Des­pués de la tor­men­ta..., la des­truc­ción de Mi­chael, en Flo­ri­da

La pe­que­ña co­mu­ni­dad en Flo­ri­da que­dó co­mo “una zo­na de gue­rra”

El Economista (México) - - Indice -

Ca­sas he­chas añi­cos y equi­pos de res­ca­tis­tas abrién­do­se pa­so en­tre los es­com­bros son las imá­ge­nes que de­jó el hu­ra­cán más po­de­ro­so en to­car tie­rra en Es­ta­dos Uni­dos. Se re­por­tan al me­nos seis muer­tos.

LA DEVASTACIÓN cau­sa­da por el hu­ra­cán Mi­chael se vol­vió evi­den­te ayer, con hi­le­ras de ca­sas he­chas añi­cos y equi­pos de res­ca­tis­tas abrién­do­se pa­so en­tre las áreas azo­ta­das con la es­pe­ran­za de en­con­trar a cien­tos de per­so­nas que desafia­ron las ór­de­nes de desalojo.

Al me­nos seis muertes han si­do atri­bui­das a Mi­chael, el hu­ra­cán más po­de­ro­so en to­car tie­rra en Es­ta­dos Uni­dos con­ti­nen­tal en más de 50 años, y aún no ha­bía aca­ba­do: aun­que re­du­ci­do a tor­men­ta tro­pi­cal, cau­só inun­da­cio­nes en Ca­ro­li­na del Nor­te y Vir­gi­nia, anegan­do zo­nas que to­da­vía se re­cu­pe­ran del hu­ra­cán Flo­ren­ce.

Ba­jo un cie­lo to­tal­men­te des­pe­ja­do, las fa­mi­lias en Flo­ri­da sa­lían te­me­ro­sas de los re­fu­gios y ho­te­les pa­ra en­con­trar­se con un panorama des­co­no­ci­do de ca­sas y cen­tros co­mer­cia­les arra­sa­dos, el so­ni­do de alar­mas de se­gu­ri­dad, el ulu­lar de si­re­nas y el ru­gi­do de he­li­cóp­te­ros.

El go­ber­na­dor Rick Scott di­jo que la zo­na no­roes­te de Flo­ri­da, co­no­ci­da co­mo Pan­hand­le, su­frió una “des­truc­ción inima­gi­na­ble”. “Mu­chas vi­das han si­do al­te­ra­das pa­ra siem­pre. Mu­chas fa­mi­lias lo han per­di­do to­do”, la­men­tó.

Sin em­bar­go, la ver­da­de­ra mag­ni­tud de la fuer­za de Mi­chael ape­nas se em­pe­za­ba a co­no­cer­se, ya que al­gu­nas de las zo­nas afec­ta­das eran de ac­ce­so di­fí­cil por ca­mi­nos cu­bier­tos de es­com­bros o inun­da­dos. Una fran­ja de 130 ki­ló­me­tros de la In­te­res­ta­tal 10, la prin­ci­pal ca­rre­te­ra en di­rec­ción es­te-oes­te a lo lar­go del Pan­hand­le, fue ce­rra­da.

Uno de los lu­ga­res más afec­ta­dos fue Me­xi­co Beach, don­de Mi­chael to­có tie­rra el miér­co­les co­mo un monstruo de ca­te­go­ría 4 con vien­tos de 250 ki­ló­me­tros por ho­ra. Un vi­deo to­ma­do des­de un dron mos­tró la des­truc­ción ge­ne­ra­li­za­da de la po­bla­ción de cer­ca de 1,000 ha­bi­tan­tes.

Man­za­nas en­te­ras de ca­sas cer­ca de la pla­ya fue­ron re­du­ci­das a plan­chas de ce­men­to en la are­na. Otras que­da­ron con­ver­ti­das en pi­las de es­com­bros o in­cli­na­das en án­gu­los ex­tra­ños. Te­chos com­ple­tos fue­ron arran­ca­dos y ca­ye­ron en la ca­lle.

Las au­to­ri­da­des in­di­ca­ron que 285 re­si­den­tes de­me­xi­co Beach se ne­ga­ron a aca­tar la or­den de eva­cua­ción.

Un equi­po de la Guardia Na­cio­nal lle­gó a la zo­na de im­pac­to du­ran­te la no­che del miér­co­les y ha­lló 20 so­bre­vi­vien­tes, y va­rios equi­pos más se abrían pa­so ha­cia el lu­gar, pe­ro se des­co­no­cía la suer­te de mu­chas otras per­so­nas.

Más de 900,000 vi­vien­das y ne­go­cios en Flo­ri­da, Ala­ba­ma, Geor­gia y las Ca­ro­li­nas ca­re­cían de elec­tri­ci­dad.

Fo­to: ap

Re­si­den­tes de Me­xi­co Beach ca­mi­nan en­tre los es­com­bros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.