Eta­nol, man­za­na en­ve­ne­na­da pa­ra la Ciu­dad de Mé­xi­co

El Economista (México) - - Empresas Y Negocios - Ga­briel Qua­dri www.ga­briel­qua­dri.blogs­pot.com

El eta­nol mez­cla­do con ga­so­li­nas re­pre­sen­ta un enor­me ries­go pa­ra la ca­li­dad del ai­re en las ciu­da­des me­xi­ca­nas. Es­to, in­de­pen­dien­te­men­te de los gra­ves im­pac­tos eco­ló­gi­cos que im­pli­ca su pro­duc­ción, co­mo am­plia­ción de la fron­te­ra agrí­co­la, sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos de ali­men­tos, de­fo­res­ta­ción pa­ra el cul­ti­vo de maíz o de ca­ña de azú­car y con­ta­mi­na­ción de sue­los y agua con pla­gui­ci­das y fer­ti­li­zan­tes. A lo que hay que aña­dir ago­ta­mien­to de re­cur­sos hí­dri­cos por rie­go ma­si­vo y ma­yo­res emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. Ta­les im­pac­tos han si­do am­plia­men­te do­cu­men­ta­dos tan­to pa­ra Es­ta­dos Uni­dos co­mo pa­ra Bra­sil, que his­tó­ri­ca­men­te han ce­di­do a las pre­sio­nes del po­de­ro­so lobby agroin­dus­trial del eta­nol.

En Mé­xi­co, la Co­mi­sión Re­gu­la­do­ra de Ener­gía (CRE) ha fun­gi­do co­mo su ujier y pro­mo­tor, por ra­zo­nes que des­co­no­ce­mos, aun­que po­drían in­tuir­se. No só­lo ha mo­di­fi­ca­do en for­ma ar­bi­tra­ria y uni­la­te­ral la nor­ma­ti­vi­dad de ca­li­dad de com­bus­ti­bles (NOM 016) pa­ra fa­vo­re­cer al eta­nol a cos­ta de la ca­li­dad del ai­rey sa­lud de los ha­bi­tan­tes de las ciu­da­des me­xi­ca­nas, sino que ha li­ti­ga­do con to­do su pe­so po­lí­ti­co en tri­bu­na­les en con­tra de am­pa­ros in­ter­pues­tos por re­pre­sen­tan­tes de la so­cie­dad ci­vil pa­ra evi­tar el uso in­dis­cri­mi­na­do de eta­nol en Mé­xi­co, pro­ce­sos le­ga­les que se­gu­ra­men­te lle­ga­rán a la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia. To­do ello, en el con­tex­to de la li­be­ra­li­za­ción del mer­ca­do de com­bus­ti­bles y con la ex­pre­sa y con­fe­sa fi­na­li­dad de be­ne­fi­ciar a los im­por­ta­do­res de ga­so­li­nas nor­te­ame­ri­ca­nas, al­go fran­ca­men­te per­tur­ba­dor.

Más aún, la CRE ha co­mi­sio­na­do es­tu­dios pa­ga­dos de con­sul­to­ría a ins­ti­tu­cio­nes de otra for­ma res­pe­ta­bles, co­mo el Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Pe­tró­leo (IMP), que han re­sul­ta­do coar­ta­das jus­ti­fi­ca­ti­vas de sus ac­cio­nes en pro del eta­nol. En efec­to, en enero de es­te año el IMP en­tre­gó a la CRE un “es­tu­dio” en el que mi­ni­mi­za los im­pac­tos so­bre la ca­li­dad del ai­re del con­su­mo de eta­nol, a par­tir de prue­bas con ga­so­li­nas di­se­ña­das tram­po­sa­men­te ex pro­fe­so (que no se­rían ob­via­men­te las que se uti­li­za­rían en Mé­xi­co de acuer­do con la nor­ma­ti­vi­dad vi­gen­te) y con un gru­po de vehícu­los de mo­de­lo re­cien­te. Las ga­so­li­nas de prue­ba eran me­nos reac­ti­vas, con me­no­res con­te­ni­dos de ole­fi­nas y aro­má­ti­cos y con una pre­sión de va­por (vo­la­ti­li­dad) mu­cho me­nor, que des­de lue­go no se uti­li­za­rían nun­ca en nues­tro país. Por su la­do, los vehícu­los de prue­ba no fue­ron re­pre­sen­ta­ti­vos del par­que vehi­cu­lar de las ciu­da­des­me­xi­ca­nas, don­de pre­do­mi­nan eda­des ma­yo­res y por tan­to tec­no­lo­gías me­nos efi­ca­ces de con­trol de emi­sio­nes. Por esas y otras ra­zo­nes, las con­clu­sio­nes por en­car­go del IMP no son apli­ca­bles a las ciu­da­des me­xi­ca­nas. Re­cor­de­mos queel eta­nol tie­ne una ma­yor pre­sión de va­por que la ga­so­li­na (se eva­po­ra con ma­yor fa­ci­li­dad), lo que arras­tra ha­cia la at­mós­fe­ra una gran can­ti­dad de hi­dro­car­bu­ros reac­ti­vos que con­tri­bu­yen a la for­ma­ción de ozono. Por ra­zo­nes des­co­no­ci­das, la CRE de­ci­dió pu­bli­car el “es­tu­dio” 10 me­ses des­pués de su en­tre­ga, de ma­ne­ra con­tra­ria a las prác­ti­cas de trans­pa­ren­cia yac­ce­so a la in­for­ma­ción.

La CRE ha he­cho más vis­ce­ral su pro­mo­ción de los in­tere­ses del lobby agroin­dus­trial del eta­nol in­clu­so des­co­no­cien­do los es­tu­dios y opi­nión del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Eco­lo­gía y Cam­bio Cli­má­ti­co (INECC). El INECC ha ad­ver­ti­do del ries­go que sig­ni­fi­ca el eta­nol de em­peo­rar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la ca­li­dad del ai­re en las ciu­da­des me­xi­ca­nas. De he­cho, el INECC se opo­ne al uso de eta­nol en las zo­nas me­tro­po­li­ta­nas de Mon­te­rrey, Gua­da­la­ja­ra y en la CDMX, así co­mo en más de 15 ciu­da­des que ob­ser­van pro­ble­mas de con­ta­mi­na­ción por ozono, en­tre ellas, va­rias ciu­da­des fron­te­ri­zas. Es­to, re­for­zan­do lo es­ta­ble­ci­do en la pro­pia nor­ma­ti­vi­dad (NOM 016). No obs­tan­te, la CRE in­ten­ta in­clu­so abrir es­tas zo­nas me­tro­po­li­ta­nas al eta­nol. La pró­xi­ma je­fa de Go­bierno de la CDMX, Clau­dia Shein­baum, de­be es­tar aten­ta e im­pe­dir­lo, re­cha­zan­do esa man­za­na “ver­de” en­ve­ne­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.