FAC­TU­RA ELEC­TRÓ­NI­CA

EL NUE­VO CA­TÁ­LO­GO CUEN­TA CON MÁS DE 53,000 OP­CIO­NES A ELE­GIR DI­VI­DI­DAS EN: TI­PO, DI­VI­SIÓN, GRU­PO Y CLA­SE

El Economista (México) - Uniones - - PORTADA - AL­BA SER­VÍN al­ba.ser­vin@ele­co­no­mis­ta.mx

CO­NOZ­CA LAS NUE­VAS OBLI­GA­CIO­NES DE LOS CON­TRI­BU­YEN­TES

A par­tir de es­te año, la úni­ca fac­tu­ra vá­li­da que acep­ta el Ser­vi­cio de Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria (SAT) pa­ra efec­tos fis­ca­les es la que se rea­li­za con la nue­va ver­sión 3.3, la cual en­tró en vi­gor des­de el 1 de ju­lio del 2017 y es una obli­ga­ción pa­ra quien rea­li­za ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas y per­ci­ben un in­gre­so o eje­cu­tan una re­ten­ción y pa­gan nó­mi­na.

De acuer­do con la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da y Cré­di­to Pú­bli­co di­cha me­di­da tie­ne co­mo prin­ci­pal ob­je­ti­vo in­cre- men­tar la ca­li­dad de la in­for­ma­ción pa­ra brin­dar ma­yo­res ser­vi­cios a los con­tri­bu­yen­tes, eli­mi­nar prác­ti­cas in­de­bi­das y erro­res en la cap­tu­ra de in­for­ma­ción así co­mo trans­for­mar la in­ter­ac­ción con los pa­ga­do­res de im­pues­tos.

En­tre los prin­ci­pa­les cambios es­tán la in­cor­po­ra­ción del re­ci­bo de elec­tró- ni­co de pa­go así co­mo es­tan­da­ri­za­ción en el registro de la in­for­ma­ción pa­ra la iden­ti­fi­ca­ción de cla­ves de pro­duc­tos o ser­vi­cios y uni­dad de me­di­da, iden­ti­fi­ca­ción por con­cep­to de los im­pues­tos y des­cuen­tos apli­ca­bles, ade­más de que se in­clu­yen 46 reglas de va­li­da­ción.

En en­tre­vis­ta pa­ra El Eco­no­mis­ta, el con­ta­dor pú­bli­co cer­ti­fi­ca­do Ju­lio Cé­sar Mo­ra Cue­vas, in­te­gran­te de la Co­mi­sión Fis­cal–Sur del Co­le­gio de Con­ta­do­res Pú­bli­cos de Mé­xi­co, ex­pli­có que es­ta nue­va ver­sión del com­pro­ban­te fis­cal di­gi­tal por in­ter­net (CFDI) en­tró en vi­gor en tres eta­pas, la pri­me­ra es la que ya ini­ció y otras dos más que la irán com­ple­men­tan­do.

“La pri­me­ra con­sis­te en los múl­ti­ples cambios pa­ra cap­tar la in­for­ma­ción, la ma­yor par­te de ellos ba­sa­dos en ca­tá­lo­gos; la se­gun­da es la re­fe­ren­te al com­ple­men­to de pa­gos, el cual es un com­pro­ban­te que acre­di­ta que tal fac­tu­ra ha si­do co­bra­da me­dian­te el

sis­te­ma ban­ca­rio o en la for­ma que se ha­ya rea­li­za­do y en­tra­rá en vi­gor el 1 de abril, y la ter­ce­ra eta­pa, que en­tra­rá en vi­gor el 1 de ju­lio, es el pro­ce­di­mien­to pa­ra la can­ce­la­ción de los com­pro­ban­tes fis­ca­les, que en prin­ci­pio re­quie­re el vis­to bueno del re­cep­tor”, di­jo.

El con­ta­dor ase­gu­ró que los cambios obe­de­cen a las ma­las prác­ti­cas de con­tri­bu­yen­tes que son eva­so­res y que uti­li­za­ban de ma­ne­ra in­de­bi­da com­pro­ban­tes apó­cri­fos pa­ra con­si­de­rar de­duc­cio­nes de for­ma in­co­rrec­ta.

