TEC­NO­LÓ­GI­CO DE MON­TE­RREY

El Financiero Monterrey - - PORTADA - JU­LIO PUON

Pa­re­ce que la his­to­ria se vuel­ve a re­pe­tir una y otra vez. Me sor­pren­dió el es­cu­char, en una en­tre­vis­ta de CNN, a un eco­no­mis­ta ar­gen­tino men­cio­nar que “Ar­gen­ti­na en los úl­ti­mos 60 años ha pe­di­do al­re­de­dor de 18 rescates fi­nan­cie­ros al Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal” (FMI). Sa­bía que es­te país era un clien­te cau­ti­vo de es­te or­ga­nis­mo, pe­ro no con esa fre­cuen­cia de al­re­de­dor de ca­da 3 años en promedio.

MA­LES

En los úl­ti­mos dos años la co­ti­za­ción del dó­lar ha pa­sa­do a ra­zón de 15 pe­sos ar­gen­ti­nos por bi­lle­te ver­de a ni­ve­les de 40 uni­da­des. Es­te mis­mo eco­no­mis­ta pro­nos­ti­ca ni­ve­les de in­fla­ción de en­tre 45 y 50 por cien­to anual pa­ra el si­guien­te año. An­te la sa­li­da de ca­pi­ta­les y los al­tos ni­ve­les de in­fla­ción (Ac­tual 35 por cien­to), el Ban­co Cen­tral Ar­gen­tino ha res­pon­di­do con al­zas de ta­sas de in­te­rés de 60 por cien­to.

ORÍ­GE­NES

La ra­zón de es­ta cri­sis fi­nan­cie­ra de Ar­gen­ti­na tie­ne su ori­gen en los des­ba­lan­ces de la cuen­ta co­rrien­te, con un dé­fi­cit de 4.8 por cien­to del PIB y un dé­fi­cit fis­cal de cua­tro por cien­to. Es­to es de­ri­va­do de la enor­me im­pre­sión mo­ne­ta­ria que ha in­cu­rri­do el país pa­ra fi­nan­ciar su cre­cien­te en­deu­da­mien­to.

En­deu­da­mien­to pro­duc­to de la abru­ma­do­ra par­ti­ci­pa­ción del es­ta­do en la eco­no­mía, del ex­ce­si­vo gas­to gu­ber­na­men­tal que re­pre­sen­ta la bu­ro­cra­cia del país y por el com­pro­mi­so de pa­go de pen­sio­nes.

Tan so­lo en dos años se ha duplicado el di­ne­ro cir­cu­lan­te en la eco­no­mía, lo que di­lu­ye el va­lor de la mo­ne­da lo­cal y ge­ne­ra que los que ten­gan di­ne­ro y lo pue­dan sa­car de Ar­gen­ti­na lo ha­gan com­pran­do dó­la­res, y los que no lo pue­den ha­cer, co­rren al su­per­mer­ca­do o al shop­ping a gas­tar­se to­da la quin­ce­na, ya que, de no ha­cer­lo, le al­can­za­rá pa­ra com­prar me­nos.

Es­ta si­tua­ción ge­ne­ra un círcu­lo vi­cio­so que fo­men­ta la sa­li­da de ca­pi­ta­les del país, una caí­da en la in­ver­sión pri­va­da, ne­ce­si­dad de ma­yor in­ter­ven­ción del es­ta­do y, por en­de, ma­yor en­deu­da­mien­to.

Al igual que lo que ocu­rrió en Mé­xi­co, pre­vio a la cri­sis del 94 o “Error de Di­ciem­bre”, el go­bierno ar­gen­tino op­tó por en­deu­dar­se con cré­di­tos que ven­cían la ma­yo­ría en un pe­rio­do de me­ses, en dó­la­res y a ta­sas su­ma­men­te al­tas.

