En el sur, mo­de­lo asis­ten­cia­lis­ta se aca­ba­rá por ZEE

Al pro­yec­to de zo­nas eco­nó­mi­cas en el es­ta­do de Ta­bas­co se su­man los pla­nes de la si­guien­te ad­mi­nis­tra­ción: Tren Ma­ya y re­fi­ne­ría

El Economista (México) - - Urbes Y Estados - Es­ta­dos@eleconomista.mx

LAS ZO­NAS Eco­nó­mi­cas Es­pe­cia­les (ZEE) bus­can rom­per la ló­gi­ca asis­ten­cia­lis­ta con que se ha vis­to a los es­ta­dos del sur-su­r­es­te, impulsando sus sec­to­res productivos pa­ra que sean ca­da vez más com­pe­ti­ti­vos, aba­tien­do la po­bre­za y ge­ne­ran­do ri­que­za en y pa­ra la re­gión, afir­mó el ti­tu­lar de la Uni­dad de Pla­nea­ción Es­tra­té­gi­ca de la Au­to­ri­dad Fe­de­ral pa­ra el Desa­rro­llo de las Zo­nas Eco­nó­mi­cas Es­pe­cia­les, Car­los Al­ber­to Za­fra Jar­quín, an­te pe­que­ños y mi­cro­em­pre­sa­rios de Pa­raí­so, Ta­bas­co.

La ZEE de Ta­bas­co tie­ne el po­ten­cial pa­ra atraer in­ver­sio­nes por 1,460 mi­llo­nes de dó­la­res y ge­ne­rar cer­ca de 21,500 em­pleos di­rec­tos en los sec­to­res agroin­dus­trial, plás­ti­co y ma­qui­na­ria y equi­po, sin con­si­de­rar las si­ner­gias con otros pro­yec­tos pre­vis­tos por la si­guien­te ad­mi­nis­tra­ción, co­mo la re­fi­ne­ría de Dos Bo­cas o el Tren Ma­ya.

Se­ña­ló que se bus­ca di­ver­si­fi­car las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas de la re­gión y re­du­cir la de­pen­den­cia de la in­dus­tria pe­tro­le­ra.

Las ZEE son una po­lí­ti­ca pú­bli­ca con una pers­pec­ti­va in­te­gral de lar­go pla­zo y que re­quie­re su con­ti­nui­dad más allá de ci­clos po­lí­ti­cos, cu­yo éxi­to re­quie­re un com­pro­mi­so al más al­to ni­vel de los tres ór­de­nes de go­bierno y la ac­ti­va par­ti­ci­pa­ción de los sec­to­res pri­va­do y so­cial, ahon­dó.

Car­los Za­fra hi­zo en­tre­ga de 40 cons­tan­cias de par­ti­ci­pa­ción en el au­to­diag­nós­ti­co del Pro­gra­ma de Pro­vee­do­res de la Zo­na Eco­nó­mi­ca Es­pe­cial de Ta­bas­co a in­te­gran­tes y di­rec­ti­vos de pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas (py­mes) de los mu­ni­ci­pios de Pa­raí­so, Co­mal­cal­co, Vi­llaher­mo­sa y Cár­de­nas, en com­pa­ñía del sub­se­cre­ta­rio de Desa­rro­llo In­dus­trial y de Comercio de Ta­bas­co, Her­mi­nio Sil­ván La­nes­tro­sa.

Es­te pro­gra­ma bus­ca que las py­mes pue­dan in­te­grar­se a las ca­de­nas pro­duc­ti­vas y par­ti­ci­par en los mer­ca­dos glo­ba­les, apro­ve­chan­do las opor­tu­ni­da­des que ge­ne­ran las ZEE, brin­dán­do­les trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­to, ac­tua­li­za­ción tec­no­ló­gi­ca y pro­ce­sos de me­jo­ra de ha­bi­li­da­des, es­tán­da­res y ca­pa­ci­da­des. De las 40 em­pre­sas par­ti­ci­pan­tes, 80% son pe­que­ñas y par­ti­ci­pan en los sec­to­res ser­vi­cios, comercio, cons­truc­ción, agroin­dus­tria, be­bi­das y ma­nu­fac­tu­ra.

