De­ter­mi­na­ción vs in­cer­ti­dum­bre

El Economista (México) - Uniones - - VISIÓN - POR JUAN RO­DOL­FO HER­NÁN­DEZ TRE­JO*

EN TÉR­MI­NOS muy ac­tua­les, la de­mo­cra­cia no es una tar­de de Net­flix and chill. Por su­pues­to, la de­mo­cra­cia y los de­re­chos con­quis­ta­dos por las so­cie­da­des que han ele­gi­do es­ta for­ma de go­bierno es to­do me­nos una re­la­ja­da y cán­di­da plá­ti­ca de so­bre­me­sa con café. La de­mo­cra­cia no es­tá ter­mi­na­da aún, pe­ro pue­de aca­bar arrui­na­da si no me­jo­ra­mos el ac­ce­so a los be­ne­fi­cios que pro­du­ce, y que no son po­cos.

Uno de ellos, sin du­da, son los ne­go­cios, el sos­tén que pro­veen a Es­ta­dos e in­di­vi­duos, la for­ma de ha­cer­los y la ca­pa­ci­dad de crear cual­quier mer­ca­do que atien­da to­do ti­po de ne­ce­si­da­des y de­man­das. Al­gu­nas no tan ne­ce­sa­rias o pe­li­gro­sas, por ello es im­pres­cin­di­ble es­cu­char­nos, in­ves­ti­gar, do­cu­men­tar, y an­ti­ci­par el ma­yor nú­me­ro de ideas y po­si­bi­li­da­des pa­ra aten­der to­das las con­se­cuen­cias que en­fren­ta­re­mos. Así de sen­ci­llo se plan­tean los ne­go­cios —y ca­si to­do lo de­más— en la de­mo­cra­cia, al su­mar los fac­to­res cul­tu­ra­les o po­lí­ti­cos to­do se vuel­ve un po­co más com­ple­jo. La bue­na no­ti­cia es que en la com­ple­ji­dad se guar­da la re­ce­ta de mu­chas so­lu­cio­nes, el re­to es leer y des­ci­frar co­rrec­ta­men­te lo que se es­ca­pa a pri­me­ra vis­ta.

LAS ES­PE­CU­LA­CIO­NES

En es­te mo­men­to, en Mé­xi­co, co­mo ca­da seis años, se mi­de el pul­so con la efer­ves­cen­cia y el as­pa­vien­to que pro­du­cen las elec­cio­nes. De las de­cla­ra­cio­nes, apa­ri­cio­nes, ac­cio­nes, in­vi­ta­cio­nes, ad­he­sio­nes —y fil­tra­cio­nes— de los ac­to­res po­lí­ti­cos sa­le una re­tahí­la de in­ter­pre­ta­cio­nes y aná­li­sis que nos da o qui­ta la ra­zón pa­ra nues­tras es­pe­cu­la­cio­nes o ase­ve­ra­cio­nes en cual­quier ma­te­ria que nos aven­tu­re­mos. Una de las hi­bri­da­cio­nes más co­mu­nes en es­tos días, que di­fi­cul­tan aún más des­ci­frar lo com­ple­jo, es la in­cer­ti­dum­bre en for­ma de pe­li­gro, y és­te en for­ma de te­rror y ma­ni­pu­la­ción. To­dos que­re­mos que nues­tras apues­tas sean se­gu­ras, que las ga­nan­cias es­tén ga­ran­ti­za­das y que los cambios sean a mo­do. Lo se­gu­ro es que to­dos nos pa­re­ce­mos en es­to. Sin em­bar­go, la in­cer­ti­dum­bre es na­tu­ral, vie­ne con el cli­ma, y aun­que la cien­cia y la fi­lo­so­fía han de­di­ca­do si­glos a la in­ter­pre­ta­ción y pre­dic­ción de la apa­ri­ción del cis­ne ne­gro con re­la­ti­vo éxi­to, el cis­ne y la llu­via apa­re­cen más o me­nos a ca­pri­cho.

Ade­más de un can­di­da­to, ¿cuá­les son los pe­li­gros pa­ra Mé­xi­co? Só­lo se pue­den es­ti­mar con fun­da­men­tos en el desem­pe­ño del se­ña­la­do y los ries­gos pro­ba­dos que se han asu­mi­do con sal­do ne­ga­ti­vo. Só­lo así po­dre­mos ad­ver­tir quién es un pe­li­gro co­mo fun­cio­na­rio pú­bli­co, en sen­ti­do con­tra­rio, ase­gu­rar que al­guien es la es­ta­bi­li­dad o se­gu­ri­dad que to­dos desea­mos es igual de es­pe­cu­la­ti­vo e in­ge­nuo si no lo so­pe­sa­mos con el mis­mo mé­to­do. Los can­di­da­tos, por su­pues­to, traen una agen­da y com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos, y lo que ve­mos du­ran­te su pe­rio­do en fun­cio­nes son los ma­la­ba­res que rea­li­zan pa­ra com­pa­gi­nar esos en­car­gos con la reali­dad —in­cier­ta y cam­bian­te— que se im­po­ne. La SHCP, en voz de Jo­sé An­to­nio Gon­zá­lez Ana­ya, di­ce que “el pro­ce­so elec­to­ral es una in­cer­ti­dum­bre na­tu­ral”, jun­to con las ne­go­cia­cio­nes del TLCAN y la re­for­ma fis­cal de Es­ta­dos Uni­dos. Tam­bién ase­ve­ra que la eco­no­mía me­xi­ca­na tie­ne los re­cur­sos pa­ra en­fren­tar cual­quier even­tua­li­dad en los si­guien­tes me­ses. Es de­cir, ade­más de ha­cer­nos te­mer a la in­cer­ti­dum­bre del re­sul­ta­do del pro­ce­so elec­to­ral se va­le de la ex­pe­rien­cia y re­cur­sos dis­po­ni­bles pa­ra de­vol­ver al­go de cal­ma.

