Am­pa­ros pa­ra la al­ta bu­ro­cra­cia

El Economista (México) - - Portada - Al­ber­to Agui­rre

So­mos fi­fí, pre­su­men los abo­ga­dos del des­pa­cho Tru­san & Roma, de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Es­ta fir­ma con­ju­ga a un exi­to­so bu­fe­te ju­rí­di­co con ex­fun­cio­na­rios pú­bli­cos que —se­gún sus di­chos— ha­brían tra­ba­ja­do en las áreas de asun­tos legales de la PGR, Fun­ción Pú­bli­ca, la con­se­je­ría de Los Pi­nos y el SAT.

Es­pe­cia­li­za­dos en “te­mas cons­ti­tu­cio­na­les, am­pa­ro y de­re­cho ad­mi­nis­tra­ti­vo” y con una re­cien­te e in­ten­sa ac­ti­vi­dad en re­des so­cia­les, los li­ti­gan­tes han ci­ta­do a “una reunión in­for­ma­ti­va” pa­ra ma­ña­na al me­dio­día en sus ofi­ci­nas —en la co­lo­nia Del Va­lle Sur— a to­dos los man­dos me­dios y su­pe­rio­res de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca Fe­de­ral in­con­for­mes con la aus­te­ri­dad re­pu­bli­ca­na pro­cla­ma­da por el pre­si­den­te elec­to An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor.

¿Y el con­flic­to de in­tere­ses? Mo­ti­va­dos por el len­gua­je ve­ja­to­rio de la Cuar­ta Trans­for­ma­ción, los abo­ga­dos de Tru­san & Ro­cha han in­vi­ta­do a los al­tos man­dos de la ad­mi­nis­tra­ción­pe­ñis­ta a de­fen­der “la dig­ni­dad de tu em­pleo, de tus re­mu­ne­ra­cio­nes” y com­ba­tir los cam­bios legales que dis­mi­nui­rían su sa­la­rio, ade­más de que can­ce­la­rían los se­gu­ros de vi­da, de se­pa­ra­ción in­di­vi­dua­li­za­da y de gas­tos mé­di­cos ma­yo­res.

“Sa­be­mos que cuen­tas con cré­di­tos hi­po­te­ca­rios, au­to­mo­tri­ces, de nó­mi­na. Pe­ro lo más im­por­tan­te es la tran­qui­li­dad de tu fa­mi­lia y se­res ama­dos, por lo que es vi­tal man­te­ner tus re­mu­ne­ra­cio­nes ín­te­gras”, ex­pli­ca el men­sa­je de co­rreo elec­tró­ni­co que des­de ayer cir­cu­la pro­fu­sa­men­te en­tre di­rec­to­res y sub­di­rec­to­res de área de las de­pen­den­cias fe­de­ra­les, “el ser­vi­cio pú­bli­co no es­tá in­te­gra­do por per­so­nas co­rrup­tas que ado­lez­can de to­dos los ad­je­ti­vos ne­ga­ti­vos (sic) con los que se les ha tra­ta­do re­cien­te­men­te”.

Ape­nas si ha­bían pa­sa­do 48 ho­ras de la pro­mul­ga­ción de la Ley Fe­de­ral de Re­mu­ne­ra­cio­nes. “No te de­jes sor­pren­der”, aler­ta­ban los abo­ga­dos a sus po­si­bles clien­tes. A su jui­cio, di­cha nor­ma­ti­va —que ge­ne­ró crí­ti­cas a la ma­yo­ría mo­re­nis­ta, por su desaseo le­gis­la­ti­vo— pron­to se­rá de­ro­ga­da por la Ley de Aus­te­ri­dad Re­pu­bli­ca­na.

¿Pu­bli­ci­dad en­ga­ño­sa?. “Tru­san & Roma te ofre­ce pro­mo­ver pa­ra ti un am­pa­ro in­di­rec­to con­tra le­yes, es­pe­cí­fi­ca­men­te con­tra el Pre­su­pues­to de Egre­sos de la Fe­de­ra­ción 2019, así co­mo con­tra la Ley deaus­te­ri­dad Re­pu­bli­ca­na que en es­tos mo­men­tos es­tá en dic­ta­mi­na­ción en el Con­gre­so de la Unión, las cua­les ex­pre­sa­men­te dis­mi­nui­rán tu sa­la­rio y can­ce­la­rán tus se­gu­ros”, ad­vier­ten.

El pun­to de quie­bre —de acuer­do con es­ta in­ter­pre­ta­ción— ocu­rri­ría du­ran­te la pri­me­ra quin­ce­na del año pró­xi­mo, cuan­do que­da­rían can­ce­la­dos los se­gu­ros y apli­ca­ría el nue­vo to­pe sa­la­rial. An­tes, Tru­san & Roma ha­brá tra­mi­ta­do, a más tardar, den­tro de un mes, se­gún sus es­ti­ma­cio­nes.

