Pe­ña Nie­to 3 – Mé­xi­co 2

El Financiero - - Economía - SER­GIO NE­GRE­TE CÁR­DE­NAS

sneg­car@ite­so.mx

Twit­ter: @econokafka El mar­ca­dor has­ta el mo­men­to no es fa­vo­ra­ble al país, pe­ro sí pa­ra sus di­ri­gen­tes, en­ca­be­za­dos por el pre­si­den­te Pe­ña. Qui­zá no tan hu­mi­llan­te co­mo el 4-1 que Ale­ma­nia re­ce­tó ayer a Mé­xi­co, pe­ro se su­pon­dría que el mar­ca­dor pa­ra to­do go­ber­nan­te ex­cep­cio­nal de­be­ría ser 6 – 0, con Mé­xi­co ga­nan­do en ca­da año del se­xe­nio. No que el Pre­si­den­te o su círcu­lo pier­dan, sus sa­la­rios y pres­ta­cio­nes son muy ge­ne­ro­sos, pe­ro no de­be­rían ver­se be­ne­fi­cia­dos a cos­ta del país.

Por­que ésa es la per­cep­ción: que es­ta ad­mi­nis­tra­ción es la más co­rrup­ta des­de la de Jo­sé Ló­pez Por­ti­llo. Con bue­na par­te de los miem­bros de la éli­te po­lí­ti­ca ob­te­nien­do re­cur­sos mal ha­bi­dos, o en to­do ca­so usan­do un era­rio que no cui­dan, pe­ro sí uti­li­zan, co­mo pro­pio. En el pri­mer ca­so es­tá la cons­te­la­ción de go­ber­na­do­res que for­ma­ban la “nue­va ge­ne­ra­ción” que pre­su­mió Pe­ña ha­ce años, y que se­gún las evi­den­cias re­sul­ta­ron más ra­pa­ces que la vie­ja ge­ne­ra­ción del PRI (lo que ya es de­cir al­go). En el se­gun­do ca­so hay sos­pe­chas que pro­ba­ble­men­te nun­ca se acla­ra­rán so­bre per­so­nas otro­ra en el pri­mer círcu­lo ofi­cial. ¿Re­ci­bió el aho­ra ex­di­rec­tor Ge­ne­ral de Pe­mex la frio­le­ra de cin­co mi­llo­nes de dó­la­res por fa­ci­li­tar­le con­tra­tos a Ode­brecht?

Es un mis­te­rio, pe­ro lo que sí es un he­cho es que Emi­lio Lozoya usó con li­be­ra­li­dad los he­li­cóp­te­ros a su dis­po­si­ción, y to­do in­di­ca que lo mis­mo hi­zo Clau­dia Ruiz Mas­sieu cuan­do era su com­pa­ñe­ra en el ga­bi­ne­te, pe­ro con vue­los en avio­nes pri­va­dos. La Se­cre­ta­ria Ge­ne­ral del PRI tie­ne co­mo pa­re­ja a En­ri­que Ochoa Re­za, re­cep­tor de ge­ne­ro­so che­que de li­qui­da­ción cuan­do re­nun­ció pa­ra ir­se a en­ca­be­zar el tri­co­lor.

To­do ello, usos y abu­sos dis­cre­cio­na­les de pres­ta­cio­nes, re­cep­ción de li­qui­da­ción mi­llo­na­ria, es le­gal. Pe­ro ha­bla pes­tes so­bre el cui­da­do que de­be­rían te­ner fun­cio­na­rios de al­to ni­vel con los re­cur­sos ex­traí­dos a los con­tri­bu­yen­tes, una mí­ni­ma con­si­de­ra­ción por los mi­llo­nes en po­bre­za ex­tre­ma que po­drían vi­vir un año gra­cias a los que cos­ta­ron los mi­nu­tos de un bre­ve tras­la­do en he­li­cóp­te­ro. Y lue­go se ex­tra­ñan de que las pro­me­sas de aus­te­ri­dad y hon­ra­dez de Ló­pez Obra­dor re­sue­nen en­tre mi­llo­nes (por hi­pó­cri­tas que es­tas sean).

Opi­ne us­ted:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.