Pos­te­rior­men­te, en Vi­llaher­mo­sa, du­ran­te una reunión con em­pre­sa­rios de la Cá­ma­ra Na­cio­nal de la In­dus­tria de Trans­for­ma­ción, acom­pa­ña­do del se­cre­ta­rio de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co y Tu­ris­mo, Wil­ver Mén­dez Ma­ga­ña, el fun­cio­na­rio fe­de­ral ex­pli­có que el Pro­gra­ma de Desa­rro­llo de la ZEE de Ta­bas­co com­pren­de 10 lí­neas de ac­ción en be­ne­fi­cio de la po­bla­ción.

In­for­mó que el Plan de Desa­rro­llo con­si­de­ra ac­cio­nes en ma­te­ria de or­de­na­mien­to te­rri­to­rial, in­fra­es­truc­tu­ra de trans­por­te, ca­pa­ci­ta­ción y cer­ti­fi­ca­cio­nes pa­ra per­so­nas y em­pre­sas, desa­rro­llo de in­cu­ba­do­ras, me­di­das de sus­ten­ta­bi­li­dad y pro­tec­ción del me­dio am­bien­te y for­ta­le­ci­mien­to de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca.

DESA­RRO­LLO ECO­NÓ­MI­CO

La his­to­ria de las ZEE en el mun­do ha de­mos­tra­do que son el fac­tor que cam­bia la vi­da eco­nó­mi­ca y so­cial de las re­gio­nes don­de se es­ta­ble­cen, es por ello que en Mi­choa­cán se tra­ba­ja pa­ra su con­so­li­da­ción.

Así lo afir­mó Je­sús Mel­go­za Ve­láz­quez, se­cre­ta­rio de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co en Mi­choa­cán, quien se­ña­ló que las ZEE se han crea­do pa­ra ge­ne­rar un am­bien­te atrac­ti­vo que pro­pi­cie el es­ta­ble­ci­mien­to de ne­go­cios.

“És­te es el pro­yec­to en ma­te­ria eco­nó­mi­ca más im­por­tan­te pa­ra Mi­choa­cán, por­que tie­ne co­mo prin­ci­pal ob­je­ti­vo crear más em­pleos con sa­la­rios ma­yo­res, pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes de vi­da de los mi­choa­ca­nos”, ejem­pli­fi­có.

El fun­cio­na­rio es­ta­tal ci­tó co­mo ejem­plo de éxi­to el par­que in­dus­trial de Suz­hou en Chi­na, que cuen­ta con una ex­ten­sión de 7,000 hec­tá­reas, y la ZEE de Jai­pur en la In­dia, que ge­ne­ra 35,000 em­pleos di­rec­tos en una ex­ten­sión de 1,200 hec­tá­reas, po­si­cio­nan­do a la ciu­dad co­mo la oc­ta­va eco­no­mía más gran­de del país.

“Se co­no­cen mu­chos ca­sos de éxi­to co­mo la de Ma­naos en Bra­sil, una de las 20 ciu­da­des más im­por­tan­tes pa­ra ha­cer ne­go­cios en Amé­ri­ca La­ti­na gra­cias a su Zo­na Eco­nó­mi­ca Es­pe­cial”, agre­gó.

Ex­pli­có que, con la ZEE, Sin­ga­pur evo­lu­cio­nó de un pue­blo de pes­ca­do­res has­ta con­ver­tir­se en el po­lo lo­gís­ti­co de Asia; y esa ex­pe­rien­cia es la que se pre­ten­de apro­ve­char pa­ra el desa­rro­llo en las Zo­nas Eco­nó­mi­cas Es­pe­cia­les de Mé­xi­co, to­da vez que es­te país cuen­ta tam­bién con los re­cur­sos na­tu­ra­les y geo­grá­fi­cos ne­ce­sa­rios pa­ra ha­cer es­to po­si­ble.

Fo­to: es­pe­cial

El puer­to de Dos Bo­cas al­ber­ga­rá una de las sie­te Zo­nas Eco­nó­mi­cas Es­pe­cia­les en el sur-su­r­es­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.