Es­pí­ri­tu es­tra­té­gi­co del em­pren­de­dor

El Economista (México) - Uniones - - CAPACITACIÓN - POR RE­DAC­CIÓN D31*

PA­RA LOS EM­PREN­DE­DO­RES, to­mar una de­ci­sión equi­vo­ca­da pue­de re­pre­sen­tar el éxi­to o fra­ca­so de su ne­go­cio. La per­so­na que de­ci­de ha­cer em­pre­sa de­be do­tar­se de to­do el co­no­ci­mien­to po­si­ble y las he­rra­mien­tas que le brin­den la cer­te­za de con­ver­tir la idea de su pro­duc­to o ser­vi­cio en un éxi­to.

El sue­ño del em­pren­de­dor es vi­vir de su pa­sión; sin em­bar­go, una idea ge­nial re­sul­ta in­su­fi­cien­te, ya que con­ver­tir­la en una reali­dad con­lle­va ad­qui­rir cier­tas ha­bi­li­da­des, que por al­gu­na ra­zón no se han desa­rro­lla­do; una em­pre­sa re­quie­re más que es­fuer­zo y de­di­ca­ción, ne­ce­si­ta ser con­tro­la­da y blin­da­da pa­ra te­ner la ca­pa­ci­dad de ser ren­ta­ble y com­pe­ti­ti­va.

El ca­mino del em­pren­de­dor es un cam­po mi­na­do, por lo que es im­por­tan­te man­te­ner un al­to ca­li­bre en la me­di­ción de sus re­sul­ta­dos, bus­can­do siem­pre una me­jo­ra con­ti­nua, un li­de­raz­go es­tra­té­gi­co (que desa­rro­lle el ta­len­to de quien lo acom­pa­ña en el re­to de em­pren­der) y una vi­sión ob­je­ti­va del mer­ca­do pa­ra man­te­ner vi­gen­te una ofer­ta atrac­ti­va.

MATERIALIZACIÓN

La crea­ción de un pro­duc­to o ser­vi­cio com­pe­ti­ti­vo es una ta­rea ar­dua, y aun­que se­guir en el jue­go y en la men­te de los clien­tes es una res­pon­sa­bi­li­dad cons­tan­te; el ver­da­de­ro desafío se en­cuen­tra en el con­trol de la ope­ra­ción de una em­pre­sa, a tra­vés de las per­so­nas que la ope­ran y ayu­dan en la ad­mi­nis­tra­ción de és­ta.

Por ello, es in­dis­pen­sa­ble ju­gar con los ro­les: pro­du­cir, ven­der, ad­mi­nis­trar y ser un lí­der son cua­tro ha­bi­li­da­des que po­drían “vol­ver lo­co” a cual­quier em­pren­de­dor que no cuen­te con la ca­pa­ci­dad de ad­mi­nis­trar ca­da ho­ra de su vi­da; una ac­ción co­rrec­ta en el tiem­po per­fec­to de­ter­mi­na el éxi­to de una em­pre­sa.

Un em­pren­de­dor es­tá dis­pues­to a mo­rir en la ra­ya, no hay des­can­so, no hay pre­tex­to y no exis­te im­pe­di­men­to al­guno que lo ha­ga dar­se por ven­ci­do, ya que la pa­sión man­da; pe­ro tar­de o tem­prano se da­rá cuen­ta de que el tra­ba­jo sin or­ga­ni­za­ción “cie­ga la di­rec­ción”, ge­ne­ran­do des­gas­te pa­ra él y sus co­la­bo­ra­do­res pues­to que no hay re­sul­ta­do su­fi­cien­te ni in­me­dia­to.

La ad­mi­nis­tra­ción del tiem­po es pun­to cla­ve en el na­ci­mien­to de un ne­go­cio y la to­ma de de­ci­sio­nes sin aná­li­sis só­lo re­suel­ve pro­ble­mas in­me­dia­tos que ge­ne­ran una “ce­gue­ra em­pre­sa­rial”, im­pi­dien­do el cre­ci­mien­to o ace­le­ra­ción de cual­quier em­pre­sa que se pro­yec­ta co­mo exi­to­sa en su crea­ción.

En­ton­ces, ¿el éxi­to de la em­pre­sa re­cae en la dis­ci­pli­na y ad­mi­nis­tra­ción del em­pren­de­dor?… Sí, por­que la fal­ta de pla­nea­ción ge­ne­ra un lí­der ope­ra­ti­vo, por tan­to, el ta­len­to la eje­cu­ción de sus co­la­bo­ra­do­res se li­mi­ta a re­sol­ver no a me­jo­rar pro­ce­sos, el fun­cio­na­mien­to efec­ti­vo de la em­pre­sa de­pen­de del ta­len­to y la pe­ri­cia del lí­der pa­ra di­ri­gir­lo; la pa­sión y el tra­ba­jo ex­te­nuan­te son in­su­fi­cien­tes cuan­do no exis­te una pla­nea­ción es­tra­té­gi­ca que per­mi­ta uti­li­zar a fa­vor el uso ade­cua­do del tiem­po.

Un lí­der que ad­mi­nis­tra su tiem­po es en­fo­ca­do y eje­cu­ta con di­rec­ción, es un ejem­plo ins­pi­ra­dor pa­ra el ta­len­to que lo ro­dea por­que al­can­za me­tas, es­ta­ble­ce alian­zas es­tra­té­gi- cas, y ade­más, es ca­paz de con­tro­lar los as­pec­tos de su vi­da per­so­nal y em­pre­sa­rial.

Adi­cio­nal­men­te, el em­pren­de­dor de­be tam­bién ocu­par­se de lo­grar la “sa­lud fi­nan­cie­ra” de su ne­go­cio, con la to­tal sa­tis­fac­ción del clien­te, el ta­len­to co­rrec­to que ayu­da a ge­ne­rar fi­de­li­za­ción del con­su­mi­dor y con la eje­cu­ción de ac­cio­nes de po­si­cio­na­mien­to pa­ra su mar­ca, es fun­da­men­tal te­ner una eje­cu­ción mi­li­mé­tri­ca en el ser­vi­cio al clien­te, ya que de eso de­pen­de con­ser­var­lo o no y, en con­se­cuen­cia, ga­ran­ti­zar flui­dez eco­nó­mi­ca.

La res­pon­sa­bi­li­dad de em­pren­der im­pli­ca ga­ran­ti­zar com­pe­ti­ti­vi­dad en el ne­go­cio pa­ra be­ne­fi­cio pro­pio y de aque­llos que con­fían en el pro­yec­to, con un pro­duc­to o ser­vi­cio de ex­ce­len­cia y un li­de­raz­go es­tra­té­gi­co, lo que con­du­ce irre­me­dia­ble­men­te al sen­de­ro del éxi­to.

FOTO: ARCHIVO www.d31.mx

*D31 ofre­ce al­ter­na­ti­vas for­ma­les de em­pren­di­mien­to di­ri­gi­das a di­ver­sos per­fi­les tan­to de em­pren­de­dor co­mo de em­pre­sa­rio, las cua­les es­tán en­ca­mi­na­das a ele­var las pro­ba­bi­li­da­des de de­sa­rro­llo, a par­tir de di­ver­sos sis­te­mas eco­nó­mi­cos que fa­vo­re­cen el...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.