ARAN­CE­LES DE TRUMP NO FUN­CIO­NA­RÁN PA­RA LOS TRA­BA­JA­DO­RES

El Financiero - - Economía - GILLIAN TETT

Otra se­ma­na, otra ola de in­ti­mi­da­ción y bra­vu­co­na­das por par­te del go­bierno del Sr. Trump en re­la­ción con el co­mer­cio. Ha­ce dos me­ses, Wil­bur Ross, el se­cre­ta­rio de Co­mer­cio es­ta­dou­ni­den­se, anun­ció ta­ri­fas aran­ce­la­rias so­bre las im­por­ta­cio­nes ca­na­dien­ses de ma­de­ra, ar­gu­men­tan­do que és­tas es­ta­ban de­bi­li­tan­do las com­pa­ñías ri­va­les en EU.

Aho­ra el en­fo­que es­tá di­ri­gi­do al ace­ro. Du­ran­te los pró­xi­mos días se an­ti­ci­pa que el Sr. Ross pre­sen­te un informe en el que se des­cri­ba có­mo las im­por­ta­cio­nes de ace­ro ba­ra­to pro­ve­nien­te de paí­ses co­mo Chi­na es­tán de­bi­li­tan­do las com­pa­ñías es­ta­dou­ni­den­ses y per­ju­di­can­do la “se­gu­ri­dad na­cio­nal” y los em­pleos. Es­to pu­die­ra con­du­cir a la im­po­si­ción de aran­ce­les es­ta­dou­ni­den­ses so­bre el ace­ro, una ame­na­za que ya ha pro­vo­ca­do pro­tes­tas por par­te de otros lí­de­res mun­dia­les, in­clu­yen­do la pri­me­ra mi­nis­tra ale­ma­na An­ge­la Mer­kel.

No es­tá cla­ro cuán ex­ten­sos real­men­te se­rían es­tos aran­ce­les. Pe­ro una co­sa es­tá cla­ra: los fun­cio­na­rios de la Ca­sa Blanca ne­ce­si­tan ur­gen­te­men­te leer un opor­tuno aná­li­sis del Ban­co de Pa­gos In­ter­na­cio­na­les (BPI) so­bre el te­ma.

Nor­mal­men­te, el BPI — que ope­ra co­mo un club de ban­cos cen­tra­les — no ha­bla mu­cho del co­mer­cio, cen­trán­do­se más bien en las fi­nan­zas. Pe­ro en la ac­tua­li­dad los ban­cos cen­tra­les oc­ci­den­ta­les es­tán preo­cu­pa­dos por el pro­tec­cio­nis­mo. Por lo tan­to, el BPI in­clu­yó en su informe anual, emi­ti­do el lu­nes, una si­mu­la­ción de lo que pu­die­ra su­ce­der si la Ca­sa Blanca de­ci­die­ra im­po­ner un aran­cel del 10 por cien­to a to­das las im­por­ta­cio­nes pro­ce­den­tes de Mé­xi­co y de Chi­na.

Es­to re­ve­la “una sen­si­bi­li­dad com­pa­ra­ti­va­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va de los cos­tos de pro­duc­ción es­ta­dou­ni­den­ses an­te los aran­ce­les so­bre las im­por­ta­cio­nes de Mé­xi­co o de Chi­na”, ex­pu­so el BPI; más es­pe­cí­fi­ca­men­te, las ta­ri­fas aran­ce­la­rias per­ju­di­ca­rían a las com­pa­ñías es­ta­dou­ni­den­ses de ma­ne­ra di­rec­ta e in­di­rec­ta. El sec­tor de los equi­pos de trans­por­te se­ría el que su­fri­ría más, se­gui­do por los sec­to­res de las pie­les, del pe­tró­leo, de los tex­ti­les, de la ma­qui­na­ria y de los equi­pos eléc­tri­cos.

Pe­ro lo que es real­men­te in­tere­san­te — y digno de re­fle­xión por par­te de la Ca­sa Blanca, in­clu­so si en reali­dad to­da­vía no es­tá amenazando con im­po­ner aran­ce­les del 10 por cien­to — es que los eco­no­mis­tas del BPI tam­bién han cal­cu­la­do el im­pac­to po­ten­cial so­bre los cos­tos la­bo­ra­les. Es­to su­gie­re que si las em­pre­sas de trans­por­te, co­mo los fa­bri­can­tes de au­to­mó­vi­les, qui­sie­ran ab­sor­ber el cos­to de es­tos pre­sun­tos aran­ce­les pa­ra man­te­ner la com­pe­ti­ti­vi­dad de sus pro­duc­tos, ten­drían que re­cor­tar los cos­tos sa­la­ria­les en un 6 por cien­to; en el ca­so de otros gru­pos in­dus­tria­les, se ne­ce­si­ta­ría una re­duc­ción de un 2 y un 4 por cien­to.

