Los 25 años de la Co­fe­ce, ¿al­go que ce­le­brar?

El Economista (México) - - Empresas Y Negocios - Xa­vier Gi­ne­bra Se­rra­bou* *Más­ter y doc­tor en De­re­cho de la Com­pe­ten­cia, pro­fe­sor in­ves­ti­ga­dor de la UAEM y so­cio del área de com­pe­ten­cia, pro­tec­ción de da­tos y con­su­mi­do­res del des­pa­cho Ja­li­fe & Ca­ba­lle­ro.

Es­ta se­ma­na, se cum­plie­ron 25 años de la cons­ti­tu­ción del pri­mer ór­gano de com­pe­ten­cia en Mé­xi­co, la Co­mi­sión Fe­de­ral de Com­pe­ten­cia (CFC), que da­ría pa­so a la ac­tual Co­mi­sión Fe­de­ral de Com­pe­ten­cia Eco­nó­mi­ca (Co­fe­ce) en el 2013. ¿Qué eva­lua­ción po­de­mos ha­cer al res­pec­to?

De en­tra­da, el pri­mer mar­co ju­rí­di­co no per­mi­tía san­cio­nar los acuer­dos co­lu­si­vos y los abu­sos de po­si­ción dominante. Es­to vino con la nue­va ley del 2014. Es sin du­da bien­ve­ni­da una ley y una ins­ti­tu­ción que obli­gue a las em­pre­sas a com­pe­tir por sus clien­tes; a ma­yor com­pe­ten­cia, con­su­mi­do­res sa­tis­fe­chos y po­si­bles ba­ja­das en los precios, jun­to a una me­jo­ra de la in­no­va­ción. Es­to es in­dis­cu­ti­ble.

La Co­fe­ce ha me­jo­ra­do su eva­lua­ción en al­gu­nos ín­di­ces co­mo la Glo­bal Com­pe­ti­tion Re­view. En es­to no ca­be más que fe­li­ci­tar a Ale­jan­dra Pa­la­cios, su pre­si­den­ta, por su buen tra­ba­jo y au­to­no­mía re­la­ti­va que ha lo­gra­do pa­ra la Co­mi­sión. La cul­tu­ra de com­pe­ten­cia en un país de crony ca­pi­ta­lism (ca­pi­ta­lis­mo de cua­tes y de fa­vo­res) era y si­gue sien­do muy ne­ce­sa­ria pa­ra que las em­pre­sas apren­dan a com­pe­tir por la jus­ti­cia me­ri­to­crá­ti­ca. ¿Se ha lo­gra­do lo an­te­rior? En par­te.

Si ve­mos las mul­tas im­pues­tas por la Co­fe­ce a las em­pre­sas que ce­le­bran cár­te­les, las mul­tas ape­nas se em­pie­zan a in­cre­men­tar en los úl­ti­mos tiem­pos. Sin em­bar­go, co­mo re­fi­rió el Tri­bu­nal Su­pre­mo Es­pa­ñol, las ele­va­das san­cio­nes di­sua­si­vas pue­den ir en con­tra de la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca de las em­pre­sas. El res­to del tiem­po —tam­bién por­que el mar­co ju­rí­di­co no lo per­mi­tía— ca­si nun­ca se es­ta­ble­cie­ron san­cio­nes ejem­pla­res y que hu­bie­ran si­do efec­ti­va­men­te co­bra­das. En es­to hay que fe­li­ci­tar par­cial­men­te a la Co­mi­sión. En la evo­lu­ción del tra­ba­jo de la Co­mi­sión —de las re­so­lu­cio­nes que pu­bli­ca y de los es­tu­dios que rea­li­za, así co­mo en mi ex­pe­rien­cia co­mo abo­ga­do en es­tos te­mas—, ade­más del in­cre­men­to de las san­cio­nes, po­de­mos ha­cer tres crí­ti­cas que to­da­vía re­pre­sen­tan una ven­ta­na de opor­tu­ni­dad pa­ra el or­ga­nis­mo.

