LLUE­VE EN CDMX... SO­BRE MO­JA­DO

El Financiero - - Portada - JOR­GE G. CAS­TA­ÑE­DA @Jor­geg­cas­ta­ne­da Opi­ne us­ted: ga­ce­ta@ jor­ge­cas­ta­ñe­da. org

...Y otra vez en el nor­te. Las llu­vias anega­ron aho­ra el Me­tro In­dios Ver­des e In­sur­gen­tes; con lan­chas in­fla­bles sa­ca­ron a con­duc­to­res de vehícu­los.

Por fin ha­brá una reunión bi­la­te­ral Pe­ña Nie­to-trump en la Cum­bre del G-20 en Ale­ma­nia. Era tiem­po. No só­lo no la hu­bo con Trump co­mo pre­si­den­te-elec­to, co­mo ha su­ce­di­do en múl­ti­ples oca­sio­nes (Ló­pez Por­ti­llo-rea­gan; Sa­li­nas-bush (pa­dre); Cal­de­rón-oba­ma); no só­lo no fue la pri­me­ra reunión del nue­vo man­da­ta­rio ya en fun­cio­nes, co­mo la de Fox y Bush (hi­jo); sim­ple­men­te no hu­bo na­da.

Las ra­zo­nes son bien co­no­ci­das: el fias­co de la vi­si­ta del can­di­da­to Trump a Mé­xi­co; las ma­ja­de­rías de Trump po­co tiem­po an­tes de la vi­si­ta pro­gra­ma­da de Pe­ña Nie­to a Was­hing­ton en fe­bre­ro; la im­po­si­bi­li­dad de ase­gu­rar un con­trol de da­ños mí­ni­mo en la agen­da, en una po­si­ble con­fe­ren­cia de pren­sa con­jun­ta, o en un hi­po­té­ti­co co­mu­ni­ca­do con­jun­to acep­ta­ble pa­ra am­bos go­bier­nos. Y, so­bre to­do, en las se­cue­las de la vi­si­ta. Na­die pue­de ga­ran­ti­zar­le a nin­gún je­fe de Es­ta­do o de go­bierno que no ha­brá tuits de Trump al día si­guien­te, o fil­tra­cio­nes de al­guno de sus co­la­bo­ra­do­res con­tra otros, o ver­sio­nes de pren­sa pos­te­rio­res com­pro­me­te­do­ras.

Por eso, no es una ma­la so­lu­ción que el en­cuen­tro se pro­duz­ca en las cir­cuns­tan­cias des­cri­tas, co­mo una de mu­chas reunio­nes de Trump (y pro­ba­ble­men­te de Pe­ña Nie­to). Se­rá bre­ve, de pre­fe­ren­cia sin pre­gun­tas de la pren­sa, con fo­tos bien or­ques­ta­das y ne­go­cia­das, y san­sea­ca­bó. Pe­ro en­ton­ces, di­rán al­gu­nos, ¿pa­ra qué co­rrer ries­gos, so­bre to­do con una opi­nión pú­bli­ca me­xi­ca­na tan (co­rrec­ta­men­te) in­cen­dia­da con Trump y su go­bierno? Por­que Mé­xi­co no pue­de per­mi­tir­se el lu­jo de no en­ten­der­se o de no ha­blar con Was­hing­ton, y con es­te go­bierno nor­te­ame­ri­cano, los sub­al­ter­nos sen­ci­lla­men­te no man­dan.

La mul­ti­pli­ci­dad de te­mas de la agen­da bi­na­cio­nal es bien co­no­ci­da. Abar­ca mu­cho más que los asun­tos es­pi­no­sos; en reali­dad, es­tos úl­ti­mos son los de ma­yor im­por­tan­cia, pe­ro de me­nor nú­me­ro. Ob­via­men­te fi­gu­ran la re­vi­sión del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio; las de­ten­cio­nes y de­por­ta­cio­nes de mexicanos en Es­ta­dos Uni­dos; el mu­ro; la fron­te­ra sur; la gue­rra con­tra las dro­gas y la epi­de­mia de opioi­des trans­for­ma­da en epi­de­mia de he­roí­na me­xi­ca­na por las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses; Ve­ne­zue­la, Cu­ba; di­ver­sos te­mas en la ONU, etc. Pe­ro los otros te­mas son más nu­me­ro­sos y re­cu­rren­tes, y aun­que no ne­ce­sa­ria­men­te se ma­ne­jan a ni­vel pre­si­den­cial, el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos (y el de Mé­xi­co) re­quie­ren de una cla­ra se­ñal so­bre la tras­cen­den­cia que sus pre­si­den­tes le asig­nan a la re­la­ción pa­ra ac­tuar en con­se­cuen­cia.

To­do es­to ha si­do cier­to des­de la pri­me­ra vi­si­ta de un pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos a Mé­xi­co des­pués de la gue­rra (Tru­man a la Ciu­dad de Mé­xi­co en 1947). La di­fe­ren­cia con Trump re­si­de en la in­creí­ble des­or­ga­ni­za­ción de su equi­po, en la fal­ta de lí­neas de man­do, en los plei­tos en­tre to­dos los fun­cio­na­rios, y en la au­sen­cia de nom­bra­mien­tos en pues­tos cla­ve. Ya es pú­bli­co el con­flic­to en­tre el yerno pre­si­den­cial y el se­cre­ta­rio de Es­ta­do. Es co­no­ci­da la ri­va­li­dad y ani­mo­si­dad en­tre és­te úl­ti­mo y el en­car­ga­do de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal en la Ca­sa Blanca, y en­tre to­dos ellos y el se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad In­te­rior, y en­tre el re­pre­sen­tan­te de Co­mer­cio In­ter­na­cio­nal y el se­cre­ta­rio de Co­mer­cio. En ca­da go­bierno hay di­vi­sio­nes y plei­tos, pe­ro ni tan pron­to ni tan agu­das co­mo en el de Trump.

No es que des­pués de Ham­bur­go el pre­si­den­te-em­pre­sa­rio se va­ya a ha­cer car­go de la re­la­ción con Mé­xi­co, y pon­ga or­den en­tre sus co­la­bo­ra­do­res. Son de­ma­sia­dos los ca­sos, des­de Qa­tar has­ta Chi­na, don­de sa­be­mos que los efec­tos de las cum­bres con Trump re­sul­tan más efí­me­ros que sus tuits. Pe­ro de al­go ser­vi­rá y, so­bre to­do, le per­mi­ti­rá a to­dos los op­ti­mis­tas bea­tos de am­bos la­dos de la fron­te­ra man­te­ner y for­ta­le­cer su en­tu­sias­mo y el ti­po de cam­bio, mien­tras com­pran dó­la­res ba­ra­tos e invierten en Es­ta­dos Uni­dos. Unos me­ses más de op­ti­mis­mo bien va­len una fo­to, bue­na, ma­la o re­gu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.