Ha­ble­mos del gra­do de in­clu­sión fi­nan­cie­ra en el que vi­vi­mos

El Economista (México) - - Valores Y Dinero - Gui­ller­mo Jr. Cár­de­nas Sal­ga­do*

¿Al­gu­na vez se ha pre­gun­ta­do qué tan in­clui­do fi­nan­cie­ra­men­te es­tá? De acuer­do con la de­fi­ni­ción des­cri­ta en la Po­lí­ti­ca Na­cio­nal de In­clu­sión Fi­nan­cie­ra, se de­be­ría cues­tio­nar lo si­guien­te: ¿tie­ne ac­ce­so a ser­vi­cios fi­nan­cie­ros for­ma­les? En ca­so de que ten­ga ac­ce­so a és­tos, ¿los usa? Y si los usa, ¿qué tal es­tá su edu­ca­ción fi­nan­cie­ra? Fi­nal­men­te, ¿es­tá pro­te­gi­do pa­ra uti­li­zar­los? La res­pues­ta a ca­da una de es­tas pre­gun­tas le per­mi­ti­rá sa­ber qué tan in­clui­do (o ex­clui­do) es­tá. Pa­ra cons­truir es­tas pre­gun­tas e in­fe­rir el gra­do de in­clu­sión fi­nan­cie­ra, se uti­li­za­ron al­gu­nas mé­tri­cas del Re­por­te Na­cio­nal de In­clu­sión Fi­nan­cie­ra 2018 (RNIF-18).

Ac­ce­so. Lo que se de­sea co­no­cer es la exis­ten­cia y cer­ca­nía de in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra ac­ce­der a pro­duc­tos y ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, in­de­pen­dien­te­men­te de que hoy en día exis­ta tec­no­lo­gía pa­ra ac­ce­der re­mo­ta­men­te nos en­fo­ca­re­mos a ni­vel mu­ni­ci­pal: ¿el mu­ni­ci­pio en don­de se vi­ve cuen­ta con in­fra­es­truc­tu­ra co­mo su­cur­sa­les, ca­je­ros au­to­má­ti­cos, co­mi­sio­nis­tas o ter­mi­na­les de pun­to de ven­ta?

• Ni­vel ba­jo. Si se vi­ve en al­gún mu­ni­ci­pio sin ca­na­les de ac­ce­so.

• Ni­vel bá­si­co. Si se vi­ve en al­gún mu­ni­ci­pio con só­lo un ca­nal de ac­ce­so.

• Ni­vel me­dio. Si se vi­ve en al­gún mu­ni­ci­pio con dos o tres ca­na­les de ac­ce­so.

• Ni­vel al­to. Si se vi­ve en al­gún mu­ni­ci­pio con los cua­tro ca­na­les de ac­ce­so.

En­tre ma­yor in­fra­es­truc­tu­ra exis­ta y es­té cer­ca­na a los ha­bi­tan­tes, tan­to las per­so­nas co­mo las em­pre­sas pue­den dis­mi­nuir sus cos­tos de transac­ción y de opor­tu­ni­dad pa­ra ac­ce­der for­mal­men­te al aho­rro, in­ver­sión, se­gu­ros, cré­di­tos y transac­cio­nes, en­tre otros. Se­gún la in­for­ma­ción pre­sen­ta­da en el RNIF-18, en ju­nio del 2017, se te­nían iden­ti­fi­ca­dos 549 mu­ni­ci­pios sin pre­sen­cia de ca­na­les deac­ce­so, en los que ha­bi­tan 1.6% de los adul­tos de la po­bla­ción me­xi­ca­na; 285 mu­ni­ci­pios con­ta­ban con só­lo un ca­nal, don­de vi­vían 1.6% de los adul­tos; 571 mu­ni­ci­pios con dos o tres ca­na­les y 6.6% de los adul­tos; 1,053 mu­ni­ci­pios con los cua­tro ca­na­les y 90.2% de la po­bla­ción adul­ta.

Uso. En ca­so de que se ten­ga ac­ce­so a ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, ¿uti­li­za cuen­ta o pro­duc­to de cap­ta­ción pa­ra re­ci­bir pa­gos, ha­cer pa­gos o trans­fe­ren­cias, aho­rrar o in­ver­tir di­ne­ro? ¿Tie­ne lí­nea de cré­di­to o ac­ce­so a cré­di­to for­mal? ¿Cuen­ta con se­gu­ros? ¿Tie­ne op­cio­nes de aho­rro vo­lun­ta­rio o es­que­mas de in­ver­sión pa­ra el re­ti­ro? ¿Usa las op­cio­nes di­gi­ta­les co­mo apps, pá­gi­nas web, et­cé­te­ra?

