JAVIER AMIE­VA

El Financiero Monterrey - - PORTADA - Javier Amie­va El au­tor es ana­lis­ta po­lí­ti­co en Te­xas, y ex­per­to en te­mas de la fron­te­ra Mé­xi­co-Es­ta­dos Uni­dos. Opi­ne us­ted: javier.amie­va@his­pa­ni­cin­ter­na­tio­nal.com

Vo­ci­fe­rar por la cons­truc­ción de un Mu­ro no es lo mis­mo que cons­truir­lo, sin em­bar­go se si­guen gas­tan­do pre­su­pues­tos, “ex­pro­pian­do” te­rre­nos y las co­mu­ni­da­des del Va­lle de Te­xas agre­gan es­ta ca­la­mi­dad a las que ya dia­ria­men­te vi­ven:

Pri­me­ro los frau­des mé­di­cos –do­cu­men­ta­dos y no do­cu­men­ta­dos-, cu­yos mul­ti­mi­llo­na­rios abu­sos han si­do cau­sa de que Do­nald Trump es­té re­cor­tan­do so­por­te a Me­di­ca­re, Me­di­caid y a mu­chos pro­gra­mas so­cia­les y que es­tá afec­tan­do a la co­mu­ni­dad his­pa­na en esa área.

Des­pués, las olea­das de “me­no­res no acom­pa­ña­dos”, pro­ce­den­tes de Cen­troa­mé­ri­ca en su ma­yo­ría. Es­te pro­ble­ma no es re­cien­te, tie­ne ya años, pe­ro es­te 2018 se exa­cer­bó y la ad­mi­nis­tra­ción Trump reac­cio­nó en for­ma irri­si­ble y vio­len­ta: Se­pa­rar fa­mi­lias pa­ra en­viar el men­sa­je de que se apli­ca­ría la “To­le­ran­cia CE­RO” pa­ra te­mas mi­gra­to­rios. Y aun­que es­ta or­den exe­cu­ti­va de Trump es la úni­ca de la cual se ha re­trac­ta­do, el da­ño ya es­ta­ba he­cho.

Ter­ce­ra ca­la­mi­dad: la Vio­len­cia. El área de El Va­lle, que conecta por va­rias ca­rre­te­ras y puen­tes in­ter­na­cio­na­les con Mé­xi­co, man­tie­ne co­mo ar­te­ria prin­ci­pal la ca­rre­te­ra Mon­te­rrey-Rey­no­sa que se ha con­ver­ti­do en una zo­na po­co se­gu­ra pa­ra el tu­ris­ta y co­mo re­sul­ta­dos los vi­si­tan­tes de Mé­xi­co a McA­llen, y en ge­ne­ral el Va­lle de Te­xas han dis­mi­nui­do. Los aten­ta­dos en con­tra de fa­mi­lias re­gias en Ta­mau­li­pas se han da­do en el pleno día. El tra­mo que se men­cio­na co­mo más ries­go­so es el des­po­bla­do que se ubi­ca en­tre el Puen­te An­zal­dúas y la Ca­rre­te­ra Rey­no­sa-Mon­te­rrey. Lo que ha lle­va­do al cie­rre de tien­das y a que la ocu­pa­ción ho­te­le­ra ha­ya caí­do a por­cen­ta­jes me­no­res del 20 por cien­to, se­gún de­cla­ra­ron au­to­ri­da­des ha­ce al­gu­nos me­ses.

