NA­TU­RA­LE­ZA, INCENTIVA LOS NE­GO­CIOS

La ma­gia de Co­mi­tán y sus pa­ra­jes na­tu­ra­les con­vier­ten es­ta re­gión chia­pa­ne­ca en un des­tino ideal pa­ra los via­jes de in­cen­ti­vos

El Economista (México) - Turismo - - Portada - Ar­ce­lia Lor­tia / En­via­dos Fo­tos: Hu­go Sa­la­zar ar­ce­lia.la­ra@ele­co­no­mis­ta.mx

CO­MI­TÁN DE DO­MÍN­GUEZ. Arro­pa­dos por sus co­lo­ri­das cons­truc­cio­nes con to­ques neo­clá­si­cos, sus raí­ces prehis­pá­ni­cas, que aún son mo­ti­vo de or­gu­llo, y su exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción, que res­guar­da con sus in­ten­sos ver­des la re­gión, los gru­pos cor­po­ra­ti­vos se lle­nan de en­tu­sias­mo pa­ra re­gre­sar a sus ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les con el enor­me in­cen­ti­vo de ha­ber dis­fru­ta­do de un des­tino car­ga­do de sor­pre­sas.

El Pue­blo Má­gi­co de Co­mi­tán de Do­mín­guez es un pun­to cla­ve pa­ra rea­li­zar un via­je de in­cen­ti­vos, pues ade­más de con­tar con hoteles bou­ti­ques y res­tau­ran­tes que enal­te­cen la gas­tro­no­mía chia­pa­ne­ca, es un des­tino es­tra­té­gi­co pa­ra ex­plo­rar la re­gión.

Aquí, los via­je­ros cor­po­ra­ti­vos se dejan se­du­cir por el po­bla­do, que fue cla­ve de la In­de­pen­den­cia de Chia­pas y Cen­troa­mé­ri­ca y que a tra­vés de sus ca­so­nas co­lo­nia­les y de sus tra­di­cio­nes mi­le­na­rias mues­tra su ri­que­za cul­tu­ral.

Un re­co­rri­do en tran­vía aden­tra a los vi­si­tan­tes por el pa­sa­do y pre­sen­te de Co­mi­tán. Só­lo bas­tan unos mi­nu­tos a bor­do pa­ra que las an­gos­tas ca­lles em­pe­dra­das va­yan re­ve­lan­do sus se­cre­tos y, ca­si, al mis­mo tiem­po pre­su­man a sus hi­jos pró­di­gos co­mo Be­li­sa­rio Do­mín­guez y Rosario Castellanos, am­bos

En el Par­que Na­cio­nal La­gu­nas de Mon­te­be­llo ha­bi­tan 11.2% del to­tal de los ma­mí­fe­ros te­rres­tres de México y 25.2% de los ma­mí­fe­ros de Chia­pas

con dos re­cin­tos cul­tu­ra­les que lle­van sus nombres y que se han con­ver­ti­do en atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos del po­bla­do.

Mien­tras que la Ca­sa Mu­seo Be­li­sa­rio Do­mín­guez res­guar­da una co­lec­ción de ob­je­tos y mue­bles per­te­ne­cien­tes al doc­tor, el Cen­tro Cul­tu­ral Rosario Castellanos es un es­pa­cio de di­fu­sión de ar­te con ta­lle­res de di­ver­sas dis­ci­pli­nas.

El tran­vía tam­bién ha­ce una pa­ra­da fren­te a la Igle­sia de San­to Do­min­go con su es­ti­lo neo­clá­si­co y su to­rre mu­dé­jar, pa­ra lue­go de­te­ner­se en la Igle­sia de San Ca­ra­lam­pio que da­ta de 1852 y, más ade­lan­te, el Tea­tro de la ciu­dad Jun­cha­vin con su fa­cha­da ama­ri­lla, su im­po­nen­te he­rre­ría y su de­co­ra­ción de án­ge­les ela­bo­ra­dos con ar­ga­ma­sa se ha­ce pre­sen­te an­te las mi­ra­das de aque­llos via­je­ros que cam­bia­ron sus tra­jes por jeans y sus za­pa­tos por te­nis.

Otras de las pa­ra­das del tran­vía es la Igle­sia de San Jo­sé con su sin­gu­lar es­ti­lo gó­ti­co, des­pués se aso­man el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co, que di­fun­de el desa­rro­llo de las cul­tu­ras prehis­pá­ni­cas has­ta la lle­ga­da de los es­pa­ño­les y el Mu­seo de Ar­te Her­mi­la Do­mín­guez de Castellanos, un es­pa­cio que promueve a pin­to­res y es­cul­to­res chia­pa­ne­cos y me­xi­ca­nos.

Tras re­co­rrer la ciu­dad, ya sea ca­mi­nan­do o a bor­do del tran­vía, el gru­po cor­po­ra­ti­vo se pre­pa­ra pa­ra de­jar­se con­quis­tar por los pa­ra­jes na­tu­ra­les que ro­dean Co­mi­tán.

la­gu­nas de mon­te­be­llo

A 61 ki­ló­me­tros de Co­mi­tán, se lo­ca­li­za el Par­que Na­cio­nal La­gu­nas de Mon­te­be­llo, un con­jun­to de 59 la­gu­nas que por sus co­lo­res y pai­sa­jes asom­bran e in­cen­ti­van a los via­je­ros.

