Fac­to­ra­je fi­nan­cie­ro, opor­tu­ni­dad de ne­go­cios

El Economista (México) - Uniones - - ACTUALIDAD - POR ORES­TES GÁMEZ DÍAZ*

EL FAC­TO­RA­JE FI­NAN­CIE­RO de for­ma sen­ci­lla pue­de ser de­fi­ni­do co­mo la com­pra de fac­tu­ras con una ta­sa de des­cuen­to.

El fac­to­ra­je en Mé­xi­co pue­de ser uti­li­za­do por cual­quier em­pre­sa o per­so­na fí­si­ca con ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial con in­de­pen­den­cia del sec­tor don­de cla­si­fi­que su ac­ti­vi­dad.

Den­tro del sec­tor fi­nan­cie­ro lo pue­den rea­li­zar los ban­cos, in­ter­me­dia­rios fi­nan­cie­ros no ban­ca­rios co­mo las so­cie­da­des fi­nan­cie­ras de ob­je­to múl­ti­ple y las Unio­nes de Cré­di­to.

En el ca­so par­ti­cu­lar de las Unio­nes de Cré­di­to, re­quie­ren ser de ti­po de ope­ra­cio­nes II o III de acuer­do con el ar­tícu­lo 40 de la Ley de Unio­nes de Cré­di­to.

Se­gún lo es­ti­pu­la­do en el ar­tícu­lo 421 de la Ley Ge­ne­ral de Tí­tu­los y Ope­ra­cio­nes de Cré­di­to, po­drá ser ob­je­to del con­tra­to de fac­to­ra­je, cual­quier de­re­cho de cré­di­to de­no­mi­na­do en mo­ne­da na­cio­nal o ex­tran­je­ra que se en­cuen­tren do­cu­men­ta­dos en fac­tu­ras, con­tra re­ci­bos, tí­tu­los de cré­di­to, men­sa­jes de da­tos, en los tér­mi­nos del Tí­tu­lo Se­gun­do del Li­bro Se­gun­do del Có­di­go de Co­mer­cio o cua­les­quie­ra otros do­cu­men­tos que acre­di­ten la exis­ten­cia de di­chos de­re­chos de cré­di­to.

El vo­lu­men de fac­to­ra­je a ni­vel in­ter­na­cio­nal se­gún es­ta­dís­ti­cas del Fac­tor Chain In­ter­na­tio­nal es un ne­go­cio que ha al­can­za­do gran­des vo­lú­me­nes en paí­ses eu­ro­peos ta­les co­mo: el Reino Uni­do, Fran­cia, Ale­ma­nia y Es­pa­ña. Es­tos paí­ses de for­ma in­di­vi­dual han al­can­za­do vo­lú­me­nes por en­ci­ma de los re­gis­tra­dos en Es­ta­dos Uni­dos. En el ca­so par­ti­cu­lar de Mé­xi­co, el vo­lu­men del 2016 fue de 22,510 mi­llo­nes de eu­ros, ci­fra in­fe­rior a los que se ge­ne­ra­ron en Bra­sil y Chi­le.

El vo­lu­men ci­ta­do pa­ra Mé­xi­co, aun­que re­pre­sen­ta un in­cre­men­to de 16.69% con res­pec­to al año 2015, mues­tra una gran opor­tu­ni­dad de mer­ca­do pa­ra las Unio­nes de Cré­di­tos que hoy os­ten­tan la cla­si­fi­ca­ción del ti­po de ope­ra­cio­nes II y III y un buen es­tí­mu­lo pa­ra el trán­si­to de aque­llas que cla­si­fi­can en el ti­po de ope­ra­cio­nes I.

La di­fe­ren­cia esen­cial en­tre el fac­to­ra­je fi­nan­cie­ro y el cré­di­to es que el fac­to­ra­je fi­nan­cie­ro no re­pre­sen­ta una re­la­ción en­tre pres­ta­mis­ta y pres­ta­ta­rio sino una re­la­ción en­tre com­pra­dor y ven­de­dor.