• Ni­vel ba­jo. No uti­li­za nin­gu­na. • Ni­vel bá­si­co. Uti­li­za al me­nos una de las pri­me­ras cua­tro y se pue­de o no ha­cer uso de las op­cio­nes di­gi­ta­les de su ins­ti­tu­ción

fi­nan­cie­ra (apps, pá­gi­nas web, et­cé­te­ra).

• Ni­vel me­dio. Uti­li­za las pri­me­ras cua­tro (to­das) y uti­li­za el por­tal de In­ter­net de su ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra.

• Ni­vel al­to. Tie­ne el ni­vel me­dio y uti­li­za apli­ca­cio­nes aso­cia­das a su cuen­ta en su te­lé­fono ce­lu­lar.

En­tre más se uti­li­cen los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros for­ma­les y se in­te­gre la tec­no­lo­gía, se tie­ne la po­si­bi­li­dad de ha­cer transac­cio­nes, aho­rrar, in­ver­tir, con­tra­tar un se­gu­ro y so­li­ci­tar cré­di­to, he­rra­mien­tas que, bien uti­li­za­das, pue­den dar la po­si­bi­li­dad de in­cre­men­tar el pa­tri­mo­nio, ini­ciar un ne­go­cio, ad­mi­nis­trar los ries­gos, dis­mi­nuir cos­tos y op­ti­mi­zar tiem­pos, en­tre otras co­sas. Al cie­rre de ju­nio del 2017, el sec­tor de la ban­ca múl­ti­ple re­por­tó 13 mi­llo­nes de cuen­tas que tie­nen asig­na­do un te­lé­fono ce­lu­lar co­mo me­dio pa­ra rea­li­zar transac­cio­nes yés­tas re­pre­sen­ta­ban só­lo 15% del to­tal de las cuen­tas transac­cio­na­les.

Edu­ca­ción fi­nan­cie­ra. Ya que se tie­ne ac­ce­so a los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros y se uti­li­zan, con la edu­ca­ción fi­nan­cie­ra se bus­ca que la po­bla­ción ad­quie­ra ap­ti­tu­des, ha­bi­li­da­des y co­no­ci­mien­tos pa­ra es­tar en po­si­bi­li­dad de efec­tuar un co­rrec­to ma­ne­jo y pla­nea­ción de sus fi­nan­zas per­so­na­les, así co­mo pa­ra eva­luar la ofer­ta de pro­duc­tos y ser­vi­cios fi­nan­cie­ros. Pri­me­ro, ¿lle­va a ca­bo una ad­mi­nis­tra­ción y pla­nea­ción de sus fi­nan­zas, por ejem­plo, rea­li­zar un pre­su­pues­to o re­gis­tro de gas­tos? ¿Tie­ne iden­ti­fi­ca­da la fe­cha de los pa­gos o só­lo ha­ce com­pras pla­nea­das? ¿Se pla­nea la con­tra­ta­ción de los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, por ejem­plo, ad­mi­nis­tra­ción de ries­gos an­te even­tos ad­ver­sos? ¿To­ma en cuen­ta el lar­go pla­zo? Se­gun­do, ¿se uti­li­za de ma­ne­ra óp­ti­ma el ti­po de pro­duc­to o ser­vi­cio fi­nan­cie­ro con el que cuen­ta? ¿Cree que le sa­ca el má­xi­mo pro­ve­cho a sus tar­je­tas de cré­di­to? ¿Co­no­ce y apli­ca me­dios pa­ra pro­te­ger su in­for­ma­ción? Y ter­ce­ro, ¿co­no­ce los di­fe­ren­tes ti­pos de cré­di­to hi­po­te­ca­rio?

• Ni­vel ba­jo. En ge­ne­ral, no rea­li­za nin­gu­na de las tres ac­ti­vi­da­des.

• Ni­vel bá­si­co. En ge­ne­ral, lle­va ca­bo al me­nos una de las tres ac­ti­vi­da­des. • Ni­vel me­dio. En ge­ne­ral, rea­li­za dos de las tres ac­ti­vi­da­des an­tes men­cio­na­das. • Ni­vel al­to. En ge­ne­ral, rea­li­za las tres ac­ti­vi­da­des an­tes men­cio­na­das.