Mien­tras al­guien es­tu­vie­ra dis­pues­to a pres­tar­les, es­ta irres­pon­sa­ble e in­sos­te­ni­ble for­mar de fi­nan­ciar iba a fun­cio­nar. Hasta que su­ce­dió lo inevi­ta­ble; la con­fian­za se es­fu­mó sú­bi­ta­men­te, na­die le pres­tó al mo­men­to de re­fi­nan­ciar el ven­ci­mien­to de deu­da y se de­to­nó el ajus­te a la reali­dad. Bien­ve­ni­dos al FMI.

CON­SE­CUEN­CIAS

Siem­pre he con­si­de­ra­do que los gran­des be­ne­fi­cia­rios de una cri­sis fi­nan­cie­ra son las per­so­nas que tie­nen di­ne­ro. Si us­ted fue­ra un ar­gen­tino con re­cur­sos mo­ne­ta­rios dis­po­ni­bles tie­ne tres op­cio­nes pa­ra cui­dar su pa­tri­mo­nio e in­clu­so in­cre­men­tar­lo: a) sa­car su di­ne­ro del país ad­qui­rien­do dó­la­res, b) Com­prar bie­nes raí­ces y c) In­ver­tir en la Bol­sa de Va­lo­res del país.

La his­to­ria se­ña­la que esas tres cla­ses de in­ver­sio­nes con el pa­so del tiem­po pro­te­gen su pa­tri­mo­nio, ya que se mantiene el po­der ad­qui­si­ti­vo en tér­mi­nos de dó­la­res.

Tris­te­men­te, la gran ma­yo­ría de la po­bla­ción ar­gen­ti­na que no tie­ne re­cur­sos mo­ne­ta­rios de so­bra y lo úni­co que po­see es el sus­ten­to que le pro­vee un suel­do, si es que tie­ne la for­tu­na de te­ner un em­pleo, son los gran­des afec­ta­dos.

El mal de to­dos los ma­les, pro­duc­to de la irres­pon­sa­bi­li­dad y mal ma­ne­jo de la eco­no­mía y las fi­nan­zas pú­bli­cas por par­te de un go­bierno, es la in­fla­ción. La in­fla­ción es el im­pues­to más re­gre­si­vo e in­jus­to que exis­te, ya que cas­ti­ga a los que me­nos tie­nen y be­ne­fi­cia a los que más tie­nen.

En la ma­yo­ría de las oca­sio­nes, los sa­la­rios no se ajus­tan a la in­fla­ción y és­tos, con el tiem­po, pier­den po­der ad­qui­si­ti­vo. Lla­na­men­te, al­can­za me­nos el di­ne­ro. Es­to con­lle­va a acen­tuar los ni­ve­les de po­bre­za de la po­bla­ción más mar­gi­na­da y am­pliar esa te­rri­ble e in­jus­ta bre­cha en­tre los que me­nos tie­nen y los que más tie­nen.

El pró­xi­mo go­bierno es en­fá­ti­co en se­ña­lar que re­pre­sen­ta y se preo­cu­pa por los in­tere­ses de los que me­nos tie­nen. Pa­ra ello es ne­ce­sa­rio la res­pon­sa­bi­li­dad y la dis­ci­pli­na en el ma­ne­jo de la eco­no­mía y las fi­nan­zas pú­bli­cas de nues­tro país; in­de­pen­den­cia al Ban­co Cen­tral, res­pe­to a las ins­ti­tu­cio­nes, in­ver­sión pro­duc­ti­va y so­cial no dis­pen­dio, ci­vi­li­dad y no mez­quin­dad po­lí­ti­ca, edu­ca­ción y es­ta­do de de­re­cho. Prag­ma­tis­mo so­bre to­do dog­ma.

De no ha­cer­lo, ya sa­be­mos las con­se­cuen­cias. So­lo ha­ce fal­ta mi­rar 40 años atrás pa­ra to­par­se con tra­ge­dia eco­nó­mi­ca que vi­vió nues­tro país, u ob­ser­var a nues­tros ve­ci­nos del sur.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.