“¿Pa­ra qué am­pa­rar­se? Pa­ra man­te­ner el mon­to ín­te­gro de tu sa­la­rio y man­te­ner la pro­tec­ción que te brin­dan los se­gu­ros con los que cuen­tas y que for­man par­te de tus re­mu­ne­ra­cio­nes con­for­me a la Ley, pa­ra lo que se so­li­ci­ta­rá a la jus­ti­cia fe­de­ral la sus­pen­sión de las me­di­das que te re­du­ci­rían tu sa­la­rio y can­ce­la­rán tus se­gu­ros”, ofre­cen.

Un cli­ma de in­cer­ti­dum­bre y preo­cu­pa­ción al in­te­rior de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca Fe­de­ral cen­tra­li­za­da y paraestatal, así co­mo en el Po­der Ju­di­cial y en ór­ga­nos au­tó­no­mos, se ha ex­ten­di­doa par­tir de la con­fir­ma­ción de la po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad re­pu­bli­ca­na.

Allí es­tá, por ejem­plo, el “do­cu­men­to de aná­li­sis” —ela­bo­ra­do por fun­cio­na­rios en ac­ti­vo, a fi­na­les de agos­to pa­sa­do— ten­dien­te a “sal­va­guar­dar el ade­cua­do fun­cio­na­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y los de­re­chos de los ser­vi­do­res pú­bli­cos” y ad­ver­tir so­bre las im­pli­ca­cio­nes que ten­dría pres­cin­dir de 70% del per­so­nal de con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les.

El am­pa­ro co­lec­ti­vo se­ría la op­ción más via­ble. En el Ine­gi —con­fir­ma­ban a me­dia­dos de la se­ma­na que ter­mi­na— ya se re­co­pi­lan fir­mas y do­cu­men­tos, par­ti­cu­lar­men­te pa­ra tra­tar de pre­ser­var el pa­que­te de pres­ta­cio­nes. En el INAI y en el INEEE, por el con­tra­rio, no se re­sig­nan a la ex­tin­ción.

EFEC­TOS SE­CUN­DA­RIOS

¿RE­DEN­CIÓN? Los pro­mo­to­res del re­gre­so del exa­sam­bleís­ta Xiuh Gui­ller­mo Te­no­rio Ar­ti­gas sos­tie­nen que el po­li­tó­lo­go ita­mi­ta y ex­fun­cio­na­rio de Segob es uno de los ser­vi­do­res pú­bli­cos más fa­mi­lia­ri­za­dos con el de­ba­te so­bre la des­pe­na­li­za­ción del con­su­mo de ma­ri­gua­na. Su men­ción co­mo pro­ba­ble sus­ti­tu­to de Julio Sán­chez y Té­poz co­mo ti­tu­lar de la Co­fe­pris ge­ne­ró una fu­ri­bun­da reac­ción en­tre re­pre­sen­tan­tes de em­pre­sas ta­ba­ca­le­ras y re­fres­que­ras, lo que pa­re­ció dis­mi­nuir sus as­pi­ra­cio­nes. Pe­ro aho­ra que se per­fi­la la crea­ción del nue­vo Ins­ti­tu­to Me­xi­cano de Re­gu­la­ción y Con­trol del Can­na­bis —se­gún la pro­pues­ta de la se­na­do­ra Ol­ga Sán­chez Cor­de­ro y Ri­car­do Mon­real—, re­vi­ven sus po­si­bi­li­da­des.

DES­EQUI­LI­BRIOS. El abas­to de gas na­tu­ral en Mé­xi­co re­pre­sen­ta uno de los prin­ci­pa­les asun­tos a re­sol­ver pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción en­tran­te. En el 2017, la pro­duc­ción na­cio­nal fue de 4,240 mi­llo­nes de pies cú­bi­cos, mien­tras que la im­por­ta­ción fue de 4,923 mi­llo­nes. El gas na­tu­ral es el prin­ci­pal in­su­mo pa­ra ge­ne­rar ener­gía eléc­tri­ca, pe­ro, de acuer­do con la Au­di­to­ría Su­pe­rior de la Fe­de­ra­ción, la CFE gas­tó 6,900 mi­llo­nes de pe­sos por ga­so­duc­tos que no uti­li­za. Una ci­fra es­can­da­lo­sa que ex­pli­ca en par­te por qué la em­pre­sa re­por­ta pér­di­das por más de 37,000 mi­llo­nes de pe­sos en lo que va del año. Las im­por­ta­cio­nes de gas na­tu­ral es­tán en­tre 60% y 70% del con­su­mo na­cio­nal y la pro­duc­ción ha ve­ni­do de­cli­nan­do en los úl­ti­mos años, no obs­tan­te que Mé­xi­co tie­ne los re­cur­sos pa­ra ser au­to­su­fi­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.