GA­BRIE­LA SI­LLER PAGAZA

El Financiero Monterrey - - PORTADA - Ga­brie­la Si­ller Pagaza Opi­ne us­ted: gsi­ller@ban­co­ba­se.com La au­to­ra es eco­no­mis­ta en Je­fe de Gru­po Fi­nan­cie­ro BA­SE y pro­fe­so­ra de eco­no­mía en el Tec de Mon­te­rrey.

Ita­lia se ha con­ver­ti­do en una po­ten­cial fuen­te ries­go pa­ra la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de la Eu­ro­zo­na. La aver­sión al ries­go sur­gió lue­go del que el go­bierno en turno de ese país anun­cia­ra que tie­ne una me­ta pa­ra el dé­fi­cit fis­cal de 2.4 por cien­to so­bre el PIB pa­ra 2019, lo cual es­tá por arri­ba del 0.9 por cien­to pla­nea­do por la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior. Ca­be re­cor­dar que a fi­na­les de 2009 Ita­lia te­nía un dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio que re­pre­sen­ta­ba 5.2 por cien­to del PIB y aun­que lo re­du­je­ron a 2.3 por cien­to del PIB en 2017, el he­cho de que se man­ten­ga con dé­fi­cit ha lle­va­do a la deu­da co­mo ra­zón del PIB de 112 por cien­to en 2009 a 131 por cien­to en 2017.

El pro­ble­ma ra­di­ca en que den­tro de la zo­na del eu­ro ca­da país ma­ne­ja su po­lí­ti­ca fis­cal, pe­ro se su­po­ne de­ben de man­te­ner­se den­tro de los cri­te­rios de con­ver­gen­cia. Ita­lia cum­ple con el cri­te­rio del dé­fi­cit me­nor al tres por cien­to del PIB, pe­ro la deu­da se ubi­ca muy por en­ci­ma del 60 por cien­to per­mi­ti­do y es el se­gun­do país más en­deu­da­do de la eu­ro­zo­na, só­lo por de­ba­jo de Gre­cia que tie­ne una pro­por­ción de deu­da a PIB de 182 por cien­to. Ade­más, si el go­bierno de Ita­lia tie­ne pla­nea­do ele­var el dé­fi­cit fis­cal, im­pli­ca que la deu­da se­gui­rá cre­cien­do y con es­to se ale­ja­rá más del cri­te­rio de con­ver­gen­cia.

El go­bierno ita­liano ar­gu­men­ta que su eco­no­mía es­tá su­frien­do por las me­di­das de aus­te­ri­dad im­pues­tas pa­ra ba­jar el dé­fi­cit. El des­em­pleo to­tal se ubi­ca en 11.3 por cien­to, to­da­vía muy por arri­ba de la ta­sa de seis por cien­to ob­ser­va­da an­tes de la cri­sis. Al in­te­rior la ta­sa de des­em­pleo de los jó­ve­nes de 15 a 25 años es la más al­ta al ubi­car­se en 34.7 por cien­to, tam­bién por arri­ba de la ta­sa de 21.6 por cien­to de la Eu- ro­zo­na. Par­te del ob­je­ti­vo del ma­yor dé­fi­cit es pa­ra per­mi­tir una me­nor edad de re­ti­ro y pa­ra abrir po­si­cio­nes de tra­ba­jo pa­ra los jó­ve­nes. Aun­que en el cor­to pla­zo un ma­yor gas­to pú­bli­co se tra­du­ci­ría en un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ma­yor y me­nor des­em­pleo, en el lar­go pla­zo el cre­ci­mien­to de la deu­da im­pli­ca­rá un las­tre que de­be­rá ser ab­sor­bi­do por los con­tri­bu­yen­tes.

Así, el ner­vio­sis­mo por la si­tua­ción de Ita­lia ra­di­ca en 1) có­mo el dé­fi­cit afec­ta­rá la eco­no­mía de ese país en el lar­go pla­zo y 2) la fal­ta de vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra cum­plir con los cri­te­rios de con­ver­gen­cia de la eu­ro­zo­na que aún es­tá ba­jo el es­cru­ti­nio in­ter­na­cio­nal de­bi­do a la cri­sis de los al­tos dé­fi­cit fis­ca­les, en don­de Por­tu­gal, Ita­lia, Ir­lan­da, Gre­cia y Es­pa­ña te­nían deu­das al­tí­si­mas que pro­vo­ca­ron que se es­pe­cu­la­ra que el eu­ro co­mo zo­na co­mún se aca­ba­ría.

Es im­por­tan­te men­cio­nar que un al­to en­deu­da­mien­to en una eco­no­mía se re­fle­ja en subidas en la in­fla­ción, al­zas en ta­sa de in­te­rés y de­pre­cia­cio­nes de la mo­ne­da, que en es­te ca­so es co­mún pa­ra los paí­ses don­de cir­cu­la el eu­ro. De he­cho, la si­tua­ción ya se ve re­fle­ja­da en el cos­to de fi­nan­cia­mien­to, pues la ta­sa de ren­di­mien­to de los bo­nos ita­lia­nos a 10 años ha su­bi­do en 71 pun­tos ba­se en me­nos de dos se­ma­nas, al­can­za­do un ni­vel de 3.57 por cien­to. Por su par­te, el eu­ro se ha de­pre­cia­do 2.11 por cien­to, co­ti­zan­do cer­ca de 1.1490 dó­la­res por eu­ro y po­dría se­guir per­dien­do te­rreno fren­te al dó­lar en las si­guien­tes se­ma­nas, si la es­pe­cu­la­ción con­tra Ita­lia con­ti­núa.

Los ries­gos van más allá de Ita­lia, pues el pro­yec­to de la mo­ne­da co­mún en la Eu­ro­zo­na y de la in­te­gra­ción re­gio­nal, con la Unión Eu­ro­pea, se ve ame­na­za­da si la deu­da ita­lia­na si­gue cre­cien­do y el país lle­ga a re­que­rir de un res­ca­te al es­ti­lo grie­go. Por más que la Unión Eu­ro­pea se ha con­ver­ti­do en un si­nó­ni­mo de es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, re­du­cien­do el ries­go de con­flic­tos mi­li­ta­res en la re­gión, siem­pre exis­te la po­si­bi­li­dad de que los paí­ses bus­quen se­pa­rar­se, so­bre to­do cuan­do las ma­las de­ci­sio­nes de uno, en es­te ca­so Ita­lia, de­ban ser pa­ga­das por quie­nes sí han asu­mi­do la res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal.

A es­to se su­ma el am­bien­te po­lí­ti­co de Ita­lia, pues al ini­cio de la se­ma­na Lui­gi Di Maio, vi­ce­pri­mer mi­nis­tro de ita­liano, ame­na­zó a la Co­mi­sión Eu­ro­pea, al de­cir que su plan fis­cal ser­vi­rá de ba­se pa­ra que su vi­sión an­ti-aus­te­ri­dad se ex­tien­da por to­dos los paí­ses de la re­gión.

“A fi­na­les de 2009, Ita­lia te­nía un dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio que re­pre­sen­ta­ba 5.2 por cien­to del PIB”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.