San­ta Lu­cía no es el fin del mun­do

Es­ta­mos an­te la po­si­bi­li­dad de dar un pa­so ade­lan­te, ha­cia un país de ma­yor cre­ci­mien­to.

El Economista (México) - - Indice - Vidal lle­re­nas

La de­ci­sión de con­ti­nuar la cons­truc­ción del nue­vo ae­ro­puer­to de la CDMX o de cam­biar­lo por un sis­te­ma ae­ro­por­tua­rio que con­ser­ve el ac­tual y su­me al de San­ta Lu­cía y una am­plia­ción al de To­lu­ca no era sen­ci­lla. Exis­tían mu­chas ra­zo­nes en fa­vor y en con­tra en am­bas al­ter­na­ti­vas. Al fi­nal, se to­mó una de­ci­sión con ba­se en una con­sul­ta ciu­da­da­na. Los con­tra­tos y los com­pro­mi­sos fi­nan­cie­ros se­rán res­pe­ta­dos, mien­tras que el go­bierno ya dia­lo­ga con las em­pre­sas que participaron en Tex­co­co. Los mer­ca­dos to­ma­ron la de­ci­sión con cier­to ner­vio­sis­mo, pe­ro fi­nal­men­te la pru­den­cia se im­pu­so.

Hoy na­die pue­de ha­blar de que exis­te una tur­bu­len­cia fi­nan­cie­ra en Mé­xi­co, o al­go cer­cano a eso. Los com­pro­mi­sos de­ri­va­dos de la can­ce­la­ción son me­no­res con res­pec­to a las fi­nan­zas na­cio­na­les y al­gu­nos tie­nen fuen­te de re­pa­go. Ade­más, la nue­va so­lu­ción ten­drá un cos­to menor a la in­ver­sión de Tex­co­co. Lo im­por­tan­te es con­cre­tar los pro­yec­tos que van a am­pliar la ofer­ta de trans­por­te aé­reo y exis­te un plan pa­ra ha­cer­lo, que pue­de po­ner­se en mar­cha du­ran­te los pri­me­ros me­ses del pró­xi­mo año. Exis­te la dis­po­si­ción de em­pre­sas e in­ver­sio­nis­tas pa­ra par­ti­ci­par.

El pró­xi­mo go­bierno re­co­ge bue­na par­te de las agen­das que la IP ha­bía pe­di­do a otros go­bier­nos. El com­ba­te a la co­rrup­ción, in­cen­ti­vos fis­ca­les don­de se en­fren­te una ma­yor com­pe­ten­cia ex­te­rior, la po­lí­ti­ca in­dus­trial pa­ra apo­yar la in­no­va­ción, con­trol de las trans­fe­ren­cias dis­cre­cio­na­les a es­ta­dos y mu­ni­ci­pios, ma­yor in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra,sin in­cre­men­to de los im­pues­tos, con fi­nan­zas pú­bli­cas sa­nas, ya que el gas­to ad­mi­nis­tra­ti­vo se re­du­ci­rá de ma­ne­ra im­por­tan­te.

Las nue­vas po­lí­ti­cas van a in­cre­men­tar los re­cur­sos a dis­po­si­ción de las per­so­nas de me­no­res in­gre­sos, lo que se va a tra­du­cir en un ma­yor mer­ca­do in­terno y en una re­duc­ción de la con­flic­ti­vi­dad so­cial. Eso ge­ne­ra, sin du­da, un me­jor me­dio am­bien­te pa­ra in­ver­tir.

Es­ta­mos an­te la po­si­bi­li­dad de dar un pa­so ade­lan­te, ha­cia un país de ma­yor cre­ci­mien­to y me­jor dis­tri­bu­ción del in­gre­so. Ló­pez Obra­dor, co­no­ce­dor de la his­to­ria, men­cio­na dos ejem­plos de éxi­to co­mo vi­sión de lo que po­de­mos al­can­zar, el nue­vo pac­to so­cial del pre­si­den­te Roo­se­velt, que sa­có a la eco­no­mía de EU de la Gran De­pre­sión, o el de­sa­rro­llo es­ta­bi­li­za­dor en Mé­xi­co que ge­ne­ró dé­ca­das de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

Pa­ra lo­grar to­do es­to es ne­ce­sa­rio man­te­ner el diá­lo­go en­tre go­bierno y sec­tor pri­va­do, el en­cono y la con­fron­ta­ción no sir­ven, la crí­ti­ca sí, por­que ayu­da a co­rre­gir erro­res y a ex­pre­sar los pun­tos de vis­ta de to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.