Le­ga­li­zar la ma­rihua­na: ob­je­ti­vos e im­pli­ca­cio­nes

El Financiero Monterrey - - ENTRE LÍNEAS - Jor­ge O. Mo­reno Opi­ne us­ted: jor­ge.o.mo­reno@gmail.com El au­tor es doc­tor en Eco­no­mía por la Uni­ver­si­dad de Chica­go y Pro­fe­sor-In­ves­ti­ga­dor de la Fa­cul­tad de Eco­no­mía de la UANL.

El pa­sa­do miér­co­les 31 de oc­tu­bre, la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción (SCJN) reite­ró la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de la prohi­bi­ción ab­so­lu­ta del con­su­mo lú­di­co y per­so­nal de la ma­rihua­na. Por ser la quin­ta vez que la cor­te fa­lla en el mis­mo sen­ti­do, es­ta re­so­lu­ción creó ju­ris­pru­den­cia, lo cual obli­ga a to­dos los jue­ces del país a con­ce­der un am­pa­ro a cual­quier me­xi­cano que por la vía ju­di­cial so­li­ci­te a la Co­mi­sión Fe­de­ral pa­ra la Pro­tec­ción Con­tra Ries­gos Sa­ni­ta­rios (CO­FE­PRIS) un per­mi­so pa­ra con­su­mir ma­rihua­na de ma­ne­ra re­crea­ti­va y per­so­nal. Es­ta de­ci­sión his­tó­ri­ca, de la mano de la ini­cia­ti­va pa­ra re­gu­lar el con­su­mo de es­ta dro­ga que pre­sen­ta­rá el par­ti­do Mo­re­na an­te el Se­na­do en fe­chas pró­xi­mas, nos obli­ga a una re­fle­xión so­bre los ob­je­ti­vos que di­cha me­di­da per­si­gue, así co­mo el im­pac­to eco­nó­mi­co y so­cial que po­dría te­ner en el país en el cor­to y lar­go pla­zo.

En ge­ne­ral, di­ver­sos es­pe­cia­lis­tas han de­ba­ti­do du­ran­te lar­go tiem­po las ra­zo­nes a fa­vor y en con­tra de di­cha me­di­da. En­tre las jus­ti­fi­ca­cio­nes que se han dis­cu­ti­do pa­ra jus­ti­fi­car y apo­yar es­ta po­lí­ti­ca se in­clu­ye prin­ci­pal­men­te la po­ten­cial re­duc­ción que es­ta nue­va ley ten­dría so­bre el cri­men or­ga­ni­za­do, fe­nó­meno cu­yo cre­ci­mien­to y com­ba­te que ha oca­sio­na­do un enor­me cos­to so­cial a nues­tro país. Por otra par­te, otros gru­pos han con­si­de­ra­do que la me­di­da trae­rá co­mo con­se­cuen­cia un in­cre­men­to des­me­di­do en su con­su­mo, lo cual po­dría en prin­ci­pio oca­sio­nar un gra­ve pro­ble­ma al trans­for­mar un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca en uno de se­gu­ri­dad na­cio­nal.

Un pri­mer pun­to que qui­sie­ra des­ta­car es mi con­vic­ción de qué co­mo re­sul­ta­do del com­ba­te al nar­co­trá­fi­co du­ran­te los úl­ti­mos vein­te años, el pro­ble­ma del cri­men or­ga­ni­za­do es aho­ra mu­cho más com­ple­jo que úni­ca­men­te la ven­ta y dis­tri­bu­ción de ma­rihua­na a lo lar­go del te­rri­to­rio me­xi­cano. En par­ti­cu­lar, co­mo pro­duc­to jus­ta­men­te del com­ba­te al nar­co­me­nu­deo en dro­gas co­mo la ma­rihua­na, el cri­men evo­lu­cio­nó en un en­te que abar­ca no só­lo la ven­ta y co­mer­cia­li­za­ción de es­tu­pe­fa­cien­tes, sino, ade­más, co­mo pro­duc­to de la bús­que­da de me­ca­nis­mos com­pen­sa­to­rios que le per­mi­tie­ran so­bre­vi­vir y cre­cer, ex­pan­die­ron sus ope­ra­cio­nes a otros ti­pos de crí­me­nes co­mo el so­borno, co­bro de de­re­cho de pi­so, has­ta in­te­grar el se­cues­tro y tra­ta de per­so­nas. Por tan­to, la jus­ti­fi­ca­ción de la le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na con la fi­na­li­dad de re­du­cir el cri­men es in­com­ple­ta, o al me­nos el im­pac­to so­cial po­si­ti­vo que po­dría oca­sio­nar en es­ta di­men­sión es li­mi­ta­do.

