ELLAS PA­GAN EL COS­TO DE TU CE­LU­LAR

ABOR­TOS Y CÁNCER SON LOS EFEC­TOS ‘OCUL­TOS’ DE LA PRO­DUC­CIÓN DE CHIPS; ASIA PA­DE­CE HOY LO QUE EN EU SE ERRA­DI­CÓ EN LOS 90

El Financiero - - Empresas - CAM SIM­PSON

En 1984, un es­tu­dian­te de pos­gra­do lla­ma­do Ja­mes Ste­wart lle­gó a la ofi­ci­na de Ha­rris Pas­ti­des, pro­fe­sor de epi­de­mio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Mas­sa­chu­setts en Am­herst.

Ste­wart di­jo a Pas­ti­des que ha­bía de­tec­ta­do un nú­me­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de abor­tos in­vo­lun­ta­rios en la plan­ta de chips de Di­gi­tal Equip­ment.

Las mu­je­res en edad fér­til re­pre­sen­ta­ban 68 por cien­to de los em­pleos de pro­duc­ción tec­no­ló­gi­ca de EU y Ste­wart sa­bía al­go que muy po­cos: fa­bri­car chips in­vo­lu­cra cien­tos de pro­duc­tos quí­mi­cos.

Las mu­je­res de la lí­nea de pro­duc­ción tra­ba­ja­ban en sa­las lim­pias y lle­va­ban tra­jes de pro­tec­ción, pe­ro eran pa­ra sal­va­guar­dar a los chips, no a ellas.

Di­gi­tal Equip­ment acep­tó pa­gar un es­tu­dio li­de­ra­do por Pas­ti­des y los re­sul­ta­dos fue­ron sor­pren­den­tes: el do­ble de abor­tos es­pon­tá­neos que la ta­sa es­pe­ra­da.

La fir­ma re­ve­ló el re­sul­ta­do a em­plea­dos y a la Aso­cia­ción de la In­dus­tria de Se­mi­con­duc­to­res (SIA, por sus si­glas en in­glés), y lue­go los hi­zo pú­bli­cos.

SIA, re­pre­sen­tan­do a fir­mas co­mo IBM, In­tel y una do­ce­na más, es­ta­ble­ció un gru­po de tra­ba­jo que con­clu­yó que el es­tu­dio con­te­nía “de­fi­cien­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas”, se­gún los re­gis­tros de la aso­cia­ción. Pe­ro, fren­te a la pre­sión pú­bli­ca, acor­dó fi­nan­ciar más in­ves­ti­ga­ción.

La Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, en Da­vis, di­se­ñó uno de los es­tu­dios más gran­des so­bre sa­lud la­bo­ral, in­vo­lu­cran­do a 14 com­pa­ñías, 42 plan­tas y 50 mil em­plea­dos. IBM op­tó por ha­cer su pro­pio es­tu­dio con la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins.

En di­ciem­bre de 1992, los tres es­tu­dios mos­tra­ron re­sul­ta­dos si­mi­la­res: una ta­sa del do­ble en abor­tos pa­ra mi­les de mu­je­res po­ten­cial­men­te ex­pues­tas a quí­mi­cos.

Es­ta vez la in­dus­tria reac­cio­nó rá­pi­da­men­te. SIA apun­tó a una fa­mi­lia de pro­duc­tos quí­mi­cos, los EGES, am­plia­men­te usa­dos en la fa­bri­ca­ción de chips, co­mo la cau­sa pro­ba­ble y de­cla­ró que sus em­pre­sas ace­le­ra­rían los es­fuer­zos pa­ra eli­mi­nar­los. IBM fue más le­jos: se com­pro­me­tió a des­ha­cer­se de ellos en su pro­duc­ción glo­bal pa­ra 1995.

“Fue ca­si un cuen­to de ha­das en sa­lud pú­bli­ca”, re­cuer­da Pas­ti­des. Dos dé­ca­das más tar­de, el fi­nal pa­re­ce di­fe­ren­te. A me­di­da que la pro­duc­ción de se­mi­con­duc­to­res pa­só a paí­ses con mano de obra más ba­ra­ta, las pro­me­sas de la in­dus­tria no pa­re­cen ha­ber he­cho el mis­mo via­je, al me­nos no en su to­ta­li­dad. Da­tos con­fi­den­cia­les re­vi­sa­dos por Bloom­berg Bu­si­ness­week mues­tran que mi­les de mu­je­res con­ti­núan ex­pues­tas a las mis­mas to­xi­nas has­ta por lo me­nos 2015. Al­gu­nas pro­ba­ble­men­te to­da­vía hoy.