Es­te 2018, pa­ra ne­go­ciar los le­gis­la­do­res el presupuesto fis­cal na­cio­nal -que ter­mi­na es­te sep­tiem­bre-, fue­ron apro­ba­dos fon­dos pa­ra cons­truir100 ki­ló­me­tros de Mu­ro al sur de Te­xas. Es cier­to, exis­ten mu­chos obs­tácu­los le­ga­les y lo­gís­ti­cos, co­mo lo han de­mos­tra­do los es­fuer­zos de las ad­mi­nis­tra­cio­nes an­te­rio­res pa­ra cons­truir “ba­rre­ras fron­te­ri­zas” y los pro­pie­ta­rios de Te­xas es­tán lu­chan­do con­tra los es­fuer­zos del go­bierno por lo que con­si­de­ran un ex­pro­pia­ción vir­tual que de­ja­ra los ran­chos sin agua y di­vi­di­rá los pas­ti­za­les pa­ra cons­truir un mu­ro, al igual que mu­chos de ellos lu­cha­ron, cuan­do los es­fuer­zos rea­li­za­dos por la ad­mi­nis­tra­ción Bush pa­ra arre­ba­tar sus tie­rras ha­ce 10 años, hoy resurge esa pe­sa­di­lla que se va ex­ten­dien­do de Es­te a Oes­te y co­mo el Mu­ro no na­da más es “pa­ra evi­tar que ra­te­ros y ase­si­nos sean en­via­dos des­de Mé­xi­co”, sino pa­ra que sir­va co­mo ejem­plo y es­car­mien­to, sec­cio­nes de mu­ros se se­gui­rán ex­ten­dien­do por la ri­ve­ras del rio Bra­vo. Pron­to el Mu­ro se cons­trui­rá y se­rá vi­si­ble en áreas co­mo Pharr y La­re­do Te­xas. “Pron­to se da­rán a co­no­cer qué áreas son las que ve­rán la cons­truc­ción del mu­ro en es­ta re­gión”, co­men­tó el le­gis­la­dor te­xano, Henry Cue­llar y agre­gó, “La­re­do pron­to ve­ra cons­truir al­gu­nas sec­cio­nes del Mu­ro; sin em­bar­go no es­ta­mos dis­pues­tos ni a otor­gar fon­dos adi­cio­na­les ni a per­mi­tir que otros re­cur­sos de­di­ca­dos pa­ra el ejér­ci­to y la de­fen­sa mi­li­tar de los Es­ta­dos Uni­dos se usen pa­ra otros fi­nes”.

En Te­xas las le­yes am­bien­ta­les im­pi­den nue­vas cons­truc­cio­nes en cier­tas áreas. Cual­quier pro­yec­to de con­tra­ta­ción, es­pe­cial­men­te di­ri­gi­do por DHS –De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad In­ter­na-, co­rre el ries­go de so­bre­pa­sar drás­ti­ca­men­te tan­to su cro­no­gra­ma co­mo su presupuesto. Pe­ro es­tos no son obs­tácu­los pa­ra la cons­truc­ción de un mu­ro pa­ra Trump, quien ob­je­ta siem­pre co­mo “se­gu­ri­dad na­cio­nal”.

Así que el men­sa­je del le­gis­la­dor tie­ne va­rias lec­tu­ras: El Mu­ro de Trump tie­ne fon­dos pa­ra arran­car y cons­truir al me­nos unos cien­tos de mi­llas; Trump po­drá pre­su­mir an­tes de las elec­cio­nes que ya em­pe­zó a cons­truir , y que los de­mó­cra­tas es­tán, “obs­ta­cu­li­zan­do la se­gu­ri­dad del país” y así cum­plir par­cial­men­te a sus elec­to­res; sin em­bar­go aun cuan­do Trump ejer­za pre­sión y qui­zás has­ta pa­ra­li­ce al país no apro­ban­do los pre­su­pues­tos fis­ca­les pa­re el 2019, los le­gis­la­do­res, al me­nos al de­cir de Cue­llar ten­drán la última pa­la­bra.

En fin, pa­ra ser cla­ros, no hay al­gu­na ma­ne­ra de que Do­nald Trump sal­ga de la ofi­ci­na por ter­mino de fun­cio­nes o por jui­cio po­lí­ti­co-, con un mu­ro de 3 mil ki­ló­me­tros cons­trui­do; no hay presupuesto y los le­gis­la­do­res pa­re­cen es­tar de­ci­di­dos. Sin em­bar­go pron­to ve­re­mos un Mu­ro “sim­bó­li­co” que va a em­pe­zar a er­guir­se en las in­me­dia­cio­nes de La­re­do, ex­ten­dien­do ca­la­mi­da­des co­mo las que han pe­sa­do so­bre el Va­lle de Te­xas.

Así es­ti­ma­do lec­tor es­tán las co­sas y Trump a pe­sar de to­do si­gue te­nien­do una apro­ba­ción su­pe­rior al 40 por cien­to .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.