Fi­nan­zas Pú­bli­cas y Se­gu­ri­dad: el do­lor de ca­be­za pa­ra cual­quier al­cal­de

El Financiero Monterrey - - ENTRE LÍNEAS - Pa­blo de la Pe­ña Sán­chez Opi­ne us­ted: ppe­nia@it­sem.mx El au­tor es De­cano de la Re­gión Nor­te de la Es­cue­la de Cien­cias So­cia­les y Go­bierno, del Tec de Mon­te­rrey.

Si nos po­ne­mos a ha­cer una lis­ta de los prin­ci­pa­les re­tos que en­fren­ta­rán los al­cal­des elec­tos en Mé­xi­co qui­zá lle­ne­mos al me­nos un par de cuar­ti­llas, pe­ro a ren­glón pe­ga­do y en le­tra pe­que­ña. Sin du­da, los re­tos que en­fren­tan las ciu­da­des en nues­tro país son mu­chos. Vi­vi- mos nues­tro día a día en la ciu- dad y los pro­ble­mas co­ti­dia­nos los vi­vi­mos aquí. Trá­fi­co por ex­ce­so de au­tos, por ma­los se­má­fo­ros o por ma­las ca­lles, o por el tra­zo inade­cua­do de la ciu­dad; ade­más, in­su­fi­cien­cia de ser­vi­cios pú­bli­cos, inade­cua­da trans­por­ta­ción pú­bli­ca, ma­la ilu­mi­na­ción, tan­to en las ca­lles co­mo en las pla­zas y jar­di­nes, al­can­ta­ri­llas ta­pa­das, la in­se­gu­ri­dad es to­do un te­ma, has­ta tra­ba­jos mal pa­ga­dos y por su­pues­to la fal­ta del mis­mo, son pro­ble­mas que to­dos los ha­bi­tan­tes de una ciu­dad pue­den su­frir en un día co­mún. Sin em­bar­go, no to­dos es­tos pro­ble­mas son res­pon­sa­bi­li­dad del al­cal­de.

Me ha to­ca­do es­tar con al­cal­des que atien­de per­so­nas en su des­pa­cho que le van a pe­dir tra­ba­jo en la em­pre­sa en­sam­bla­do­ra de una re­co­no­ci­da mar­ca mun­dial de computadoras. El al­cal­de no es el di­rec­tor de re­cur­sos hu­ma­nos de nin­gu­na em­pre­sa, es más, tam­po­co de­be­ría de ser­lo ni de su pro­pio ayun­ta­mien­to. Sin em­bar­go, to­dos po­de­mos re­co­no­cer que den­tro de los pro­ble­mas más com­ple­jos es­tán dos, por un la­do, la in­se­gu­ri­dad que se vi­ve en nues­tras ca­lles y por otro la­do la in­su­fi­cien­cia de re­cur­sos pa­ra aten­der to­dos los pro­ble­mas en ge­ne­ral.

De acuer­do al ar­tícu­lo 115 cons­ti­tu­cio­nal, el ayun­ta­mien­to es só­lo res­pon­sa­ble de la pre­ven­ción, a me­nos que ha­ya un acuer­do de co­la­bo­ra­ción con la po­li­cía es­ta­tal en don­de se de­sig­nen con cla­ri­dad res­pon­sa­bi­li­da­des tan­to del es­ta­do co­mo del ayun­ta­mien­to.

De acuer­do a los da­tos del Se­cre­ta­rio Eje­cu­ti­vo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal el to­tal de de­li­tos con­tra la vi­da y la in­te­gri­dad cor­po­ral se ha in­cre­men­ta­do un 13 por cien­to en lo que va del año. Por su la­do, Colima su­fre la ta­sa de ho­mi­ci­dios más al­ta en el país, con 45.41 ho­mi­ci­dios do­lo­sos por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes, mien­tras que la me­dia na­cio­nal es de 13.10 pa­ra el mes de agos­to de es­te 2018. Ba­ja Ca­li­for­nia se ubi­ca en se­gun­do lu­gar con una ta­sa de 43, le si­gue Gue­rre­ro con 36.85, Chihuahua con 28, y Gua­na­jua­to con 24 ho­mi­ci­dios do­lo­sos/100 mil ha­bi­tan­tes. Nue­vo León tie­ne una ta­sa de 6.64 y la CDMX de 7.89 y Yu­ca­tán con la ta­sa más ba­ja de 1.36.

Por otro la­do, los re­cur­sos que el ayun­ta­mien­to ne­ce­si­ta pa­ra rea­li­zar de ma­ne­ra efec­ti­va su res­pon­sa­bi­li­dad de­ri­va­da de ese ar­tícu­lo 115 cons­ti­tu­cio­nal, por lo re­gu­lar no son su­fi­cien­tes. En pro­me­dio en el país, los ayun­ta­mien­tos re­ci­ben ocho de ca­da 10 pe­sos que ne­ce­si­tan pa­ra ope­rar, la prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos de esos dos pe­sos que les co­rres­pon­den es el pre­dial, y se­gún di­ver­sos cálcu­los, el pro­me­dio na­cio­nal de re­cau­da­ción es me­nor al 40 por cien­to del po­ten­cial de re­cau­da­ción. Es de­cir, si los ayun­ta­mien­tos lo­gra­ran me­jo­rar su efec­ti­vi­dad de re­cau­da­ción – es­to es co­brar a quie­nes tie­nen que pa­gar – no só­lo po­drían de­pen­der me­nos de los re­cur­sos de fe­de­ra­les, sino que po­drían in­cre­men­tar sus re­cur­sos pa­ra ofre­cer me­jo­res y más ser­vi­cios, cla­ro que co­brar im­pues­tos no es po­pu­lar y mu­cho me­nos in­cre­men­tar­los.

Sin em­bar­go, co­mo ciu­da­da­nos no só­lo de­be­mos de­man­dar más y me­jo­res ser­vi­cios pú­bli­cos, y exi­gir que los ayun­ta­mien­tos sean más efi­cien­tes con el gas­to de re­cur­sos pú­bli­cos, tam­bién te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de cum­plir nues­tros com­pro­mi­sos y con­tri­buir pa­ra que los ayun­ta­mien­tos pue­dan cum­plir las obli­ga­cio­nes del 115 cons­ti­tu­cio­nal.

Cla­ra­men­te te­ne­mos el pro­ble­ma de la co­rrup­ción y la fal­ta de cre­di­bi­li­dad en los go­bier­nos lo­ca­les. Los al­cal­des que pron­to en­tra­rán en fun­cio­nes – in­clu­yen­do los re­elec­tos – de­be­rán de tra­ba­jar du­ra­men­te en una cam­pa­ña pa­ra me­jo­rar la cre­di­bi­li­dad y la ima­gen que te­ne­mos de ellos. Pe­ro ne­ce­si­tan ha­cer­lo con he­chos, al ver­bo hay que po­ner­le sus­tan­cia, ne­ce­si­tan dar re­sul­ta­dos con­cre­tos y ha­cer­lo de ma­ne­ra ho­nes­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.