DESDE TEXAS

El Financiero Monterrey - - PORTADA - JA­VIER AMIE­VA

Ha­ce dos días, un par­ti­do po­lí­ti­co en Es­ta­dos Uni­dos hi­zo de su Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia –SCJ- una cues­tión po­lí­ti­ca en de­fen­sa de in­tere­ses po­lí­ti­cos y hasta lo­grar an­ti­ci­pa­da­men­te pro­tec­ción e im­pu­ni­dad en­ten­di­da.

La in­de­pen­den­cia de la SCJ, se aca­bó, “Pri­me­ro fue Ri­chard Ni­xon, lue­go Ro­nald Rea­gan, que lan­za­ron ata­ques con­tra és­ta co­mo par­te del dog­ma del Par­ti­do Re­pu­bli­cano en 1991, cuan­do un pre­si­den­te re­pu­bli­cano, por ra­zo­nes po­lí­ti­cas, de­sig­nó a un juez que es­ta­ba ma­ni­fies­ta­men­te des­ca­li­fi­ca­do pa­ra el car­go y que en­fren­ta­ba nu­me­ro­sas y creí­bles afir­ma­cio­nes de mal com­por­ta­mien­to se­xual y otros car­gos. Fue di­fí­cil ver a la no­mi­na­da tes­ti­fi­car en oc­tu­bre de 1991 y aho­ra en el 2018”, pu­bli­có The Atlan­tic, en una edi­to­rial que sin con­cluir, que Ani­ta Hill ha­bía di­cho la ver­dad y que Tho­mas ha­bía men­ti­do, co­mo hoy fue el ca­so de una “pro­fun­da in­ves­ti­ga­ción” del FBI de cin­co días. És­te fue el pri­mer pa­so im­por­tan­te so­bre un cade mino tor­ci­do.

Cuan­do, en el 2016, fa­lle­ció el juez An­to­nin Sca­lia, el Pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, fren­te a un Se­na­do Re­pu­bli­cano, nom­bró cui­da­do­sa­men­te a un mo­de­ra­do a quien in­clu­so el se­na­dor Orrin Hatch –Re­pu­bli­cano-, ha­bía de­sig­na­do pre­via­men­te co­mo acep­ta­ble pa­ra am­bas par­tes. Pe­ro en­ton­ces las re­glas cam­bia­ron. El es­ca­ño de Sca­lia, di­jo Mitch McCon­nell, lí­der la ma­yo­ría en el Se­na­do, no se lle­na­rá, pa­se lo que pa­se. Los re­pu­bli­ca­nos te­nían una ma­yo­ría en el Se­na­do y po­dían usar­la pa­ra cual­quier pro­pó­si­to que desea­ran, in­clu­yen­do ha­cer de la Cor­te Su­pre­ma un pues­to de pa­tro­ci­nio par­ti­dis­ta pa­ra ser ocu­pa­do por la pró­xi­ma elec­ción pre­si­den­cial. Pe­ro, en­ton­ces, el can­di­da­to re­pu­bli­cano Do­nald Trump ase­gu­ró a sus vo­tan­tes re­pu­bli­ca­nos que nom­bra­ría jue­ces que anu­la­rían “au­to­má­ti­ca­men­te” a Roe Vs. Wa­de, la re­gla de la Cor­te que ofre­ce el ca­mino li­bre pa­ra las mujeres y mé­di­cos pa­ra la prác­ti­ca del abor­to an­tes del pri­mer tri­mes­tre y nun­ca se per­mi­tió vo­tar si­quie­ra pa­ra el can­di­da­to de Oba­ma. Se blo­queó la de­mo­cra­cia y la in­de­pen­den­cia del po­der Ju­di­cial

Hoy, ha­cien­do ca­so omi­so del fon­do del asun­to del abor­to, la vic­to­ria que lo­gró Trump es po­li­ti­zar la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de los Es­ta­dos Uni­dos e im­po­ner un miem­bro, el de más al­to ran­go, en la ra­ma ju­di­cial de es­te país al ser­vi­cio de un par­ti­do y al ser­vi­cio del po­der eje­cu­ti­vo quien ra­ti­fi­ca­rá sus “ór­de­nes eje­cu­ti­vas” sin más na­da.