En ge­ne­ral, la em­pre­sa de fac­to­ra­je an­ti­ci­pa en­tre 70 y 90% del va­lor de la fac­tu­ra, le apli­ca un des­cuen­to so­bre el va­lor de la fac­tu­ra des­de la fe­cha de an­ti­ci­po has­ta la fe­cha de co­bro y pos­te­rior­men­te de­vuel­ve a su clien­te re­cur­sos mo­ne­ta­rios por la di­fe­ren­cia en­tre la can­ti­dad efec­ti­va­men­te co­bra­da el des­cuen­to apli­ca­do y el an­ti­ci­po rea­li­za­do.

La fac­tu­ra­ción elec­tró­ni­ca re­pre­sen­ta la re­vo­lu­ción em­pre­sa­rial pa­ra la in­clu­sión fi­nan­cie­ra vía el fac­to­ra­je y el em­po­de­ra­mien­to pa­ra las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras en el con­trol de las ope­ra­cio­nes.

El he­cho de que el pa­go se re­ci­be del deu­dor de la fac­tu­ra que ge­ne­ral­men­te tie­ne un vo­lu­men de ope­ra­cio­nes muy su­pe­rior al de su pro­vee­dor es fac­ti­ble que es­te úl­ti­mo, aun cuan­do no ten­ga ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra y sin ofre­cer ga­ran­tías co­la­te­ra­les, sea ob­je­to de fac­to­ra­je, lo que re­sul­ta im­pen­sa­ble en el ca­so del cré­di­to.

En el mer­ca­do se pue­den en­con­trar sis­te­mas que sa­tis­fa­cen los re­que­ri­mien­tos de la Con­ta­bi­li­dad Elec­tró­ni­ca, ta­les co­mo Mac Sis­te­ma Con­ta­ble o de ma­yor ali­nea­ción pa­ra es­te pro­duc­to el sis­te­ma Mac Fac­to­ra­je, que con­tem­plan el re­gis­tro automático de to­das las ope­ra­cio­nes de fac­to­ra­je.

Ade­más de la ven­ta­ja de la ve­lo­ci­dad en el pro­ce­sa­mien­to de la in­for­ma­ción, al uti­li­zar es­tos sis­te­mas es im­por­tan­te des­ta­car que se mi­ni­mi­za la can­ti­dad de erro­res que pue­de re­pre­sen­tar cap­tu­rar in­for­ma­ción de las fac­tu­ras pa­ra el con­trol o con­ta­bi­li­za­ción de las ope­ra­cio­nes.

CON­CLU­SIO­NES

El sec­tor de las Unio­nes de Cré­di­to tie­ne una gran opor­tu­ni­dad de in­cre­men­tar la can­ti­dad de so­cios, em­pre­sas acre­di­ta­das y la car­te­ra co­mer­cial ofre­cien­do a los pro­vee­do­res de los ac­tua­les aso­cia­dos el fac­to­ra­je fi­nan­cie­ro y en ma­yor me­di­da a la pe­que­ña y me­dia­na em­pre­sa que no tie­ne ac­ce­so al cré­di­to ban­ca­rio por fal­ta de tiem­po de ope­ra­ción en el mer­ca­do, la no exis­ten­cia de ga­ran­tías co­la­te­ra­les y la fal­ta de li­qui­dez a que es­tán so­me­ti­das por los pla­zos comerciales que le son exi­gi­dos en sus ope­ra­cio­nes co­rrien­tes.

Otra for­ma de con­tri­bu­ción de las Unio­nes de Cré­di­to es pro­ve­yen­do financiamiento a otras en­ti­da­des que ya ofre­cen el fac­to­ra­je fi­nan­cie­ro.

To­do ello se­rá una con­tri­bu­ción im­por­tan­te del sec­tor a la in­clu­sión fi­nan­cie­ra em­pre­sa­rial por la vía del ac­ce­so al financiamiento y por ex­ten­sión al desa­rro­llo eco­nó­mi­co del país.

*Ores­tes Gámez Díaz Di­rec­tor Es­cue­la de Ne­go­cios Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey CCM Con­se­je­ro de Co­nU­nión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.