Los fra­ca­sos del Is­semym

El Economista (México) - - Portada - Al­ber­to Agui­rre

En el 2012, por la ve­da elec­to­ral, el Fon­do pa­ra la In­ves­ti­ga­ción Cien­tí­fi­ca y Desa­rro­llo Tec­no­ló­gi­co del Es­ta­do de Mé­xi­co de­jó de re­ci­bir 100,000 pe­sos por par­te de la ad­mi­nis­tra­ción en­ca­be­za­da en­ton­ces por Eru­viel Ávi­la Villegas. Na­da que ver con el pe­cu­liar ma­ne­jo pre­su­pues­tal en aque­lla en­ti­dad que un año an­tes to­da­vía go­ber­na­ra En­ri­que Pe­ña Nie­to.

Al año si­guien­te, el go­bierno es­ta­tal des­ti­na­ría 5.5 mi­llo­nes de pe­sos al fon­do ad­mi­nis­tra­do por el Con­se­jo Es­ta­tal de Cien­cia y Tec­no­lo­gía, que su­ma­rían los 100,000 pe­sos adeu­da­dos; mien­tras que el Ins­ti­tu­to de Sa­lud y el Ins­ti­tu­to Ma­terno Infantil —am­bas ins­tan­cias— apor­ta­rían otros 917,000 pe­sos. Y al Ins­ti­tu­to pa­ra la Se­gu­ri­dad So­cial de los Tra­ba­ja­do­res al Ser­vi­cio del Es­ta­do y los mu­ni­ci­pios des­ti­na­ría 47.9 mi­llo­nes de pe­sos. En to­tal, 54.5 mi­llo­nes de pe­sos que per­mi­ti­rían fon­dear cua­tro pro­yec­tos pro­me­ti­dos por la ad­mi­nis­tra­ción de Ávi­la Villegas pa­ra mo­der­ni­zar el sis­te­ma de sa­lud me­xi­quen­se.

Una ta­rea ti­tá­ni­ca en la en­ti­dad más po­bla­da del país, que re­que­ría la in­ter­ven­ción de la UAEM, que ob­tu­vo tres con­tra­tos, por 295 mi­llo­nes de pe­sos. ¿La ver­sión 1.0 de la Es­ta­fa Maes­tra? El cuar­to pro­yec­to, en­car­ga­do a la fir­ma Know­tion, del ingeniero Ar­nol­do Díaz Ola­va­rrie­ta, con­sis­tía en la im­ple­men­ta­ción de un sis­te­ma au­to­ma­ti­za­do pa­ra la crea­ción y ges­tión del ex­pe­dien­te clí­ni­co úni­co den­tro del IS­SEMYM.

Los desa­rro­lla­do­res de­no­mi­na­ron Med­tzin a su soft­wa­re, que ins­ta­la­ron y co­men­za­ron a ope­rar en 23 uni­da­des mé­di­cas del ins­ti­tu­to en el 2015, ba­jo un con­tra­to ad­ju­di­ca­do di­rec­ta­men­te. Los con­tra­tan­tes ero­ga­ron 82.7 mi­llo­nes de pe­sos, pe­ro los pro­vee­do­res in­cum­plie­ron con sus obli­ga­cio­nes.

Know­tion no en­tre­gó do­cu­men­ta­ción co­mo ma­nua­les de usua­rio y guías de ins­ta­la­ción de las ac­tua­li­za­cio­nes, no pre­sen­tó nin­gu­na pro­gra­ma­ción de vi­si­tas a uni­da­des mé­di­cas, in­cum­plió con los me­ca­nis­mos de en­tre­ga, la ac­tua­li­za­ción del có­di­go fuen­te, el re­por­te dia­rio, las vi­si­tas y mo­ni­to­reo a uni­da­des, y tam­po­co hi­zo reunio­nes men­sua­les du­ran­te el se­gun­do se­mes­tre del 2016.

En el pri­mer se­mes­tre del 2017, la fun­cio­na­li­dad de Ex­pe­dien­te Úni­co no se cum­plió, tam­po­co las vi­si­tas a dos hos­pi­ta­les, no se hi­zo el mo­ni­to­reo re­mo­to en 34 uni­da­des, no se rea­li­za­ron los re­por­tes de pro­gra­ma­ción de mo­ni­to­reo a las uni­da­des vía re­mo­ta ni en los lu­ga­res de si­tio, no se ca­pa­ci­tó al per­so­nal, y no se hi­zo el re­por­te de ha­llaz­gos y re­co­men­da­cio­nes por uni­dad mé­di­ca, en­tre otras irre­gu­la­ri­da­des.

Know­tion aban­do­nó el pro­yec­to y la di­rec­ti­va del Is­semym tu­vo que acu­dir a otras ins­tan­cias. La Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do de Mé­xi­co aten­dió la de­nun­cia ju­di­cial y ac­tual­men­te in­ves­ti­ga los he­chos, pe­ro la in­for­ma­ción co­rres­pon­dien­te es­tá re­ser­va­da has­ta por cin­co años.

Son cin­co con­tra­tos los que fue­ron cla­si­fi­ca­dos de es­ta for­ma por el Co­mi­té de Trans­pa­ren­cia del Is­semym. El con­tra­to CAD025/025/2016 era de 29 mi­llo­nes de pe­sos (IVA in­clui­do) y da­ría man­te­ni­mien­to y so­por­te a 106 uni­da­des mé­di­cas y un no­do, en­tre el 1 de enero y 13 de oc­tu­bre del 2017.

