JOR­GE O. MO­RENO

El Financiero Monterrey - - PORTADA - Jor­ge O. Mo­reno Opi­ne us­ted: jor­ge.o.mo­reno@gmail.com Doc­to­ra­do en Eco­no­mía en la Uni­ver­si­dad de Chica­go. Es Pro­fe­sor-In­ves­ti­ga­dor de la Fa­cul­tad de Eco­no­mía de la UANL y miem­bro del SNI-CONAC­YT Ni­vel 1.

Las llu­vias re­cien­tes en la Zo­na Me­tro­po­li­ta­na de Mon­te­rrey (ZMM), y la fal­ta de és­tas du­ran­te los me­ses pre­vios justo en la épo­ca de ma­yor con­su­mo del año, re­ve­la­ron las di­ver­sas di­men­sio­nes de la pro­ble­má­ti­ca que es­te tema re­pre­sen­ta pa­ra no­so­tros, sus ha­bi­tan­tes. En par­ti­cu­lar la es­ca­sez del re­cur­so en las pre­sas que res­guar­dan las re­ser­vas del vi­tal lí­qui­do, y la in­ca­pa­ci­dad de po­der capturar efi­cien­te­men­te el re­cur­so y ha­cer­lo lle­gar a las pre­sas, mos­tra­ron una in­fraes­truc­tu­ra inade­cua­da que se tra­du­ce, en­tre otras co­sas, en acu­mu­la­mien­tos ma­si­vos que en­tor­pe­cen el com­pli­ca­do flu­jo vial me­tro­po­li­tano. Así, el pro­ble­ma de es­ca­sez es, se­gún ex­per­tos, la peor cri­sis re­por­ta­da en 20 años.

El cre­ci­mien­to ob­ser­va­do de las zo­nas ur­ba­nas ha traí­do co­mo con­se­cuen­cias: un in­cre­men­to en la de­man­da por la dis­tri­bu­ción y pro­vi­sión de es­te ser­vi­cio pa­ra con­su­mo hu­mano, la ma­yor de­pen­den­cia de es­tas áreas por es­te lí­qui­do (al­gu­nas ve­ces trans­por­ta­do des­de co­mu­ni­da­des muy le­ja­nas), pe­ro tam­bién, la re­duc­ción de áreas ver­des y el in­cre­men­to en la ne­ce­si­dad de in­fraes­truc­tu­ra pa­ra capturar la llu­via que se genera en la ciudad. A lo an­te­rior, de­be­mos aña­dir el he­cho de que pa­ra la ZMM el agua re­pre­sen­ta el in­su­mo esen­cial e in­sus­ti­tui­ble de la in­dus­tria lo­cal de pro­duc­ción de ali­men­tos, be­bi­das (azu­ca­ra­das, ga­seo­sas, ener­gi­zan­tes, lác­teas y al­cohó­li­cas), así co­mo un bien ne­ce­sa­rio en los com­ple­jos pro­ce­sos de lim­pie­za de las di­ver­sas em­pre­sas que ope­ran en la zo­na.

Da­do que el co­no­ci­mien­to (ya no di­ga­mos el con­trol) de la pre­ci­pi­ta­ción plu­vial es to­da­vía una he­rra­mien­ta tec­no­ló­gi­ca inal­can­za­ble, su con­ser­va­ción de­pen­de fun­da­men­tal­men­te del al­ma­ce­na­mien­to y dis­tri­bu­ción, de­fi­ni­dos por la ca­pa­ci­dad de apro­ve­cha­mien­to de ca­da llu­via, y de la or­ga­ni­za­ción y re­duc­ción de des­per­di­cio por par­te de usua­rios y re­des de dis­tri­bu­ción del re­cur­so.

