FOR­TA­LE­ZA ECO­NÓ­MI­CA

Las ins­ti­tu­cio­nes es­tán lis­tas pa­ra im­pul­sar el cre­ci­mien­to so­cial.

El Economista (México) - Uniones - - PORTADA - POR PA­TRI­CIA OR­TE­GA pa­tri­cia.or­te­ga@ele­co­no­mis­ta.mx

Más de 50,000 mi­llo­nes de pe­sos ma­ne­jan en car­te­ra las Unio­nes de Cré­di­to en Mé­xi­co y cuen­tan con la for­ta­le­za de co­no­cer a sus so­cios y, so­bre­to­do, te­ner una ra­dio­gra­fía de ca­da re­gión. Por lo que al­gu­nos miem­bros del pró­xi­mo go­bierno con­si­de­ran a es­tas en­ti­da­des co­mo un vehícu­lo ade­cua­do pa­ra la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca re­gio­nal.

In­clu­so du­ran­te una con­fe­ren­cia en El Co­le­gio de Mé­xi­co, Car­los Ma­nuel Ur­zúa Ma­cías, quien es pos­tu­la­do co­mo el fu­tu­ro se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, di­jo “la eco­no­mía so­cial se pue­de im­pul­sar, a tra­vés de coope­ra­ti­vas y al­gu­nas Unio­nes de Cré­di­to pa­ra ace­le­rar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y el desa­rro­llo em­pre­sa­rial”.

Men­cio­nó que en Es­pa­ña y Ale­ma­nia di­chas en­ti­da­des han ge­ne­ra­do un efec­to po­si­ti­vo que po­dría fun­cio­nar muy bien en Mé­xi­co.

En­ri­que Ba­rre­ra, se­cre­ta­rio del Con­se­jo de Co­nU­nión, di­jo que las Unio­nes de Cré­di­to, fren­te a su ob­je­to so­cial y las ope­ra­cio­nes que tie­nen per­mi­ti­das por par­te de la Co­mi­sión Na­cio­nal Ban­ca­ria y de Va­lo­res (CNBV) en su ley, sí pue­den ser un mo­tor de desa­rro­llo, ya que tie­nen la ca­pa­ci­dad de im­pul­sar a sus so­cios pa­ra po­der lle­var pro­duc­tos de cré­di­to y de cap­ta­ción que sean de­man­da­dos por los mis­mos so­cios.

“De­pen­de de qué ti­po de so­cios in­te­gran las Unio­nes, pe­ro cla­ro que po­drían ser in­ter­me­dia­rias del sec­tor fi­nan­cie­ro co­mo un ca­nal o un con- duc­to que lle­ve los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros a los sec­to­res que el nue­vo go­bierno pue­da y ne­ce­si­te aten­der”, di­jo.

RE­CO­NO­CI­MIEN­TO DEL MER­CA­DO

Las Unio­nes de Cré­di­to han mos­tra­do un cre­ci­mien­to de car­te­ra sos­te­ni­do, in­clu­so avan­ces anua­li­za­dos de do­ble dí­gi­to, prin­ci­pal­men­te en zo­nas don­de la in­clu­sión so­cial y los ser­vi­cios ban­ca­rios son es­ca­sos.

Di­chas en­ti­da­des han desa­rro­lla­do ne­go­cios só­li­dos, a tra­vés de la es­pe­cia­li­za­ción de sus ser­vi­cios y el co­no­ci­mien­to y cer­ca­nía con sus so­cios.

Di­ver­sos ana­lis­tas coin­ci­den en que el fon­deo si­gue sien­do cons­tan­te y si­gue pro­vi­nien­do prin­ci­pal­men­te de los so­cios y al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes que com­pe­ten a la ban­ca de desa­rro­llo.

LAS UNIO­NES

Ma­ría Lui­sa Ma­rro­quín, di­rec­to­ra de la Unión de Cré­di­to In­dus­trial y Agro­pe­cua­rio de la La­gu­na co­men­tó en en­tre­vis­ta que las UC son alia­das de cual­quier go­bierno, “ya que nues­tra pre­sen­cia re­gio­nal nos ha­ce es­pe­cia­li­zar­nos en mer­ca­dos y seg­men­tos es­pe­cí­fi­cos de industria”.

La di­rec­ti­va de una de las prin­ci­pa­les UC en ma­te­ria de ac­ti­vos to­ta­les, de car­te­ra to­tal y de re­sul­ta­dos ne­tos en­fa­ti­zó que son un vehícu­lo muy efi­cien­te en tiem­po y for­ma pa­ra sus so­cios en aten­ción a sus ne­ce­si­da­des.

Por su par­te, Juan Mo­ra­les Ro­bles, di­rec­tor ge­ne­ral del fi­dei­co­mi­so Uni­cre­se ex­pli­có que las Unio­nes de Cré­di­to son alia­das po­ten­cia­les del nue­vo go­bierno, da­do que apo­yan de ma­ne­ra re­gio­nal y por ni­chos la eco­no­mía de pe­que­ños y me­dia­nos em­pre­sa­rios.

“Pro­mue­ven la eco­no­mía vía el cré­di­to pro­duc­ti­vo y son cla­ves pa­ra im­pul­sar sec­to­res pri­ma­rios co­mo la agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría, sec­to­res secundarios co­mo la industria y ter­cia­rios co­mo co­mer­cial y ser­vi­cios”, ex­pu­so.