Know­tion se cons­ti­tu­yó ini­cial­men­te, el 27 de ju­nio de 1988, co­mo In­dus­trias Amal­ga­ma­das SA de CV, y cam­bió su de­no­mi­na­ción el 2 de mar­zo del 2010. An­te­rior­men­te, su apo­de­ra­do le­gal era pro­pie­ta­rio de Ser­vi­cios Pro­fe­sio­na­les en In­for­má­ti­ca, Co­mu­ni­ca­ción y Eva­lua­ción, una em­pre­sa in­te­gra­do­ra con más de 15 años de ex­pe­rien­cia en el ra­mo.

Da­do que guar­dan re­la­ción con la li­ci­ta­ción y son an­te­ce­den­tes, el Co­mi­té de Trans­pa­ren­cia de­ter­mi­nó re­ser­var tam­bién los con­tra­tos CAD039/048/2013, CAD039/034/2014, CAD014/014/2015, CAD023/022/2015 y CAD025/025/2016.

EFEC­TOS SE­CUN­DA­RIOS

ORIEN­TA­DO. Mar­ce­lo Ebrard reali­zó su pri­me­ra gi­ra in­ter­na­cio­nal des­de que fue per­fi­la­do co­mo can­ci­ller de la ad­mi­nis­tra­ción en­tran­te. En Ja­pón, el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Comercio e In­dus­tria, Hi­ros­hi­ge Se­ko, le trans­mi­tió que jun­to con su pri­mer mi­nis­tro, Shin­zo Abe, tie­ne gran in­te­rés en que in­ver­sio­nes ni­po­nas fres­cas lle­guen a Mé­xi­co,en cum­pli­mien­to con las nue­vas re­glas de ori­gen del re­cien­te acuer­do co­mer­cial Es­ta­dos Uni­dos-mé­xi­co-ca­na­dá. par­ti­cu­lar­men­te, Ja­pón ha pues­to la mi­ra­da en am­pliar su pre­sen­cia tec­no­ló­gi­ca en Mé­xi­co, par­ti­cu­lar­men­te en el cam­po de las ener­gías lim­pias a par­tir del uso del hi­dró­geno co­mo com­bus­ti­ble. Ebrard tam­bién se reunió con di­rec­ti­vos de Mit­su­bis­hi Cor­po­ra­tion, so­cios me­xi­ca­nos en la Ex­por­ta­do­ra de Sal, que pron­to su­fri­rá una re­con­ver­sión. Y pron­to vol­ve­rá a via­jar al le­jano Orien­te. ¿Su si­guien­te des­tino? Chi­na.

DISPUTADOS. La Co­mi­sión pa­ra la Pro­tec­ción de Ries­gos Sa­ni­ta­rios se ha con­ver­ti­do en un po­de­ro­so agen­te eco­nó­mi­co, con la con­cen­tra­ción de 10% del Pro­duc­to In­terno Bru­to y 11.5% de la in­ver­sión di­rec­ta ex­tran­je­ra ba­jo su égi­da. Y tam­bién (¿o por lo mis­mo?), en un atrac­ti­vo tro­feo. La pre­si­den­ta de Morena, Yeidc­kol Po­levnsky, em­pu­ja con de­nue­do al ex­co­mi­sio­na­do, Fe­de­ri­co Ar­güe­lles; mien­tras que el lí­der de la ban­ca­da mo­re­nis­ta en San Lá­za­ro, Ma­rio Del­ga­do, im­pul­sa al exa­sam­bleís­ta Xiuh Gui­ller­mo Te­no­rio. Am­bos que­da­rían re­za­ga­dos an­te la no­mi­na­ción de Elías Mo­reno Bri­zue­la, mé­di­co de pro­fe­sión, ex­se­cre­ta­rio de Pro­tec­ción Ci­vil del GDF y cer­cano al fu­tu­ro can­ci­ller, Mar­ce­lo Ebrard. Sin em­bar­go, la pro­tec­ción de da­tos a los me­di­ca­men­tos in­no­va­do­res, lo­gran­do la am­plia­ción de las pa­ten­tes en el Acuer­do Es­ta­dos Uni­dos-mé­xi­co-ca­na­dá (USMCA, por su si­gla en in­glés), es­tá in­flu­yen­do fuer­te­men­te en la for­ma en que el man­da­ta­rio elec­to de­be aten­der los re­que­ri­mien­tos del nue­vo tra­ta­do y se re­quie­re a un co­no­ce­dor de la es­truc­tu­ra de Co­fe­pris. Al­gu­nos ac­to­res del sec­tor sa­lud y la aca­de­mia han man­da­do se­ña­les a Ló­pez Obrador: em­pe­zar de ce­ro im­pli­ca un ries­go y la con­ti­nui­dad es el me­jor ca­mino, por eso hay un cuar­to en la con­tien­da: Ju­lio Sán­chez y Té­poz. ¿Y el fu­tu­ro se­cre­ta­rio de Sa­lud, Jor­ge Al­co­cer Va­re­la? Al pa­re­cer no tie­ne voz en es­te asun­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.