Es­to po­dría sig­ni­fi­car sa­la­rios más ba­jos. Pe­ro la res­pues­ta más pro­ba­ble es que las em­pre­sas sim­ple­men­te re­em­pla­za­rían a los tra­ba­ja­do­res con más ro­bots. Des­pués de to­do, ya lo han he­cho. Tal y co­mo lo de­mues­tra un re­cien­te ar­tícu­lo de los eco­no­mis­tas ILUS­TRA­CIÓN: IS­MAEL ANGELES Da­ron Ace­mo­glu y Pas­cual Res­tre­po, la in­dus­tria es­ta­dou­ni­den­se ha re­em­pla­za­do a los tra­ba­ja­do­res con ro­bots en una sor­pren­den­te es­ca­la du­ran­te los úl­ti­mos años, par­ti­cu­lar­men­te en sec­to­res co­mo el de la fa­bri­ca­ción de au­to­mó­vi­les (la cual cuen­ta con un ter­cio de to­dos los ro­bots in­dus­tria­les).

De he­cho, la eco­no­mis­ta Lau­ra Ty­son cal­cu­la, usan­do los da­tos de los Sres. Ace­mo­glu y Res­tre­po, que los ro­bots han des­pla­za­do 400,000 em­pleos ma­nu­fac­tu­re­ros en EEUU anual­men­te du­ran­te el úl­ti­mo par de dé­ca­das, lo cual ha oca­sio­na­do que la mano de obra ma­nu­fac­tu­re­ra ha­ya caí­do un ter­cio des­de 1997, aun cuan­do la pro­duc­ción se en­cuen­tra en ni­ve­les ré­cord.

Así es que, si se im­po­nen nue­vos aran­ce­les y cos­tos, exis­te una enor­me po­si­bi­li­dad de que los eje­cu­ti­vos usen es­to co­mo ex­cu­sa pa­ra ace­le­rar esa au­to­ma­ti­za­ción. Y, lo que es peor to­da­vía, es que cuan­do las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses ins­ta­lan ro­bots in­dus­tria­les ellas tien­den a com­prár­se­los a Ale­ma­nia y a Ja­pón, ya que es­tos paí­ses li­de­ran el mun­do en el cam­po de la ro­bó­ti­ca in­dus­trial avan­za­da.

Has­ta aho­ra, la Ca­sa Blanca no pa­re­ce ha­ber­le pres­ta­do mu­cha — o nin­gu­na — aten­ción a es­to. Más bien, el Sr. Trump pre­fie­re de­fen­der la idea de la pro­duc­ción “he­cha en EU” a ca­si cual­quier cos­to. Y, por suer­te, tal vez con­si­ga más pro­duc­ción es­ta­dou­ni­den­se du­ran­te los pró­xi­mos años.

Es­ta se­ma­na, los con­sul­to­res de Mckin­sey pu­bli­ca­ron un informe so­bre la ma­nu­fac­tu­ra es­ta­dou­ni­den­se que ar­gu­men­ta que las con­di­cio­nes son opor­tu­nas pa­ra un re­na­ci­mien­to de la in­dus­tria es­ta­dou­ni­den­se, ya que “las ca­de­nas de va­lor del mun­do es­tán cam­bian­do, lo cual crea una apertura pa­ra que EU atrai­ga más pro­duc­ción”.

En par­ti­cu­lar, “los sa­la­rios es­tán au­men­tan­do en las eco­no­mías emer­gen­tes, la au­to­ma­ti­za­ción de­bi­li­ta el ca­so del ar­bi­tra­je la­bo­ral y el au­ge del es­quis­to ha he­cho que la ener­gía sea ba­ra­ta y abun­dan­te” en EU. To­do es­to po­dría fo­men­tar la re­ubi­ca­ción de vuel­ta al país.

Pe­ro el pro­ble­ma es que el re­na­ci­mien­to in­dus­trial no es lo mis­mo que la crea­ción de em­pleos. Por el con­tra­rio, la ra­zón por la que las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses es­tán re­gre­san­do a EU es pre­ci­sa­men­te su ca­pa­ci­dad de re­du­cir los cos­tos la­bo­ra­les. O, pa­ra de­cir­lo de otra ma­ne­ra, si sur­gen los aran­ce­les del ace­ro, au­men­ta­rá la for­tu­na de las com­pa­ñías ace­re­ras es­ta­dou­ni­den­ses.

Los aran­ce­les pue­den tam­bién ga­nar­le al­gu­nas con­sig­nas po­lí­ti­cas al Sr. Trump. Pe­ro no an­ti­ci­pen que ellos ayu­den a mu­chos tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses. Más bien, los “ga­na­do­res” se­rán los ro­bots. Sin em­bar­go, los ro­bots — por su­pues­to — no vo­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.