In­sis­tió en que las Unio­nes de Cré­di­to apo­yan ac­ti­vi­da­des de to­da la ca­de­na pro­duc­ti­va y por su per­fil re­gio­nal, de es­truc­tu­ra y de ta­ma­ño, son in­ter­me­dia­rios es­pe­cia­li­za­dos que com­ple­men­tan de ma­ne­ra efec­ti­va la ofer­ta de cré­di­to de otras ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras.

FORTALEZAS

Las UC es­tán ha­cien­do un gran es­fuer­zo por cum­plir con la re­gu­la­ción, con los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les y han avan­za­do mu­cho en las po­lí­ti­cas en ma­te­ria de pre­ven­ción de la­va­do de di­ne­ro tan­to en la par­te de ma­nua­les co­mo en la me­to­do­lo­gía con en­fo­que basado en ries­gos y han tra­ba­ja­do mu­cho en la crea­ción de sus uni­da­des de ad­mi­nis­tra­ción de ries­gos y en con­tro­les in­ter­nos, di­jo En­ri­que Ba­rre­ra, se­cre­ta­rio del Con­se­jo de Co­nU­nión.

“Creo que es una de las gran­des ven­ta­jas que tie­nen y que la pa­ri­dad de las po­lí­ti­cas de las UC es­tá en lí­nea con los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les muy si­mi­la­res a los ban­cos. Las UC son in­ter­me­dia­rias que es­tán crea­das pa­ra apo­yar­se en­tre ellas, ayu­dar­se en­tre las pro­pias em­pre­sas. Se co­no­cen, co­no­cen sus pro­ce­sos, lo que les per­mi­te con­tro­lar mu­cho me­jor el ries­go de cré­di­to, dis­mi­nuir el Ín­di­ce de Mo­ro­si­dad de la car­te­ra, au­men­tar el gra­do de li­qui­dez”, men­cio­nó Ba­rre­ra.

Ex­pli­có que las UC tie­nen la ca­pa­ci­dad de cap­tar re­cur­sos con una ta­sa ac­ti­va ba­ja en com­pa­ra­ción con otro ti­po de in­ter­me­dia­rios que es­tán en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro.

Pa­ra Ma­ría Lui­sa Ma­rro­quín, las fortalezas de las UC son: “So­mos

un sec­tor sano y ca­pi­ta­li­za­do, con­ta­mos con fuen­tes de fon­deo só­li­das: so­cios, ban­ca, ban­ca de se­gun­do piso co­mo Fi­ra, Na­fin, Fi­fo­mi y, re­cien­te­men­te, en el mer­ca­do bur­sá­til con emi­sión de deu­da”.

“Ade­más de co­no­ci­mien­to pro­fun­do de nues­tros mer­ca­dos, aten­ción per­so­na­li­za­da a nues­tros so­cios, lo cual nos per­mi­te co­no­cer más a de­ta­lle sus ne­ce­si­da­des, pro­fe­sio­na­li­za­ción de nues­tros fun­cio­na­rios”, des­ta­có.

La di­rec­ti­va con­si­de­ró que par­ti­ci­pan en la dis­per­sión de co­no­ci­mien­tos de cul­tu­ra fi­nan­cie­ra, es­pe­cial­men­te con so­cios con ba­jo ni­vel edu­ca­ti­vo y en la in­clu­sión fi­nan­cie­ra del país.

Pa­ra Juan Mo­ra­les Ro­bles, di­rec­tor de Uni­cre­se con­si­de­ra que las fortalezas prin­ci­pa­les del sec­tor ra­di­can en: pre­sen­cia re­gio­nal, es­pe­cia­li­za­ción, fle­xi­bi­li­dad y cer­ca­nía con el clien­te, co­mo la an­ti­gua ban­ca que en­tien­de las ne­ce­si­da­des y apo­ya con opor­tu­ni­dad a los prin­ci­pa­les sec­to­res de la eco­no­mía, ta­les co­mo el agro- pe­cua­ria, cons­truc­ción, trans­por­te, mi­ne­ría, en­tre otros.

Ana­lis­tas de ca­li­fi­ca­do­ras in­di­ca­ron que la ac­ti­vi­dad del sec­tor se han for­ta­le­ci­do por la re­gu­la­ción y, aun­que es­to ha au­men­ta­do sus cos­tos, ello apo­ya la pro­fe­sio­na­li­za­ción, la trans­pa­ren­cia de las ins­ti­tu­cio­nes, y se ve­rá re­fle­ja­do en una ma­yor con­fian­za.

“LA ECO­NO­MÍA SO­CIAL SE PUE­DE IM­PUL­SAR, A TRA­VÉS DE COOPE­RA­TI­VAS Y AL­GU­NAS UNIO­NES DE CRÉ­DI­TO PA­RA ACE­LE­RAR EL CRE­CI­MIEN­TO ECO­NÓ­MI­CO Y EL DESA­RRO­LLO EM­PRE­SA­RIAL”.

CAR­LOS MA­NUEL UR­ZÚA MA­CÍAS, FU­TU­RO SE­CRE­TA­RIO DE

HA­CIEN­DA DE MÉ­XI­CO.

FO­TO: SHUT­TERS­TOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.