Allí cuen­ta la le­yen­da que, ha­ce cien­tos de años, el dios del agua des­te­rró a su

hi­jo por enamo­rar­se de una mu­jer te­rre­nal. Él y su es­po­sa llo­ra­ron tan­to que pro­vo­ca­ron que las ho­jas de los ár­bo­les ca­ye­ran so­bre aque­llas in­men­sas la­gu­nas, ti­ñén­do­las de co­lo­res.

Hoy son las to­na­li­da­des de sus aguas, que van del azul pro­fun­do has­ta el es­me­ral­da, las que han he­cho de las La­gu­nas de Mon­te­be­llo un paraíso chia­pa­ne­co, de­cla­ra­do en 1959 Par­que Na­cio­nal.

Aun­que só­lo es po­si­ble vi­si­tar 11 la­gu­nas, la ex­pe­rien­cia es me­mo­ra­ble, ya que po­cos rin­co­nes en el mun­do dejan sin alien­to a los via­je­ros. Y Mon­te­be­llo es uno de ellos.

La pri­me­ra pa­ra­da del re­co­rri­do es la la­gu­na de Mon­te­be­llo que, por sus di­men­sio­nes, be­lle­za, to­na­li­dad y ubi­ca­ción, el par­que lle­va su nom­bre.

Cer­ca de allí es­tá Cin­co La­gu­nas, que es la que cuen­ta con mejor in­fra­es­truc­tu­ra tu­rís­ti­ca. Unas es­tre­chas es­ca­le­ras con­du­cen al gru­po a un mi­ra­dor que, has­ta ese mo­men­to, no ima­gi­na­ba que es­ta­ba por admirar uno de los pai­sa­jes más be­llos de México.

Des­de allí se ob­ser­van las di­fe­ren­tes to­na­li­da­des del agua que, jun­to con los ra­yos del sol, van arran­can­do sus­pi­ros. Al co­lor del agua se su­man las mon­ta­ñas fo­rra­das con bos­ques de pino, en­cino y otras co­ní­fe­ras y un sin­fín de or­quí­deas, que en con­jun­to for­man un es­ce­na­rio ca­si in­des­crip­ti­ble.

Otras dos la­gu­nas que in­cen­ti­van a los via­je­ros son la de Tzis­cao, la más gran­de y pro­fun­da y la In­ter­na­cio­nal, ubicada jus­to en la fron­te­ra con Gua­te­ma­la.

Des­pués de un día de es­tar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, el gru­po re­gre­sa a Co­mi­tán, es­ta vez a dis­fru­tar de su gas­tro­no­mía tí­pi­ca con to­ques gour­met.

cas­ca­das el chi­flón

Co­mo si la be­lle­za de las la­gu­nas no fue­ra su­fi­cien­te, aho­ra el gru­po se di­ri­ge al Cen­tro Eco­tu­rís­ti­co Cas­ca­das El Chi­flón, otro paraíso na­tu­ral de Chia­pas.

Ubi­ca­do a 30 ki­ló­me­tros de Co­mi­tán, es­ta ca­de­na de cas­ca­das, for­ma­das por las co­rrien­tes del río San Vi­cen­te, in­vi­ta a su­mer­gir­se en sus ver­des aguas.

El gru­po se dis­po­ne a ex­plo­rar la zo­na, los más aven­tu­re­ros su­birán has­ta la Cas­ca­da Quin­cea­ñe­ra, qui­zás otra par­te del gru­po de­ci­da con­tem­plar más tiem­po la im­po­nen­te caí­da de 120 me­tros de la Cas­ca­da Ve­lo de No­via.

Aun­que am­bos gru­pos ten­drán que su­bir 925 es­ca­lo­nes an­tes de admirar de fren­te la im­po­nen­te cas­ca­da. Du­ran­te el re­co­rri­do, el pri­mer mi­ra­dor lle­va a los cu­rio­sos a la pri­me­ra cas­ca­das de­no­mi­na­da El Sus­pi­ro, que ha­cien­do ho­nor a su nom­bre ha­ce sus­pi­rar a va­rios.

Un po­co más ade­lan­te, un le­tre­ro anun­cia la se­gun­da cas­ca­da, Ala de Án­gel, que con su cor­ti­na de agua y el fon­do ver­de mo­ti­va va­rias fo­to­gra­fías.

El sen­de­ro con­ti­núa y los aman­tes de la adre­na­li­na ha­cen una pa­ra­da pa­ra des­li­zar­se por una ti­ro­le­sa a 400 me­tros de al­tu­ra, ca­si fren­te a la cas­ca­da Ve­lo de No­via; los me­nos aven­tu­re­ros con­ti­núan has­ta lle­gar al mi­ra­dor, ubi­ca­do jus­to fren­te a la im­po­nen­te cas­ca­da que con su bri­sa les di­bu­ja son­ri­sas.

La caí­da del agua, ade­más de em­pa­par­los, los de­ja sin pa­la­bras, así que no que­da otra co­sa que con­tem­plar­la en to­tal si­len­cio.

De re­gre­so a Co­mi­tán de Do­mín­guez, los miem­bros de aquel gru­po que an­tes só­lo ha­bla­ban de tra­ba­jo, hoy in­ter­cam­bian ex­pe­rien­cias de to­do lo vi­vi­do en es­ta zo­na chia­pa­ne­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.