*** En 2010, una doc­to­ra sur­co­rea­na lla­ma­da Kim Myoung-hee de­jó su cátedra en una escuela de me­di­ci­na pa­ra di­ri­gir un pe­que­ño ins­ti­tu­to de in­ves­ti­ga­ción en Seúl.

En su nue­vo rol, una se­rie de ca­sos de cáncer en la in­dus­tria de la mi­cro­elec­tró­ni­ca atra­jo su in­te­rés, in­clui­do un epi­so­dio que ha­bía cap­ta­do la aten­ción del pú­bli­co: dos mu­je­res jó­ve­nes, que tra­ba­ja­ban en la mis­ma es­ta­ción de Sam­sung y es­tu­vie­ron ex­pues­tas a los mis­mos quí­mi­cos, desa­rro­lla­ron la mis­ma for­ma agre­si­va de leu­ce­mia.

La en­fer­me­dad ma­ta a tres de ca­da 100 mil sur­co­rea­nos ca­da año, pe­ro es­tas jó­ve­nes fa­lle­cie­ron con una di­fe­ren­cia de ocho me­ses. Ac­ti­vis­tas des­cu­brie­ron más ca­sos en Sam­sung y otras fir­mas. Los eje­cu­ti­vos de la in­dus­tria ne­ga­ron cual­quier víncu­lo.

Kim co­men­zó a com­pi­lar y ana­li­zar es­tu­dios de sa­lud so­bre tra­ba­ja­do­res de se­mi­con­duc­to­res en to­do el mun­do, un cuer­po de tra­ba­jo que ha­bía atraí­do po­ca aten­ción en Co­rea del Sur, a pe­sar de la im­por­tan­cia de la in­dus­tria allí.

El tra­ba­jo de Kim la lle­vó a las in­ves­ti­ga­cio­nes de Pas­ti­des y de los cien­tí­fi­cos de Johns Hop­kins, y tam­bién a es­tu­dios his­tó­ri­cos so­bre sa­lud re­pro­duc­ti­va re­la­cio­na­dos a la pro­duc­ción de mi­cro­elec­tró­ni­ca, en la que se se­ña­lan de­fec­tos de na­ci­mien­to fa­ta­les en los hi­jos de tra­ba­ja­do­res mas­cu­li­nos, cán­ce­res in­fan­ti­les, in­fer­ti­li­dad y ci­clos mens­trua­les pro­lon­ga­dos.

Sin em­bar­go, en prác­ti­ca­men­te to­dos los es­tu­dios des­de la dé­ca­da de 1990, Kim le­yó la mis­ma fra­se: la in­dus­tria glo­bal de se­mi­con­duc­to­res ha­bía eli­mi­na­do los EGES a me­dia­dos de los años 90, mar­can­do el fin de las preo­cu­pa­cio­nes de sa­lud re­pro­duc­ti­va.

Sin em­bar­go, al­go le ha­cía rui­do: en gru­pos fo­ca­les, jó­ve­nes que tra­ba­ja­ban en plan­tas de chips se­ña­la­ban que no era ra­ro pa­sar me­ses, o in­clu­so un año, sin mens­truar. Al igual que en EU, las mu­je­res do­mi­nan los tra­ba­jos de pro­duc­ción en la in­dus­tria de la mi­cro­elec­tró­ni­ca de Co­rea del Sur, que em­plea a más de 120 mil de ellas. Kim y un co­le­ga de­ci­die­ron que ne­ce­si­ta­ban rea­li­zar un nue­vo es­tu­dio de sa­lud re­pro­duc­ti­va.

En 2013, ob­tu­vie­ron cin­co años de re­gis­tros de re­em­bol­sos mé­di­cos has­ta 2012 pa­ra mu­je­res en edad fér­til que tra­ba­jan en plan­tas de las tres fir­mas más gran­des de mi­cro­elec­tró­ni­ca del país: Sam­sung, SK Hy­nix y LG. Los da­tos cu­brían 38 mil mu­je­res por año. Los in­ves­ti­ga­do­res exa­mi­na­ron los re­gis­tros de quie­nes ha­bían ido al mé­di­co por abor­tos in­vo­lun­ta­rios.

