La di­fe­ren­cia es­tá en el pan

Con­so­li­da­da en la Con­de­sa, la tra­di­cio­nal tor­te­ría abre una nue­va su­cur­sal pa­ra con­quis­tar los pa­la­da­res de la co­lo­nia Ro­ma con el mis­mo sa­bor y ca­li­dad

El Economista (México) - Turismo - - A La Carta - Ri­car­do Alon­so ri­car­do.alon­so@ele­co­no­mis­ta.mx

No bus­ca­ron te­ner las pro­pues­tas más exóticas, ni los pre­cios más ba­jos. Los fun­da­do­res de Tor­tas Atlixco, en la co­lo­nia Hi­pó­dro­mo Con­de­sa, se con­cen­tra­ron en que el di­fe­ren­cial de su pro­duc­to es­tu­vie­ra en lo fun­da­men­tal, es de­cir, en el pan.

Acu­die­ron, pa­ra ello, a una ex­per­ta de la ca­te­go­ría, la chef Ele­na Rey­ga­das, quien les creó una es­pe­cie de bi­ro­te, de cor­te­za cru­jien­te y he­cho a ba­se de ma­sa ma­dre, que tie­ne el ta­ma­ño pre­ci­so pa­ra sa­tis­fa­cer los an­to­jos, sin em­pan­zo­nar.

No im­por­ta cuál sea el re­lleno, el pan man­tie­ne su con­sis­ten­cia has­ta el fi­nal, lo cual no siem­pre ocu­rre con una tor­ta.

una nue­va su­cur­sal

Al fi­nal la apues­ta ha si­do tan ade­cua­da que aho­ra aquel pe­que­ño ne­go­cio de la ca­lle Atlixco ya cuen­ta con una su­cur­sal, en el nú­me­ro 123 de la ave­ni­da So­no­ra, lu­gar des­de el que in­ten­ta­rán con­quis­tar a la Ro­ma, un ba­rrio acos­tum­bra­do a con­sen­tir al pa­la­dar.

Las opciones van de la tra­di­cio­nal mi­la­ne­sa, de po­llo o res, a la tor­ta de car­ni­tas, la de chi­la­qui­les, la de co­chi­ni­ta, la de pier­na y la in­fal­ta­ble cu­ba­na.

To­das acom­pa­ña­das, sin pre­ten­sio­nes, de una bue­na do­ta­ción de pa­pas fri­tas, una co­pa de vino me­xi­cano, por su­pues­to, o una cer­ve­za ar­te­sa­nal.

Los in­su­mos, co­mo buen ne­go­cio de ba­rrio, son ad­qui­ri­dos en­tre los co­mer­cios ve­ci­nos, pues la fi­lo­so­fía es ce­ro ki­ló­me­tros, to­do muy fres­co y con al­tos ni­ve­les de ca­li­dad.

El me­nú va in­no­van­do, pro­ban­do al­gu­na que otra pro­pues­ta tem­po­ral, de mes en mes. A ve­ces, alu­dien­do a la tem­po­ra­da y en oca­sio­nes ex­pe­ri­men­tan­do pa­ra sor­pren­der.

Lo cier­to es que se bus­ca te­ner opciones pa­ra to­dos, in­clui­dos los ve­ge­ta­ria­nos y más tar­de, por qué no, has­ta los ve­ga­nos.

El lu­gar, pe­que­ñi­to en ver­dad, ofre­ce al­gu­nas me­sas al ai­re li­bre, idea­les pa­ra dis­fru­tar de las tar­des so­lea­das en es­ta pin­to­res­ca co­lo­nia.

Y la aten­ción, qui­zá el segundo gran di­fe­ren­cial, es ver­da­de­ra­men­te cá­li­da y es­me­ra­da. No es ra­ro en­con­trar­se a la due­ña pre­gun­tan­do a los clien­tes so­bre su­ge­ren­cias de lo que quieren en­con­trar en su pró­xi­ma vi­si­ta.

El pre­cio más ba­jo de una tor­ta es de 60 pe­sos, pe­ro sin du­da el ba­lan­ce, des­pués de pro­bar, sal­drá po­si­ti­vo y te ha­rá re­gre­sar, pe­dir a do­mi­ci­lio o tal vez, en un fu­tu­ro no muy le­jano, asis­tir a una nue­va su­cur­sal.

Fo­tos: cor­te­sía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.