Ju­ven­tud y de­mo­cra­cia en Mé­xi­co

El Financiero Monterrey - - ENTRE LÍNEAS - Ser­gio Ló­pez Ra­mos Opi­ne us­ted: sl­ra­mos2020@gmail.com El au­tor es Po­li­tó­lo­go por el Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey y can­di­da­to de la Maes­tría en Cien­cia Po­lí­ti­ca y Po­lí­ti­ca Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad de Guelph.

Las es­ce­nas de una es­tu­dian­te pro­te­gien­do a su no­vio de la vio­len­cia fí­si­ca de los po­rros en las ins­ta­la­cio­nes de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co son una re­mi­nis­cen­cia dia­ria de la deu­da que tie­ne el es­ta­do me­xi­cano con los jó­ve­nes.

Ha­ce 50 años cien­tos de es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios en Tla­te­lol­co, los hi­jos re­bel­des de las cla­ses me­dias ur­ba­nas me­xi­ca­nas, fue­ron ase­si­na­dos por un es­ta­do au­to­ri­ta­rio que no al­can­zó a com­pren­der la mag­ni­tud de sus ac­cio­nes. Pe­ro el de­rra­ma­mien­to de san­gre no se de­tu­vo allí. Le­jos de ge­ne­rar opor­tu­ni­da­des pa­ra los jó­ve­nes, el ré­gi­men de par­ti­do úni­co las aco­tó, y si­guió uti­li­zan­do el ejer­ci­cio de la vio­len­cia fí­si­ca. Allí es­tán las víc­ti­mas del Hal­co­na­zo y de la gue­rra su­cia con­tra cien­tos de jó­ve­nes que or­ga­ni­za­ron en Chihuahua, Gue­rre­ro y Nue­vo León mo­vi­mien­tos gue­rri­lle­ros que bus­ca­ban ge­ne­rar al­ter­na­ti­vas so­cia­lis­tas y re­vo­lu­cio­na­rias.

Pe­ro no so­lo el ré­gi­men de par­ti­do úni­co le dio la es­pal­da a los jó­ve­nes me­xi­ca­nos. La gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co de Fe­li­pe Cal­de­rón hi­zo efec­ti­vo el slo­gan del Par­ti­do Ac­ción Na­cio­nal que de­cía “pa­ra que las dro­gas no lle­guen a tus hi­jos” de for­ma inima­gi­na­ble. No po­de­mos ol­vi­dar a las víc­ti­mas de las Vi­llas de Sal­vár­car en Chihuahua, ni las 193 per­so­nas que fue­ron ma­sa­cra­das en San Fer­nan­do, Ta­mau­li­pas. En Nue­vo León, su­fri­mos los ase­si­na­tos de Ja­vier Francisco Arre­don­do Ver­du­go y Jor­ge An­to­nio Mer­ca­do Alon­so en las ins­ta­la­cio­nes del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey. De la no­che a la ma­ña­na, pa­sa­ron de ser si­ca­rios ar­ma­dos has­ta los dien­tes a es­tu­dian­tes de ex­ce­len­cia.

La se­gun­da al­ter­nan­cia en el po­der li­de­ra­da por el Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal lle­gó con la des­apa­ri­ción de los 43 es­tu­dian­tes de Ayot­zi­na­pa y la pro­pa­ga­ción de los fe­mi­ni­ci­dios por to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal.

A 30 años de ha­ber ini­cia­do el pro­ce­so de tran­si­ción a la de­mo­cra­cia en nues­tro país y de acuer­do con ci­fras de la Co­mi­sión Na­cio­nal pa­ra Pre­ve­nir la Dis­cri­mi­na­ción del 2014, 17.5 mi­llo­nes de jó­ve­nes vi­vían en si­tua­ción de po­bre­za, de los cua­les 13.9 mi­llo­nes vi­ven en po­bre­za mo­de­ra­da y 3.6 mi­llo­nes en po­bre­za ex­tre­ma.

Es­ta si­tua­ción de pre­ca­rie­dad y la fal­ta de opor­tu­ni­da­des que fa­ci­li­ten la mo­vi­li­dad so­cial, ge­ne­ran con­di­cio­nes ex­tre­mas en las que los jó­ve­nes en­cuen­tran el ca­mino cor­to pa­ra te­ner ac­ce­so a re­cur­sos eco­nó­mi­cos me­dian­te su par­ti­ci­pa­ción en ac­ti­vi­da­des de­lic­ti­vas co­mo el nar­co­trá­fi­co, así mu­chos jó­ve­nes afir­man “pre­fie­ro vi­vir tres años co­mo rey, a trein­ta co­mo wey.”

La cuar­ta trans­for­ma­ción que li­de­ra An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor y el Mo­vi­mien­to de Re­ge­ne­ra­ción Na­cio­nal tie­nen co­mo una de sus ta­reas más im­por­tan­tes brin­dar­le a la ju­ven­tud opor­tu­ni­da­des de de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial, pe­ro so­bre to­do, con­tri­buir a ter­mi­nar con la se­rie de pre­jui­cios y pa­ra­dig­mas que exis­ten con­tra los jó­ve­nes.

Hay que re­cor­dar el re­cha­zo y el pre­jui­cio del que fue víc­ti­ma Pe­dro Ca­rri­za­les Be­ce­rra, dipu­tado lo­cal elec­to del Con­gre­so del Es­ta­do de San Luis Po­to­sí. Le­jos de pre­sen­tar una ima­gen de po­lí­ti­co tra­di­cio­nal, Ca­rri­za­les lle­va ta­tua­jes, fue cha­vo ban­da y es­tu­vo en la cár­cel. Su elec­ción y las crí­ti­cas que re­ci­bió po­nen al des­cu­bier­to una so­cie­dad lle­na de pre­jui­cios por su apa­rien­cia y de­jan a un la­do la his­to­ria de su­pe­ra­ción per­so­nal que Ca­rri­za­les Be­ce­rra nos com­par­te.

Oja­lá que los jó­ve­nes de Nue­vo León y de Mé­xi­co dis­fru­ten en el me­diano y lar­go pla­zo de las opor­tu­ni­da­des de de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial que tan­to se les ha ne­ga­do. Hay que dar­le un fu­tu­ro sos­te­ni­ble a nues­tros jó­ve­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.