, al­re­de­dor de 1,500 sol­da­dos me­xi­ca­nos si­tia­ron a 200 se­ce­sio­nis­tas en la en­ton­ces pro­vin­cia me­xi­ca­na.

Con 300 años de an­ti­güe­dad, aquí se mez­cla la he­ren­cia co­lo­nial es­pa­ño­la con un ha­lo de me­xi­ca­nis­mo, así como el pa­sa­do y el fu­tu­ro de es­ta ur­be, ge­ne­ran­do una at­mós­fe­ra úni­ca pa­ra te­ner una ce­re­mo­nia de re­cep­ción, una pre­sen­ta­ción o un re­co­rri­do pri­va­do pa­ra un gru­po cor­po­ra­ti­vo.

Con­ve­nien­te­men­te ubi­ca­do en el cen­tro, el com­ple­jo his­tó­ri­co in­clu­ye, ade­más, al­gu­nos es­pa­cios idea­les pa­ra la rea­li­za­ción de even­tos. Por ejem­plo, en su in­te­rior, pe­ro al ai­re li­bre, es­tá el Ala­mo Hall, mien­tras que al ex­te­rior, a só­lo unos pa­sos, se encuentra el Ga­llag­her Hou­se.

EL CEN­TRO DE CON­VEN­CIO­NES, UN LUGAR CON AL­TA CA­PA­CI­DAD

Re­cien­te­men­te trans­for­ma­do y tam­bién a la ori­lla del río se ubi­ca el Cen­tro de Con­ven­cio­nes Henry B. Gon­zá­lez, que sa­tis­fa­ce am­plia­men­te las ne­ce­si­da­des de la in­dus­tria de reunio­nes con un di­se­ño in­no­va­dor, es­pa­cio fle­xi­ble y tec­no­lo­gía avan­za­da.

Cuen­ta con cua­tro sa­las de ex­hi­bi­ción con 514,000 pies cua­dra­dos de pi­so y un es­pa­cio mul­ti­pro­pó­si­to, sin co­lum­nas, con 86,500 pies cua­dra­dos de ex­ten­sión.

El Sa­lón He­mis­fair ofre­ce 40,000 pies cua­dra­dos y el Stars at Night Ball­room se ha con­ver­ti­do en el más gran­de de Te­xas con sus 54,000 pies cua­dra­dos de su­per­fi­cie.

Asi­mis­mo, el lugar tie­ne 72 sa­las de reunio­nes pa­ra gru­pos pe­que­ños y un di­se­ño eco­ló­gi­co que uti­li­za me­di­das de re­duc­ción de ener­gía pa­ra los in­tere­sa­dos en su­mar­se a es­ta ne­ce­sa­ria ten­den­cia de con­cien­cia am­bien­tal.

PEARL, EX­PE­RIEN­CIAS CON OTRO SA­BOR

Ubi­ca­do al nor­te del cen­tro de San An­to­nio, el Pearl Bre­wery brin­da una ex­pe­rien­cia úni­ca como des­tino cu­li­na­rio y cul­tu­ral.

Ocu­pa­do, an­te­rior­men­te, por una an­ti­gua fá­bri­ca de cer­ve­za que ope­ra des­de 1883, hoy es un es­pa­cio de uso mix­to que reúne vi­vien­das, in­tere­san­tes bou­ti­ques, ga­le­rías, tien­das mi­no­ris­tas, res­tau­ran­tes, áreas ver­des e in­mue­bles de avan­za­da tec­no­lo­gía que cuen­tan con la cer­ti­fi­ca­ción am­bien­tal LEED.

En el lugar don­de hoy con­clu­ye el re­co­rri­do del Ri­ver Walk, que es su par­te más nue­va, tam­bién se lu­ce un an­fi­tea­tro, el ter­cer cam­pus del Ins­ti­tu­to Cu­li­na­rio de Amé­ri­ca, un mer­ca­do de pro­duc­tos fres­cos y el mul­ti­pre­mia­do ho­tel Em­ma, que ha si­do re­co­no­ci­do por di­ver­sas pu­bli­ca­cio­nes es­pe­cia­li­za­das y ha si­do acree­dor a las más al­tas cer­ti­fi­ca­cio­nes del sec­tor ho­te­le­ro.

Cuen­ta con 146 ha­bi­ta­cio­nes, sie­te sui­tes en el úl­ti­mo pi­so, un bar, res­tau­ran­te y, por su­pues­to, un sa­lón pa­ra reunio­nes que re­sul­tan su­ma­men­te ori­gi­na­les y au­tén­ti­cas aquí.

A es­ta ofer­ta se unen otros es­pa­cios igual­men­te be­llos ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te ha­blan­do, que re­mi­ten al pa­sa­do de es­ta zo­na con to­da la dig­na ima­gen de lo ac­tual.

Ejem­plos de ello son el Pearl Es­ta­ble, que fue­ra el ho­gar de los ca­ba­llos de ti­ro de la cer­ve­ce­ría a fi­na­les de 1800 y hoy es un si­tio úni­co pa­ra even­tos so­cia­les o de ne­go­cios.

Ubi­ca­do en el an­ti­guo al­ma­cén de Full of Goods de la cer­ve­ce­ría, des­ta­ca, tam­bién, Pearl Stu­dio, un lugar de reunión ideal pa­ra to­das las oca­sio­nes, so­cia­les o de ne­go­cios, que ofre­ce una de­co­ra­ción más pa­re­ci­da a un so­ber­bio al­ma­cén in­dus­trial.

Aquí se han lle­va­do a ca­bo des­de even­tos so­cia­les como bo­das, has­ta reunio­nes de ne­go­cios, con­fe­ren­cias de pren­sa y pro­duc­cio­nes de mú­si­ca o vi­deo.

A po­cos pa­sos de dis­tan­cia, el Mu­seo de Ar­te de San An­to­nio (SA­MA, por sus si­glas en in­glés) da un gi­ro com­ple­to de am­bien­te e in­vi­ta a dis­fru­tar de uno de los re­cin­tos cul­tu­ra­les más im­por­tan­tes de Te­xas, al que se pue­den lle­var gru­pos de par­ti­ci­pan­tes de una reunión pa­ra re­co­rrer 5,000 años de ar­te en el mun­do en tan só­lo una ho­ra, al me­nos ésa es la pro­me­sa que apa­re­ce en su pro­mo­cio­nal.

Igual­men­te cuen­ta con es­pa­cios idó­neos pa­ra rea­li­zar alguna re­cep­ción, pe­ro es­te de­re­cho pa­ra­ce es­tar re­ser­va­do a miem­bros éli­te de la or­ga­ni­za­ción que pa­tro­ci­na es­te lugar.

És­tos son só­lo al­gu­nos ve­nues de una ciu­dad que en ca­da es­qui­na tie­ne un es­pa­cio don­de rea­li­zar una reunión y un atrac­ti­vo con qué dis­traer a sus asis­ten­tes. Sin em­bar­go, San An­to­nio no pa­ra de ex­pan­dir­se y de am­pliar el ca­tá­lo­go de op­cio­nes pa­ra que ca­da vi­si­ta sea di­fe­ren­te, por eso es que in­vi­ta a co­no­cer­lo más de una vez.

La cer­ve­ce­ría Pearl se con­vir­tió en un com­ple­jo que hoy con­cen­tra de­par­ta­men­tos, res­tau­ran­tes y co­mer­cios lo­ca­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.