¿Acuer­do co­mer­cial o car­ta de in­ten­ción con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal?

El Financiero Monterrey - - ENTRE LÍNEAS - Mar­co A. Pérez Val­tier Opi­ne us­ted: mpe­rezv@pe­rez­gon­go­ra.com El au­tor es es­pe­cia­lis­ta en es­tu­dios eco­nó­mi­cos y de fi­nan­zas pú­bli­cas. Ac­tual­men­te ocu­pa el car­go de So­cio de Eco­no­mía en Pérez Gón­go­ra y Aso­cia­dos.

Pa­ra quie­nes no es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos con las car­tas de in­ten­ción que sus­cri­ben los paí­ses apo­ya­dos con re­cur­sos del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), és­tas son com­pro­mi­sos man­da­to­rios que ad­quie­ren los paí­ses apo­ya­dos por el FMI, pa­ra apli­car di­rec­tri­ces y re­ce­tas en ma­te­ria de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, so pe­na de la can­ce­la­ción de los apo­yos ob­te­ni­dos.

Ge­ne­ral­men­te, es­tos com­pro­mi­sos res­trin­gen la au­to­no­mía y la li­ber­tad de los paí­ses apo­ya­dos pa­ra se­guir sus pro­pias po­lí­ti­cas ma­cro­eco­nó­mi­cas, y le con­ce­den al FMI la fa­cul­tad de re­vi­sar pe­rió­di­ca­men­te el cum­pli­mien­to de es­tos com­pro­mi­sos, aun­que es con­ve­nien­te se­ña­lar que es­tas in­ter­ven­cio­nes, aun­que im­po­pu­la­res, son bue­nas me­di­ci­nas pa­ra sa­near las eco­no­mías al borde de un co­lap­so fi­nan­cie­ro.

Es por eso que lla­ma fuer­te­men­te la aten­ción, que en el nue­vo “Acuer­do Co­mer­cial”, se in­clu­ye­ron al­gu­nas dis­po­si­cio­nes que li­mi­tan y res­trin­gen la li­ber­tad y la au­to­no­mía de nues­tro país, co­mo por ejem­plo pa­ra ma­ne­jar nues­tra po­lí­ti­ca cam­bia­ria, pa­ra otor­gar es­tí­mu­los fis­ca­les, e in­clu­so se nos com­pro­me­te a in­tro­du­cir cam­bios a nues­tra le­gis­la­ción, en par­ti­cu­lar en ma­te­ria la­bo­ral, pa­ra mo­di­fi­car as­pec­tos sin­di­ca­les y de de­re­chos de nues­vo tros tra­ba­ja­do­res.

Por otro la­do, me lla­ma mu­cho la aten­ción que ar­ti­cu­lis­tas co­mo En­ri­que Quin­ta­na, cu­ya co­lum­na “Coor­de­na­das” pu­bli­ca es­te mis­mo dia­rio, se­ña­la­ra en su no­ta del pa­sa­do lu­nes, que “SE CONSIGUIÓ QUE EL PRÓ­XI­MO GOBIERNO NO TEN­GA RESTRICCIONES PA­RA MO­DI­FI­CAR LA CONS­TI­TU­CIÓN”…… aho­ra resulta que ESO es un LO­GRO.

Al leer al­gu­na de la “le­tra chiquita” que se in­clu­yó en el nue­vo “Tra­ta­do”, lo que me que­da más que cla­ro, es que lo acor­da­do NO es un acuer­do CO­MER­CIAL, sino un ver­da­de­ro TRA­TA­DO INTERVENCIONISTA que aten­ta con­tra la li­bre de­ter­mi­na­ción de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas en nues­tro país, y nos im­po­ne con­di­cio­nes fue­ra de to­da ló­gi­ca CO­MER­CIAL, que has­ta los sa­la­rios de la in­dus­tria au­to­mo­triz pre­ten­de de­ter­mi­nar.