La pri­me­ra es la cons­tan­te san­ción a py­mes y una po­lí­ti­ca de con­trol de con­cen­tra­cio­nes a nues­tro jui­cio de­ma­sia­do la­xa. Aun­que la ten­den­cia in­ter­na­cio­nal va por esa lí­nea, cree­mos que en Mé­xi­co exis­ten de­ma­sia­das em­pre­sas con po­der sus­tan­cial de mer­ca­do, co­mo de he­cho afir­mó la pre­si­den­ta de Co­fe­ce en su in­ter­ven­ción en ese día. 25 años de un nue­vo mar­co ju­rí­di­co e ins­ti­tu­cio­nal no han su­pues­to un bie­nes­tar efec­ti­vo de los con­su­mi­do­res ni pa­ra los com­pe­ti­do­res. Si lo com­pa­ra­mos con Es­ta­dos Uni­dos, a raíz de la Ley Sher­man, se in­ten­tó par­tir a va­rios mo­no­po­lios, a pe­sar de la no­ve­dad de la le­gis­la­ción, co­mo la des­con­cen­tra­ción de la Stan­dard Oil en 1914. Es­ta­dos Uni­dos co­men­zó con un es­pí­ri­tu y una au­da­cia, que echa­mos de me­nos en la Co­mi­sión. Es cier­to que tar­da la cul­tu­ra de com­pe­ten­cia en per­mear en la so­cie­dad, pe­ro pre­ci­sa­men­te por ello hay que ir por las em­pre­sas gran­des, que en Mé­xi­co son le­gión y no ser ti­bio.

En se­gun­do lu­gar, el dog­ma­tis­mo con el que la Co­mi­sión in­ter­pre­ta con fre­cuen­cia la Ley Fe­de­ral de Com­pe­ten­cia Eco­nó­mi­ca, más dog­má­ti­ca que los dog­mas re­li­gio­sos y por la pro­pia Es­cue­la de Chica­go —fuen­te de in­ter­pre­ta­ción de la ley. Es­to ha lle­va­do a que la jus­ti­cia de com­pe­ten­cia sea en Mé­xi­co, un pro­duc­to de lu­jo, o co­mo di­ría Ló­pez Obrador, re­du­ci­do a em­pre­sas fi­fí. La in­ter­pre­ta­ción dog­má­ti­ca es la peor de las in­ter­pre­ta­cio­nes —el es­pí­ri­tu vi­vi­fi­ca, pe­ro la le­tra de la ley ma­ta. La ter­ce­ra de las crí­ti­cas es su ten­den­cia a con­ver­tir­se más que en un ór­gano re­gu­la­dor, que en una au­to­ri­dad de com­pe­ten­cia. La com­pe­ten­cia por de­fi­ni­ción no es re­gu­la­do­ra y con­si­de­ra­mos que in­mis­cuir­se en ella es qui­tar­le atri­bu­cio­nes a la Co­na­mer (Co­mi­sión Na­cio­nal de Me­jo­ra Re­gu­la­to­ria). En los úl­ti­mos años, Co­fe­ce rea­li­za múl­ti­ples es­tu­dios con re­co­men­da­cio­nes que tie­nen es­ca­sa tras­cen­den­cia y cam­bian su na­tu­ra­le­za de or­ga­nis­mo an­ti­mo­no­po­lios en un think tank de la com­pe­ten­cia y la re­gu­la­ción.

Aña­di­ría­mos una cuar­ta crí­ti­ca que es po­ner de­ma­sia­do én­fa­sis en el te­ma de las com­pras pú­bli­cas, ol­vi­dan­do que las prác­ti­cas con­tra­rias a la LFCE son mu­chas más. En de­fi­ni­ti­va, po­de­mos con­cluir que en 25 años la Co­fe­ce ha lo­gra­do su co­me­ti­do a me­dias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.