Otro pun­to al res­pec­to de es­ta po­lí­ti­ca es que to­da ley de­be es­tar acom­pa­ña­da de los me­ca­nis­mos de im­par­ti­ción de jus­ti­cia que le acom­pa­ñe, de lo con­tra­rio se con­vier­te en le­tra “de ju­re” pe­ro sin apli­ca­ción “de fac­to”. Co­mo se ha dis­cu­ti­do en es­te mis­mo es­pa­cio, en un país co­mo Mé­xi­co en dón­de la ley de im­pues­tos ad­mi­te un ni­vel de in­for­ma­li­dad de ca­si el 60 por cien­to de su po­bla­ción, no exis­ten me­ca­nis­mos de­fi­ni­dos pa­ra cas­ti­gar la co­rrup­ción, o só­lo se re­suel­ven me­nos del 5 por cien­to de los crí­me­nes re­por­ta­dos y el res­tan­te per­ma­ne­ce im­pu­ne, la apli­ca­ción de una ley de con­su­mo de ma­rihua­na abre múl­ti­ples pre­gun­tas so­bre la ca­pa­ci­dad del po­der ju­di­cial pa­ra ha­cer cum­plir su con­te­ni­do y ob­je­ti­vos.

Una ra­zón po­ten­cial que no se ha ex­plo­ra­do en de­ta­lle so­bre las ra­zo­nes de for­ma­li­zar y re­gu­lar ac­ti­va­men­te un mer­ca­do co­mo el an­te­rior es que otros paí­ses co­mo Ca­na­dá y al­gu­nos es­ta­dos de EUA ya han ad­mi­ti­do su con­su­mo, por lo cual even­tual­men­te la di­ná­mi­ca de mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, al igual que ha pa­sa­do en otros bie­nes y ser­vi­cios, evo­lu­cio­na­rán en la bús­que­da de opor­tu­ni­da­des de ex­por­ta­ción e im­por­ta­ción apro­ve­chan­do las ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas de pro­duc­ción.

Fi­nal­men­te, una ley de con­su­mo en es­ta dro­ga de­be acom­pa­ñar­se de un in­ten­so pro­gra­ma de in­for­ma­ción so­bre las con­se­cuen­cias de su con­su­mo, de lo con­tra­rio, la fal­ta de és­ta oca­sio­na­rá ex­ter­na­li­da­des en quie­nes al ex­pe­ri­men­tar con su con­su­mo pue­dan da­ñar no só­lo sus vi­das, sino las de sus con­ciu­da­da­nos aje­nos al con­su­mo de es­ta dro­ga.

En otras pa­la­bras, la idea de res­pon­sa­bi­li­zar el con­su­mo de una dro­ga en quien de­ci­da ha­cer­lo es fun­da­men­tal­men­te co­rrec­ta si y so­lo si se cuen­ta con un apa­ra­to ju­di­cial y le­gal efec­ti­vo que pro­te­ja tam­bién la in­te­gri­dad de quien ha de­ci­do no ha­cer­lo, re­du­cien­do la in­ci­den­cia de ex­ter­na­li­da­des o efec­tos in­di­rec­tos en la so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.