Ade­más, si fir­ma­mos un acuer­do co­mer­cial con al­gún país cu­ya eco­no­mía no es de li­bre mer­ca­do, co­mo Chi­na, Cu­ba o Ve­ne­zue­la, eso es mo­ti­vo de re­ci­sión, es de­cir, te ame­na­zo con sa­lir­me del Tra­ta­do, tam­bién, te voy a man­dar un equi­po de su­per­vi­so­res pa­ra que pe­rió­di­ca­men­te eva­lúen si tu po­lí­ti­ca cam­bia­ria pro­pi­cia la so­bre­va­lua­ción de tu mo­ne­da, (ya que es­to NO se te es­tá per­mi­ti­do) o si tus po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas ame­na­zan la es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca.

Por otra par­te, si NO re­for­mas tus le­yes la­bo­ra­les, el Tra­ta­do pue­de NO en­trar en vi­gor, y así por el es­ti­lo, amén de que al­gu­nas de las co­sas acep­ta­das, co­mo la ex­ten­sión a 10 años pa­ra po­der pro­du­cir me­di­ca­men­tos “ge­né­ri­cos”, nos cos­ta­rá mu­cho di­ne­ro, tan­to al gobierno, co­mo ad­qui­ren­te de me­di­ca­men­tos, co­mo a la po­bla­ción más po­bre, que no ten­drá ac­ce­so a me­di­ci­nas más ba­ra­tas.

El au­men­to de la franquicia de 50 a 117 dó­la­res pa­ra mer­can­cía im­por­ta­da que arri­ba al país por pa­que­te­ría, cau­só fuer­tes mo­les­tias en­tre los co­mer­cian­tes, quie­nes au­gu­ran una caí­da en ven­tas na­cio­na­les, mien­tras que la in­dus­tria más afec­ta­da por las exi­gen­cias de Es­ta­dos Uni­dos, la au­to­mo­triz, es­cue­ta­men­te de­cla­ró, sin triun­fa­lis­mos, fe­li­ci­ta­cio­nes, ni za­la­me­rías, que lo ne­go­cia­do re­pre­sen­ta­ba un GRAN RE­TO pa­ra la in­dus­tria me­xi­ca­na. A buen en­ten­de­dor, po­cas pa­la­bras.

En­tien­do que nues­tra con­tra­par­te es mu­cho más po­de­ro­sa, que de ter­mi­nar­se el ac­tual tra­ta­do, los más afec­ta­dos se­ría­mos no­so­tros, (entonces cual­quier acuer­do es me­nos peor), tam­bién, que nos “obli­ga­ron” a sen­tar­nos a la me­sa de exi­gen­cias (NO de ne­go­cia­cio­nes) y que las fi­chas que te­nían pen­sa­do des­car­tar, se­rían nues­tros “lo­gros” co­mo la NO apli­ca­ción de la cláu­su­la “Sun­set”, que aho­ra so­bran “Pa­dri­nos” que di­cen que la con­si­guie­ron, co­mo el “ne­go­cia­dor” del nue­vo gobierno, pe­ro lo que NO se jus­ti­fi­ca, es que en un acuer­do “CO­MER­CIAL” te go­bier­nen tu po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y has­ta te or­de­nen re­for­mas a tus Le­yes, co­mo si el Po­der Le­gis­la­ti­vo es­tu­vie­ra pin­ta­do.

Ob­via­men­te que nues­tras au­to­ri­da­des (y al­gu­nos edi­to­ria­lis­tas) pre­ten­den “ven­der­nos” la idea que la ne­go­cia­ción fue un éxito, ba­sa­dos en las exi­gen­cias re­ti­ra­das, y en que el “Con­trol de da­ños” no es­tu­vo tan mal, aun­que la le­tra chiquita es­tá con­tan­do una his­to­ria di­fe­ren­te.

Lo cier­to, es que nos ur­ge di­ver­si­fi­car más nues­tro co­mer­cio pa­ra de­jar de de­pen­der de un “so­cio” tan pre­po­ten­te y au­to­ri­ta­rio, co­mo in­tran­si­gen­te e im­po­si­ti­vo.

¿Us­ted qué opi­na?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.