Es desea­ble que un usua­rio con edu­ca­ción fi­nan­cie­ra to­me de­ci­sio­nes acor­de a sus in­tere­ses, eli­ja pro­duc­tos que se ajus­ten a sus ne­ce­si­da­des y com­pren­da los de­re­chos y obli­ga­cio­nes aso­cia­dos a la con­tra­ta­ción de esos ser­vi­cios. De acuer­do con la in­for­ma­ción pre­sen­ta­da en el RNIF-18, en el 2015, 37% de los adul­tos en Mé­xi­co lle­va­ba un re­gis­tro de sus gas­tos y 76% re­por­tó ha­cer com­pras que no te­nía pla­nea­das; asi­mis­mo, 17% com­pa­ró pro­duc­tos de aho­rro an­tes de con­tra­tar­los y 73% no te­nía al­gún ti­po de se­gu­ro.

Pro­tec­ción al con­su­mi­dor. La pro­tec­ción al con­su­mi­dor im­pli­ca el di­se­ño e im­plan­ta­ción de un mar­co nor­ma­ti­vo pa­ra pro­te­ger a los usua­rios de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros y, de es­ta for­ma, ge­ne­rar con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras. Pa­ra es­te in­di­ca­dor, se pue­de ge­ne­ra­li­zar el mar­co nor­ma­ti­vo de la si­guien­te ma­ne­ra: ¿sa­bía que en Mé­xi­co exis­te una ins­ti­tu­ción pú­bli­ca a la que se pue­de acu­dir pa­ra la aten­ción de pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con ser­vi­cios y pro­duc­tos fi­nan­cie­ros (Con­du­sef)?¿sa­be que exis­ten me­ca­nis­mos pa­ra pre­ve­nir el ries­go de ro­bo de iden­ti­dad de­no­mi­na­dos Ba­ses de Co­la­bo­ra­ción en Ma­te­ria de Su­plan­ta­ción o Usur­pa­ción de Iden­ti­dad? ¿Sa­be que exis­te una ley pa­ra re­gu­lar ins­ti­tu­cio­nes de tec­no­lo­gía fi­nan­cie­ra? ¿Sa­be que al in­te­rior de ca­da ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra hay áreas es­pe­cia­li­za­das don­de atien­den a los usua­rios o clien­tes con res­pec­to a con­sul­tas, que­jas y re­cla­ma­cio­nes de for­ma di­rec­ta lla­ma­das Uni­da­des Es­pe­cia­li­za­das de Aten­ción a Usua­rios (UNE)?

• Ni­vel ba­jo. No exis­te nin­gu­na. • Ni­vel bá­si­co. Exis­te al me­nos una y pue­de ro­bus­te­cer­se el mar­co nor­ma­ti­vo. • Ni­vel me­dio. Exis­ten en­tre dos y tres y pue­de ro­bus­te­cer­se el mar­co nor­ma­ti­vo. • Ni­vel al­to. Exis­ten las cua­tro y pue­de ro­bus­te­cer­se el mar­co nor­ma­ti­vo.

Se­gún la in­for­ma­ción pre­sen­ta­da en el RNIF-18, las ac­cio­nes de de­fen­sa de la Con­du­sef en el 2017 fue­ron de 1.75 mi­llo­nes; en ese año exis­tían 7,800 ofi­ci­nas re­gio­na­les de la UNE, 61 mó­du­los de aten­ción y 36 de­le­ga­cio­nes es­ta­ta­les de la Con­du­sef.

Pa­ra de­fi­nir apro­xi­ma­da­men­te su gra­do de in­clu­sión fi­nan­cie­ra, las res­pues­tas de ni­vel ba­jo va­len uno, las bá­si­cas va­len dos, las me­dias va­len tres y las al­tas va­len cua­tro. Lo ade­cua­do es ob­te­ner 16 pun­tos. Es im­por­tan­te se­ña­lar que los con­cep­tos que se con­si­de­ra­ron en es­ta me­di­ción se pue­den mo­di­fi­car pa­ra ser más de­ta­lla­dos, por ejem­plo, en fun­ción del pro­duc­to y ser­vi­cio fi­nan­cie­ro o de la ins­ti­tu­ción que los ofre­ce (co­mo pue­den ser las em­pre­sas fin­tech) o de la tec­no­lo­gía que se uti­li­ce.

Fi­nal­men­te, los te­mas de ac­ce­so y pro­tec­ción al con­su­mi­dor, aun­que son im­por­tan­tes, son exó­ge­nos; mien­tras que el uso y la edu­ca­ción fi­nan­cie­ra co­rres­pon­den a ca­da una de las per­so­nas apli­car­los ya sea co­mo in­di­vi­duo o co­mo em­pre­sa, pa­ra apro­ve­char los pro­duc­tos y ser­vi­cios fi­nan­cie­ros que se ofre­cen en el país.

El au­tor es di­rec­tor de Eva­lua­ción y Bue­nas Prác­ti­cas en BB­VA Ban­co­mer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.