LA CER­TI­DUM­BRE

Si que­re­mos cer­ti­dum­bre, ade­más de exi­gir sus­ten­to a los di­chos y he­chos de quie­nes nos pi­den que co­rra­mos ries­gos con ellos, tam­bién de­be­mos de­ter­mi­nar­nos a cum­plir con nues­tras me­tas y an­he­los. Du­ran­te dé­ca­das, los es­cri­to­res de co­me­dia y no­ve­la ro­mán­ti­ca en Es­ta­dos Uni­dos fue­ron ex­clui­dos de los sin­di­ca­tos y aso­cia­cio­nes de es­cri­to­res pro­fe­sio­na­les has­ta que por cuen­ta pro­pia se or­ga­ni­za­ron y, cons­cien­tes del os­tra­cis­mo pro­fe­sio­nal al que se les so­me­tió, una vez cons­ti­tui­dos las prác­ti­cas pa­ra in­no­var y cre­cer co­mo gre­mio, pre­va­le­cie­ron a las del cre­ci­mien­to in­di­vi­dual. Ha­cien­do un gre­mio fuer­te, lleno de au­to­res jó­ve­nes y vie­jos que in­ter­cam­bia­ban sa­be­res, lo­gra­ron crear un mer­ca­do y nue­vas for­mas de ha­cer ne­go­cios. Des­de fi­na­les de los años 90 y en el au­ge de los me­dios di­gi­ta­les, los au­to­res de literatura ro­mán­ti­ca tri­pli­can sus in­gre­sos y mer­ca­do con­tra cual­quier otro gé­ne­ro en to­dos los for­ma­tos de sa­li­da. La di­ver­si­dad de los miem­bros de es­te gre­mio y su de­ter­mi­na­ción a im­pul­sar­lo los sal­vó y con­du­jo aún más le­jos de lo que pre­vie­ron.

Ejem­plos co­mo el an­te­rior exis­ten en mu­chas in­dus­trias y sec­to­res es­pe­cí­fi­cos de la so­cie­dad y la eco­no­mía, la lec­ción es ob­via y qui­zá por ello la pa­sa­mos por al­to: la in­cer­ti­dum­bre es na­tu­ral, el ries­go es me­di­ble y el pe­li­gro es evi­ta­ble. Y pa­ra ca­da una de es­tas va­ria­bles hay una con­tra­par­te co­rres­pon­dien­te que ha pro­ba­do ser al­ta­men­te efi­caz. Con­tra la in­cer­ti­dum­bre, la de­ter­mi­na­ción es cla­ve. Pa­ra el ries­go, la ex­pe­rien­cia y el co­no­ci­mien­to nos dan las res­pues­tas. Con­tra el pe­li­gro, la fuer­za de la unión es de­ter­mi­nan­te.

Si fren­te al pul­so agi­ta­do y los pe­li­gros co­mo la re­for­ma fis­cal en Es­ta­dos Uni­dos, las ne­go­cia­cio­nes del TLCAN, la vio­len­cia pro­du­ci­da por el trá­fi­co de mer­can­cías y has­ta los fe­nó­me­nos na­tu­ra­les, en­tre mu­chos otros, le su­ma­mos pro­fe­cías po­lí­ti­cas, ten­dre­mos un te­rreno po­co fér­til pa­ra flo­re­cer y pros­pe­rar co­mo so­cie­dad y en los ne­go­cios. Ur­ge re­no­var al ca­pi­ta­lis­mo que mul­ti­pli­ca las opor­tu­ni­da­des, que di­ver­si­fi­ca las ga­nan­cias y dis­tri­bu­ye el bie­nes­tar. La de­ter­mi­na­ción en es­te pun­to ha lo­gra­do que el 2018 sea el me­jor año en las fi­nan­zas glo­ba­les, con el me­nor nú­me­ro de paí­ses en cri­sis o re­ce­sio­nes des­de que es­te sis­te­ma se ha­ya adop­ta­do en ma­yor par­te del mun­do. Es­to coin­ci­de con las pa­la­bras del se­cre­ta­rio de Ha­cien­da: Mé­xi­co cuen­ta con los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra en­fren­tar cual­quier even­tua­li­dad en los pró­xi­mos me­ses. Pe­ro más im­por­tan­te, ¿cuen­ta con la de­ter­mi­na­ción de pros­pe­rar y su­pe­rar cual­quier ries­go o pe­li­gro que se le pre­sen­te? ¿Quie­re re­no­var­se y cam­biar la for­ma de ha­cer las co­sas pa­ra lo­grar re­sul­ta­dos dis­tin­tos? Con­se­gui­re­mos me­jo­rar só­lo con de­ter­mi­na­ción y si nos da­mos cuen­ta a tiem­po de que jun­tos cre­ce­mos más.

FO­TO: SHUTTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.