Pa­ra de­jar más cla­ro, fue pro­me­sa de Trump, -con las que se en­cuen­tra com­pro­me­ti­do pa­ra ga­nar un se­gun­do tér­mino pre­si­den­cial-, echar aba­jo la re­gla Roe Vs. Wa­de, cons­truir un mu­ro con Mé­xi­co, ter­mi­nar con NAF­TA –o cam­biar­le nom­bre y ajus­tar re­glas ven­ta­jo­sas que se­rán me­jor que na­da pe­ro cer­ca­nas a la usu­ra-, aca­bar con la dis­pa­ri­dad de la ba­lan­za de co­mer­cio exterior con Chi­na y des­acre­di­tar y po­ner le­yes mor­da­za a los me­dios pa­ra ter­mi­nar con las “fa­ke-news”, en­tre sus más acé­rri­mas pro­me­sas.

Creía­mos, ilu­sos, que aun ga­nan­do la Pre­si­den­cia Trump, le­gis­la­do­res y se­na­do­res Re­pu­bli­ca­nos tra­ta­rían de cum­plir los prin­ci­pios de los fun­da­do­res de es­ta na­ción, que son la de­mo­cra­cia, la di­vi­sión y au­to­no­mía de los po­de­res pa­ra con­ju­rar el au­to­ri­ta­ris­mo, pa­so pre­vio a las dic­ta­du­ras.

Hoy Trump tie­ne po­der ab­so­lu­to so­bre el po­der Eje­cu­ti­vo con­ver­ti­do en feu­do fa­mi­liar y em­pre­sa­rial, so­bre el po­der le­gis­la­ti­vo al man­te­ner el con­trol de am­bas cá­ma­ras y so­bre el po­der Ju­di­cial porque no im­por­ta lo que ha­gan los Jue­ces de cual­quier ni­vel, las con­si­de­ra­cio­nes de la vi­da na­cio­nal y el con­trol con­tra ac­tos de abu­sos de go­bierno siem­pre lle­ga­ran a la Su­pre­ma Cor­te, don­de a par­tir de hoy y tan tem­prano co­mo el pró­xi­mo mar­tes 9 de oc­tu­bre, Ka­va­nagh em­pe­za­ra a de­ci­dir so­bre los in­tere­ses pre­si­den­cia­les.

La Su­pre­ma Cor­te era una ins­ti­tu­ción que in­fun­día pro­fun­do res­pe­to y leal­tad, es­tu­vie­ran los es­ta­dou­ni­den­ses de acuer­do con sus de­ci­sio­nes o no. En­tre pro­tes­tas y desacuer­dos, desde siem­pre y co­mo es­tu­dian­te de De­re­cho vi a una so­cie­dad a re­ga­ña­dien­tes pe­ro ine­vi­ta­ble­men­te con­vo­ca­da pa­ra avan­zar no só­lo por el len­gua­je de la Cons­ti­tu­ción, sino por la acep­ta­ción de la Cor­te co­mo un ár­bi­tro in­de­pen­dien­te del im­pe­rio de la ley. ¿Dón­de es­tá el tri­bu­nal que afir­mó que al me­nos se es­for­za­ría por tras­cen­der im­par­cial­men­te la po­lí­ti­ca par­ti­dis­ta en fa­vor de la jus­ti­cia? Cul­pa­ble o no Ka­va­nagh, co­mo Tho­mas y Ani­ta Hill, eso no im­por­ta, el ca­so es que la im­po­si­ción de un pre­si­den­te por una pro­me­sa de cam­pa­ña es exe­cra­ble y la Su­pre­ma Cor­te se ha con­ver­ti­do en eso, “Es­ta Cor­te se ha ido pa­ra siem­pre”, se­rá el epi­ta­fio so­bre el mag­ní­fi­co edi­fi­cio le­van­ta­do fren­te al con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.