In­di­có que pa­ra po­der ge­ne­rar el do­cu­men­to pri­me­ro se de­be con­tar con un cer­ti­fi­ca­do de fac­tu­ra elec­tró­ni­ca el cual emi­te el SAT y es co­mo una se­gun­da fir­ma elec­tró­ni­ca que te otor­ga una cla­ve es­pe­cí­fi­ca pa­ra fac­tu­rar.

El es­pe­cia­lis­ta se­ña­ló que en ca­so de que el vo­lu­men a fac­tu­rar sea ba­jo se re­co­mien­da uti­li­zar el ser­vi­cio de fac­tu­ra­ción elec­tró­ni­ca del SAT, pe­ro si el vo­lu­men es muy al­to es me­jor con­tra­tar a un pro­vee­dor, me­jor co­no­ci­do co­mo Pro­vee­dor Au­to­ri­za­do de Cer­ti­fi­ca­ción de Fac­tu­ras.

LA PRO­BLE­Má­TI­CA

De­bi­do a que se tra­ta de un sis­te­ma nue­vo, Ju­lio Cé­sar Mo­ra Cue­vas in­di­ca que los con­tri­bu­yen­tes han te­ni­do que asu­mir el pre­cio de la mi­gra­ción, ade­más del cos­to que re­pre­sen­ta ac­tua­li­zar el soft­wa­re pa­ra cap­tu­rar los nue­vos da­tos.

Asi­mis­mo, in­sis­te en la com­ple­ji­dad y ex­ten­so ca­tá­lo­go de pro­duc­tos y ser­vi­cios que se in­clu­ye en el CFDI, el cual fue to­ma­do de una ba­se de da­tos in­ter­na­cio­nal y por lo tan­to tie­ne con­cep­tos que no son cla­ros.

“Ha te­ni­do im­pac­to en la ope­ra­ción de las en­ti­da­des, por­que el pro­ce­so de fac­tu­ra­ción tie­ne re­la­ción con di­fe­ren­tes áreas co­mo sis­te­mas, te­so­re­ría, co­bran­za, cuen­tas por pa­gar, con­ta­bi­li­dad, in­ven­ta­rios, nó­mi­nas, en­tre otros, es de­cir, es­to in­vo­lu­cra a la ma­yor par­te de las áreas de to­da en­ti­dad, des­de pe­que­ños ne­go­cios has­ta gran­des cor­po­ra­ti­vos”, ex­pli­ca.

“Otra pro­ble­má­ti­ca es que el sis­te­ma o soft­wa­re uti­li­za­do pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción de las en­ti­da­des se tie­ne que ac­tua­li­zar, lo cual tie­ne un cos­to. Otro pro­ble­ma es el uso de ca­tá­lo­gos de pro­duc­tos y ser­vi­cios, es­to ha re­pre­sen­ta­do un in­con­ve­nien­te pa­ra los con­tri­bu­yen­tes, de­bi­do a que es muy am­plio: tie­ne más de 50,000 con­cep­tos y, ade­más, no hay un con­cep­to que sea exac­to pa­ra el pro­duc­to o ser­vi­cio del con­tri­bu­yen­te, en­ton­ces es­to ha ge­ne­ra­do in­cer­ti­dum­bre.

VEN­TA­JAS

De acuer­do con el es­pe­cia­lis­ta, se es­pe­ra que un fu­tu­ro la nue­va fac­tu­ra elec­tró­ni­ca ayu­de a au­to­ma­ti­zar los pro­ce­sos den­tro de los ne­go­cios; es de­cir, se­rá más fá­cil ela­bo­rar un pre­re­gis­tro de las ope­ra­cio­nes, ade­más de dis­mi­nuir el tiem­po pa­ra ela­bo­rar la con­ta­bi­li­dad.

Ade­más de que dis­mi­nu­ye los ries­gos de erro­res por­que los da­tos se se­lec­cio­nan de los ca­tá­lo­gos, se tie­ne un res­pal­do de to­das las fac­tu­ras en el ser­vi­dor o del pro­vee­dor con­tra­ta­do así co­mo gra­cias a la im­ple­men­ta­ción de la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca ya no se­rá ne­ce­sa­rio pre­sen­tar al­gu­nas de­cla­ra­cio­nes in­for­ma­ti­vas co­rres­pon­dien­tes al ejer­ci­cio del 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.