En es­te ca­so, el apro­ve­cha­mien­to de las llu­vias es un tema fun­da­men­tal­men­te de lo­gís­ti­ca e in­ver­sión en la in­fraes­truc­tu­ra pú­bli­ca ne­ce­sa­ria pa­ra trans­por­tar de ma­ne­ra cos­to-efec­ti­va el agua de dón­de se genera, a dón­de se re­quie­re su al­ma­ce­na­je, to­do lo an­te­rior an­tes de que el ca­lor pro­pio de la zo­na eva­po­re de nue­vo la pre­ci­pi­ta­ción. De acuer­do a la in­for­ma­ción brin­da­da por Ser­vi­cios de Agua y Dre­na­je de Mon­te­rrey, a pe­sar de las pre­ci­pi­ta­cio­nes re­gis­tra­das, los ni­ve­les de ca­pa­ci­dad de las pre­sas Ce­rro Prie­to, La Boca y El Cu­chi­llo dis­mi­nu­ye­ron du­ran­te esas pri­me­ras llu­vias, y si­guen dis­tan­tes a sus ca­pa­ci­da­des to­ta­les (con re­gis­tros de 35.76, 40.85 y 62.64 por cien­to de sus ca­pa­ci­da­des, al día 3 de sep­tiem­bre). Si a es­to su­ma­mos los enor­mes en­char­ca­mien­tos re­gis­tra­dos en ave­ni­das y co­lo­nias, y la sa­tu­ra­ción de al­can­ta­ri­llas blo­quea­das por ba­su­ra y es­com­bro, no­ta­mos que ade­más de la fal­ta de in­fraes­truc­tu­ra ade­cua­da, la ZMM ado­le­ce del man­te­ni­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra que la exis­ten­te pue­da cum­plir ca­bal­men­te sus fun­cio­nes bá­si­cas de re­co­lec­ción y trans­por­te del lí­qui­do.

Con res­pec­to al con­su­mo de agua ¿có­mo coor­di­nar efec­ti­va­men­te la es­ca­sez ac­tual con los in­cen­ti­vos a su uso y la bús­que­da del apro­ve­cha­mien­to y el cas­ti­go al des­per­di­cio? Con­si­de­ran­do que un me­ca­nis­mo pu­ro de pre­cios re­gi­do por ofer­ta y de­man­da es po­lí­ti­ca­men­te in­via­ble (es­to es, que el pre­cio se ajus­te de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca pa­ra re­fle­jar al con­su­mi­dor el cos­to de al­ma­ce­na­je, dis­tri­bu­ción y su es­ca­sez) re­sul­ta fun­da­men­tal in­for­mar de ma­ne­ra opor­tu­na y trans­pa­ren­te los ni­ve­les de al­ma­ce­na­mien­to de las pre­sas, bus­can­do con­cien­ti­zar a la so­cie­dad de su uso, y en ca­so ne­ce­sa­rio, apli­car mul­tas es­tric­tas a su des­per­di­cio.

Sin du­da, la es­ca­sez del agua es un pro­ble­ma eco­nó­mi­co con gran­des re­per­cu­sio­nes fi­nan­cie­ras y so­cia­les, y por tal mo­ti­vo exis­ten acuer­dos e ins­ti­tu­cio­nes na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les que a tra­vés de su in­ter­ven­ción bus­can la for­ma de re­sol­ver los con­flic­tos que pu­die­ran des­en­ca­de­nar pe­li­gros ma­yo­res e in­clu­so vio­len­cia por po­seer di­cho bien.

Pa­ra la ZMM, es mo­men­to de re­cu­pe­rar el cen­tro de nues­tra aten­ción en torno a es­ta pro­ble­má­ti­ca en pre­ci­sa­men­te re­gre­sar el va­lor real del agua a al­go más allá del pre­cio que mes a mes lle­ga en nues­tro re­ci­bo, pe­ro tam­bién, de­man­dan­do de nues­tras au­to­ri­da­des ac­cio­nes con­cre­tas pa­ra desa­rro­llar la in­fraes­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria que ga­ran­ti­ce su apro­ve­cha­mien­to en el lar­go pla­zo, pues el cre­ci­mien­to ur­bano no se detendrá y eva­dir la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­cer­lo crea­rá un ma­yor pro­ble­ma al que ac­tual­men­te ya ex­pe­ri­men­ta­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.