MÉ­XI­CO, EN EL SI­TIO 64 EN CA­PI­TAL HU­MANO

El ín­di­ce del BM mi­de las di­fe­ren­cias en­tre los paí­ses en va­rios as­pec­tos

El Economista (México) - - Portada - Luis Mi­guel Gon­zá­lez y Yo­lan­da Mo­ra­les / En­via­dos

Ba­li, Id. MÉ­XI­CO OCU­PA el lu­gar 64 de 157 paí­ses en el ran­king del ín­di­ce de ca­pi­tal hu­mano del Banco Mun­dial (BM). En una es­ca­la de 0 al 1, nues­tro país tie­ne una ca­li­fi­ca­ción de 0.61, si­mi­lar a la de Ar­gen­ti­na, Tri­ni­dad y To­ba­go, Geor­gia y Qa­tar.

Es­te ín­di­ce pre­sen­ta­do en Ba­li, In­do­ne­sia, en el mar­co de la reunión anual del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) y el Banco Mun­dial, pre­ten­de me­dir y com­pa­rar di­fe­ren­cias en­tre paí­ses en lo que se re­fie­re a edu­ca­ción, sa­lud y po­si­bi­li­da­des de su­per­vi­ven­cia de un in­fan­te.

De acuer­do con los re­sul­ta­dos, un ni­ño me­xi­cano ten­dría 99% de po­si­bi­li­da­des de vi­vir has­ta los cin­co años. De ca­da 100 ni­ños me­xi­ca­nos, 88 ten­drían un desa­rro­llo nor­mal y 12 ten­drían pro­ble­mas de desa­rro­llo, con al­to ries­go de te­ner li­mi­ta­cio­nes cog­ni­ti­vas y fí­si­cas pa­ra to­da la vi­da.

El ob­je­ti­vo del BM es des­ta­car la im­por­tan­cia de la edu­ca­ción y la sa­lud co­mo fun­da­men­tos del pro­gre­so eco­nó­mi­co. El ca­pi­tal hu­mano con­sis­te en los co­no­ci­mien­tos, ha­bi­li­da­des y sa­lud que la gen­te acu­mu­la a lo lar­go de sus vi­das. Es­tas cua­li­da­des per­mi­ten a la gen­te con­tri­buir de ma­ne­ra pro­duc­ti­va a la so­cie­dad, al mis­mo tiem­po que desa­rro­llar una vi­da dig­na que po­si­bi­li­te ele­var sus es­tán­da­res en el tiem­po.

ASIÁ­TI­COS, A LA CA­BE­ZA

En la par­te más al­ta del ran­king se en­cuen­tran cua­tro paí­ses asiá­ti­cos: Sin­ga­pur, Co­rea del Sur, Ja­pón y Hong Kong, acom­pa­ña­dos de Fin­lan­dia en el top cin­co. Es­tos paí­ses han he­cho de la in­ver­sión en edu­ca­ción y la sa­lud una de sus es­tra­te­gias más im­por­tan­tes pa­ra erra­di­car la po­bre­za y sa­lir de la tram­pa de los in­gre­sos me­dios. Al fon­do de la ta­bla, pre­do­mi- nan paí­ses afri­ca­nos: Chad, Su­dán del Sur, Ni­ger y Ma­li. El úni­co país no afri­cano en la par­te más ba­ja es Ye­men, que se ubi­ca en el lu­gar 145.

Es­te ín­di­ce aspira a ser un re­fe­ren­te glo­bal, “que­re­mos que sea im­po­si­ble de ig­no­rar, por­que me­di­rá pe­rió­di­ca­men­te las con­se­cuen­cias de no invertir en ca­pi­tal hu­mano, ex­pre­sa­das en la pro­duc­ti­vi­dad per­di­da en la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de tra­ba­ja­do­res”, di­jo Jim Yong Kim, pre­si­den­te del Banco Mun­dial.

El pro­yec­to pre­ten­de com­pren­der me­jor có­mo se pro­du­ce y acu­mu­la el ca­pi­tal hu­mano en to­do el mun­do. Con la in­for­ma­ción ge­ne­ra­da, bus­ca­ría ela­bo­rar re­co­men­da­cio­nes de po­lí­ti­ca pú­bli­ca pa­ra in­cre­men­tar la ca­li­dad de sus re­cur­sos hu­ma­nos. Con una me­jor me­di­ción, el or­ga­nis­mo fi­nan­cie­ro aspira a in­cre­men­tar el com­pro­mi­so de los go­bier­nos pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de ser­vi­cios cla­ve co­mo sa­lud y edu­ca­ción.

En los paí­ses que tie­nen la me­nor in­ver­sión en ca­pi­tal hu­mano, el aná­li­sis su­gie­re que su fuer­za de tra­ba­jo se­rá en­tre un ter­cio y la mi­tad de pro­duc­ti­va de lo que hu­bie­ra si­do si se hu­bie­ra in­ver­ti­do pa­ra otor­gar­les sa­lud y edu­ca­ción de ca­li­dad com­pa­ra­bles con las que tie­nen los paí­ses que me­jor in­vier­ten. A los tres años, un ni­ño na­ci­do en un ho­gar con to­das las fa­ci­li­da­des ha es­cu­cha­do 30 mi­llo­nes más pa­la­bras que un ni­ño na­ci­do en un ho­gar en si­tua­ción de des­ven­ta­ja so­cio­eco­nó­mi­ca. En la me­di­da en que los ni­ños van cre­cien­do, el cos­to de las in­ter­ven­cio­nes pa­ra ce­rrar la bre­cha se va ha­cien­do más one­ro­so, in­di­ca el in­for­me.

INVERTIR MÁS EN EDU­CA­CIÓN

La pre­mi­sa es que la ma­yo­ría de paí­ses in­vier­te me­nos de lo que de­be­ría en edu­ca­ción y sa­lud de ca­li­dad, en­tre otras co­sas por­que no sa­be lo que les cues­ta esa no in­ver­sión. “Invertir en la gen­te no tie­ne un re­torno tan evi­den­te co­mo invertir en la cons­truc­ción de un puente o una ca­rre­te­ra (…) Invertir en un ni­ño no ten­drá un re­torno evi­den­te, sino has­ta que ese ni­ño ha­ya al­can­za­do la edad pa­ra unir­se a la fuer­za de tra­ba­jo”, re­fie­re el do­cu­men­to que tie­ne una por­ta­da con imá­ge­nes de un mu­ral de Die­go Ri­ve­ra. Un be­ne­fi­cio adi­cio­nal de rea­li­zar es­ta in­ver­sión es for­ta­le­cer el ca­pi­tal so­cial, afir­ma el es­tu­dio. “La gen­te que vi­ve en una so­cie­dad más edu­ca­da con­fía más en los de­más y es más to­le­ran­te”.

El pro­yec­to Ca­pi­tal Hu­mano tie­ne tres com­po­nen­tes: 1) la me­di­ción com­pa­ra­da en­tre paí­ses; 2) un pro­gra­ma de in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre las po­lí­ti­cas pú­bli­cas re­la­cio­nas con el ca­pi­tal hu­mano, y 3) un con­jun­to de ac­cio­nes pa­ra in­cre­men­tar la in­ver­sión en ca­pi­tal hu­mano.

Fo­to: fmi

El ob­je­ti­vo del BM, al fren­te de Jim Yong Kim, es des­ta­car la im­por­tan­cia de la edu­ca­ción y la sa­lud co­mo fun­da­men­tos del pro­gre­so eco­nó­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.