La par­ti­ci­pa­ción de la mu­jer en los Con­se­jos de Ad­mi­nis­tra­ción

El Financiero Monterrey - - ENTRE LÍNEAS - Opi­ne us­ted: mde­lal­to@itesm.mx La au­to­ra es Di­rec­to­ra de la Maes­tría en Fi­nan­zas, EGADE Bu­si­ness School, Tec­no­ló­gi­co de Monterrey, So­cia IMEF y Coor­di­na­do­ra del Fo­ro de Mu­je­res.

En años re­cien­tes se ha ob­ser­va­do una ten­den­cia a ni­vel mun­dial en fa­vor de apo­yar el desa­rro­llo pro­fe­sio­nal de las mu­je­res, pro­mo­vien­do su em­po­de­ra­mien­to, una ma­yor equi­dad en el as­cen­so a opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les, así co­mo ma­yor igual­dad en las re­mu­ne­ra­cio­nes. En es­ta mis­ma lí­nea, se es­tá im­pul­san­do el he­cho de au­men­tar la par­ti­ci­pa­ción de mu­je­res en pues­tos di­rec­ti­vos y en los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción, don­de es­tas po­si­cio­nes aún son do­mi­na­das por hom­bres.

De acuer­do a un es­tu­dio ela­bo­ra­do por la fir­ma De­loit­te lla­ma­do “Wo­men in the boar­droom: A glo­bal pers­pec­ti­ve (2016)”, que cu­bre 60 paí­ses y más de sie­te mil com­pa­ñías, mues­tra que so­lo el 15 por cien­to de los miem­bros de los con­se­jos son mu­je­res, lo que re­fle­ja muy po­co equi­li­brio, que im­pac­ta en la di­ver­si­dad y so­bre to­do li­mi­ta el apor­te que las mu­je­res pue­den ha­cer, des­de es­tas po­si­cio­nes, por te­ner pers­pec­ti­vas di­fe­ren­tes a las de los hom­bres.

En fun­ción de las em­pre­sas ana­li­za­das, en la re­gión de La­ti­noa­mé­ri­ca aún no se tie­ne una mu­jer con­se­je­ra, en pro­me­dio, por em­pre­sa. En Nor­tea­mé­ri­ca se tie­ne en pro­me­dio más de una con­se­je­ra por com­pa­ñía, des­ta­can­do Ca­na­dá, don­de las mu­je­res tie­nen un 20.5 por cien­to de re­pre­sen­ta­ción en los con­se­jos. En Es­ta­dos Uni­dos las com­pa­ñías del S&P500 tie­nen un 21.2 por cien­to, sin em­bar­go, el ma­yor avan­ce en es­te te­ma lo tie­ne la re­gión de Eu­ro­pa con ci­fras cer­ca­nas al 40 por cien­to, en al­gu­nos paí­ses.

Ca­be re­sal­tar que exis­te evi­den­cia de que las em­pre­sas con par­ti­ci­pa­ción de mu­je­res en po­si­cio­nes di­rec­ti­vas, ge­ne­ran un ma­yor re­torno en el mer­ca­do de va­lo­res (3.5 por cien­to de cre­ci­mien­to anual com­pues­to adi­cio­nal) que las que tie­nen me­nos re­pre­sen­ta­ción fe­me­ni­na (CS Gen­der 3000: Wo­men in Se­nior Ma­na­ge­ment, 2016). De igual for­ma, es­tu­dios del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) revelan que si los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na au­men­ta­ran la par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral de las mu­je­res, has­ta el ni­vel me­dio de los paí­ses nór­di­cos, que es del 61 por cien­to, el PIB per cá­pi­ta po­dría ser has­ta un 10 por cien­to más al­to (Nov­ta,Wer­ner & Wong, 2016).

Aun­que, sin du­da, se ha avan­za­do en es­te te­ma de ba­lan­ce (por ejem­plo, a ni­vel mun­dial las mu­je­res han in­cre­men­ta­do su ni­vel de edu­ca­ción, par­ti­ci­pan en po­si­cio­nes que nor­mal­men­te eran ocu­pa­das por hom­bres y tie­nen más par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do la­bo­ral) to­da­vía exis­te una bre­cha im­por­tan­te en suel­dos y la li­mi­tan­te en el ac­ce­so a po­si­cio­nes de al­to ni­vel.

És­ta baja par­ti­ci­pa­ción en po­si­cio­nes di­rec­ti­vas li­mi­ta su ex­pe­rien­cia en la to­ma de de­ci­sio­nes en es­tos ni­ve­les, lo que no per­mi­te que apor­ten ma­yor va­lor en as­pec­tos es­tra­té­gi­cos de las or­ga­ni­za­cio­nes. Ca­be re­sal­tar que pa­ra for­mar par­te de un con­se­jo es im­por­tan­te con­tar con una só­li­da pre­pa­ra­ción aca­dé­mi­ca y par­ti­ci­par en pro­gra­mas de for­ma­ción de con­se­je­ros. El he­cho de te­ner es­tos ele­men­tos ro­bus­te­ce­rá el per­fil de los miem­bros del con­se­jo, lo que les per­mi­ti­rá te­ner una ma­yor vi­sión so­bre las estrategias a de­to­nar en las or­ga­ni­za­cio­nes en las que par­ti­ci­pan, con la fi­na­li­dad de ha­cer fren­te a desafíos im­por­tan­tes en ma­te­ria de in­no­va­ción, trans­for­ma­ción cul­tu­ral, re­gu­la­ción, aná­li­sis de la com­pe­ten­cia, en­tre otros ele­men­tos. Sin du­da, la for­ma de en­fren­tar es­tos re­tos po­ten­cia­rá o fre­na­rá la per­ma­nen­cia y el cre­ci­mien­to de las or­ga­ni­za­cio­nes.

Da­do lo an­te­rior, las mu­je­res se han agru­pa­do y han for­ma­do di­ver­sas aso­cia­cio­nes al­re­de­dor del mun­do que pro­mue­ven un ma­yor ba­lan­ce y pre­pa­ra­ción pa­ra ser con­se­je­ras. Una de las pri­me­ras fue Ca­talyst, que fue fundada en 1962; otra es 30 por cien­to Club, crea­do en Reino Uni­do en el año 2010, cu­yo ob­je­ti­vo es que las em­pre­sas que in­te­gran el FTSE 100 al­can­cen el 30 por cien­to de mu­je­res en los con­se­jos. Tam­bién des­ta­ca la fun­da­ción Wo­me­nCor­po­ra­teDi­rec­tors (WCD), que en mar­zo de 2018 abrió su ca­pí­tu­lo en Mé­xi­co, el cual es­tá en­ca­be­za­do por Ka­ren Mauch y Mag­da­le­na Ca­rral, quie­nes par­ti­ci­pan ac­ti­va­men­te en fo­ros pa­ra im­pul­sar que las eje­cu­ti­vas jó­ve­nes pue­dan tra­zar una tra­yec­to­ria con una bue­na pla­nea­ción. El Fo­ro de Mu­je­res: Work Li­fe Ba­lan­ce, en­fo­ca­do a pro­mo­ver el desa­rro­llo de mu­je­res con­se­je­ras y di­rec­ti­vas en Mé­xi­co es un ejem­plo de es­tos fo­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.