Pre­su­pues­tos en me­dios de co­mu­ni­ca­ción

El Financiero Monterrey - - ENTRE LÍNEAS - Sa­ra Lo­zano Opi­ne us­ted: loal­sa­ra@yahoo.com La au­to­ra es Con­se­je­ra Elec­to­ral en el es­ta­do de Nue­voLeón y pro­mo­to­ra del cam­bio cul­tu­ral a tra­vés de la Edu­ca­ción Cí­vi­ca y la Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na.

Si bien el te­ma de “pre­su­pues­tos” pue­de ser muy com­ple­jo, tam­bién ha­bría que in­ver­tir tiem­po a una re­fle­xión, que no lle­ga a aná­li­sis, pe­ro po­dría pro­pi­ciar al­guno. A fin de cuen­tas par­ti­ci­par #Ser­yHa­ce­rCiu­da­da­nía, tam­bién es ma­ti­zar los en­ca­be­za­dos es­tri­den­tes pa­ra que no des­in­for­men tan­to y a tan­ta gen­te.

Los pre­su­pues­tos que se pre­sen­ta­rán al Con­gre­so del es­ta­do es­te mes se­rán muy al­tos -ati­bo­rra­dos de ce­ros a la de­re­cha-. Es­ta es una bue­na no­ti­cia, sig­ni­fi­ca que Nue­vo León tie­ne con qué, es un es­ta­do ri­co que ge­ne­ra ri­que­za, apor­ta in­gre­sos a la fe­de­ra­ción y es su­je­to de cré­di­to.

Las ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les ha­cen su pla­nea­ción anual y la pre­sen­ta al Con­gre­so lo­cal en for­ma de pe­sos y cen­ta­vos. No van a ser can­ti­da­des ba­jas, no so­lo por la can­ti­dad de per­so­nas que vi­vi­mos aquí ni por las com­ple­ji­da­des pro­pias del es­ta­do, esa va­ria­ble la tie­nen to­dos los es­ta­dos de to­do el mun­do. Es por­que las au­to­ri­da­des en teo­ría es­tán in­vir­tien­do in­te­li­gen­cia, vi­sión de es­ta­do y su vo­ca­ción en ha­cer nues­tra vi­da me­jor.

A lo lar­go de la his­to­ria lo que ofen­de es el in­cum­pli­mien­to de es­te úl­ti­mo su­pues­to. El mon­tón de ce­ros no se ve en la ca­lle, en los ser­vi­cios, en la ca­li­dad de los es­pa­cios pú­bli­cos, no se sien­te que los millones se con­vier­tan en se­gu­ri­dad, jus­ti­cia, cer­te­za y co­mo­di­dad. Mu­cho di­ne­ro se pier­de en las in­efi­cien­cias de la pla­nea­cion y la ope­ra­ción, tam­bién hay fu­gas y ro­bos des­ca­ra­dos, pe­ro es­to tam­po­co es ex­clu­si­vo de la fun­ción pu­bli­ca: “Ne­go­cio que no da pa­ra que ro­ben, no es ne­go- cio” de­cía mi abue­lo.

La di­fe­ren­cia en­tre la ini­cia­ti­va pri­va­da y la pú­bli­ca es que la ren­ta­bi­li­dad pri­va­da es en pe­sos, en la pú­bli­ca en sa­tis­fac­ción del clien­te. La op­ti­mi­za­ción de re­cur­sos pa­ra la IP se mi­de en aho­rros cui­dan­do la ca­li­dad. La fun­ción pú­bli­ca no es­tá pa­ra aho­rrar y caer en subejer­ci­cios del presupuesto, la op­ti­mi­za­ción de re­cur­sos no es qui­tar ce­ros al presupuesto, sino en in­cre­men­tar la sa­tis­fac­ción ciu­da­da­na.

Es así que ba­jar suel­dos y asig­nar pre­su­pues­tos ra­quí­ti­cos no va a me­jo­rar el desem­pe­ño de las ins­ti­tu­cio­nes pu­bli­cas, ni va a aca­bar con la co­rrup­cion, qui­zá la in­cre­men­te. La op­ti­mi­za­ción de re­cur­sos no es mos­trar que se gas­tó lo que se di­jo que se iba a gas­tar, sino en có­mo se dio se­gu­ri­dad, cer­te­za y co­mo­di­dad a la gen­te, a sus es­pa­cios pú­bli­cos, có­mo se agi­li­za­ron sus tra­mi­tes, se ta­pa­ron ba­ches o se hi­cie­ron le­yes que no ten­gan ve­ri­cue­tos y an­ti­no­mias.

Me­dir el ni­vel de sa­tis­fac­ción de­be­ría ser el cri­te­rio de un presupuesto, la can­ti­dad asig­na­da su­fi­cien­te pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas de la co­lo­nia, del mu­ni­ci­pio y del es­ta­do. Par­ti­ci­par es ana­li­zar si el plan en desa­rro­llo ur­bano re­suel­ve los pro­ble­mas de tra­fi­co, el dre­na­je es­tá lim­pio, las cam­pa­ñas de sen­si­bi­li­za­ción lo­gran un cam­bio de ac­ti­tud en la po­bla­ción ob­je­ti­vo, si la in­ver­sión es­ta pre­su­pues­ta­da con los in­di­ca­do­res de efec­ti­vi­dad co­rres­pon­dien­tes y si es­tos in­di­ca­do­res son los que real­men­te re­fle­ja­rían una sa­tis­fac­ción ciu­da­da­na en la zo­na o en ge­ne­ral.

Pe­lear los pe­sos pa­ra evi­tar un pe­rio­di­ca­zo es una di­ná­mi­ca no­ci­va, una es­pi­ral ne­ga­ti­va y ru­ti­ni­za­da en­tre me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. Y co­mo so­cie­dad or­ga­ni­za­da ha­bría que rom­per es­ta inú­til di­ná­mi­ca. Si la so­cie­dad or­ga­ni­za­da sa­be de par­ques, hay que echar­le ojo a los pla­nes del mu­ni­ci­pio y del es­ta­do, si le in­tere­sa la sa­lud, el trans­por­te, la se­gu­ri­dad, las le­yes o la con­ta­mi­na­ción, ha­brá que re­vi­sar esos pla­nes y esas for­mas de me­di­ción. Un buen en­ca­be­za­do de­be­ría lla­mar a cui­dar es­ta fac­ti­bi­li­dad de pro­yec­tos, por­que te­ner un gobierno po­bre no ha­ce a una so­cie­dad ri­ca.

“Los pre­su­pues­tos que se pre­sen­ta­rán al Con­gre­so del Es­ta­do es­te mes se­rán muy al­tos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.