Los re­sul­ta­dos eran in­ne­ga­bles e im­pac­tan­tes pa­ra Kim, tal co­mo lo ha­bían si­do pa­ra Pas­ti­des ca­si tres dé­ca­das an­tes. En­con­tró ta­sas de abor­to sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te ele­va­das y una ta­sa pa­ra aque­llas en sus 30 años ca­si tan al­ta co­mo en las fá­bri­cas de EU. “No era el re­sul­ta­do que es­pe­ra­ba”, ad­mi­tió.

En un ar­tícu­lo cien­tí­fi­co que pu­bli­ca­ron tras su es­tu­dio, Kim y sus co­le­gas re­pi­tie­ron el man­tra de la in­ves­ti­ga­ción an­te­rior: los EGES ha­bían si­do eli­mi­na­dos de la in­dus­tria. Sin em­bar­go, en su con­clu­sión agre­ga­ron que no po­dían es­tar se­gu­ros. Tam­bién no­ta­ron una se­rie de otras to­xi­nas re­pro­duc­ti­vas y pe­li­gros am­bien­ta­les en

las plan­tas, in­clu­yen­do ra­dia­ción io­ni­zan­te. Fi­na­li­za­ron con es­ta ad­ver­ten­cia: “Da­do que nues­tros da­tos pro­vie­nen de las tres ma­yo­res em­pre­sas de Co­rea, es plau­si­ble asu­mir que los tra­ba­ja­do­res de pe­que­ñas em­pre­sas de Co­rea o que tra­ba­jan en paí­ses en desa­rro­llo es­tán más ex­pues­tos a ese ries­go”.

** * Tras las pro­tes­tas en los 90 en EU, las com­pa­ñías quí­mi­cas di­je­ron que ha­bían cam­bia­do las for­mu­la­cio­nes de las fo­to­rre­si­nas y otros pro­duc­tos que su­mi­nis­tra­ron a los fa­bri­can­tes de chips, in­clu­yen­do los de Asia. Pe­ro da­tos de prue­bas ob­te­ni­dos por Bloom­berg Bu­si­ness­week mues­tran que los cam­bios no se hi­cie­ron rá­pi­da­men­te ni, en al­gu­nos ca­sos, com­ple­ta­men­te.

En 2009, cien­tí­fi­cos su­co­rea­nos pro­ba­ron un to­tal de 10 mues­tras alea­to­rias to­ma­das de tam­bo­res de fo­to­rre­sis­ten­tes en una plan­ta de Sam­sung y una de SK Hy­nix. De­bi­do a que la preocupación se cen­tra­ba en­ton­ces en la leu­ce­mia, las fo­to­rre­si­nas se pro­ba­ron só­lo pa­ra to­xi­nas re­la­cio­na­das con ese mal. Una de ellas era el más tó­xi­co de los EGES, un quí­mi­co co­mún­men­te lla­ma­do 2-me­to­xie­ta­nol o 2-ME. Las prue­bas mos­tra­ron 2-ME en 6 de las 10 mues­tras, se­gún una co­pia de los re­sul­ta­dos.

En 2015, cien­tí­fi­cos sur­co­rea­nos si­guie­ron y am­plia­ron la ron­da an­te­rior de prue­bas, ex­tra­yen­do mues­tras alea­to­rias de sie­te fa­bri­can­tes. Las mues­tras de Sam­sung y SK Hy­nix re­sul­ta­ron ne­ga­ti­vas pa­ra 2-ME, pe­ro la de una fir­ma más pe­que­ña re­sul­tó po­si­ti­va.

SK Hy­nix se ne­gó a co­men­tar. Sam­sung se­ña­ló que pue­de es­tar se­gu­ro de que los EGES fue­ron com­ple­ta­men­te eli­mi­na­dos de su pro­duc­ción en 2011, por­que esa es la ex­ten­sión de su re­gis­tro in­terno. Pe­ro Ben Suh, un por­ta­voz de Sam­sung, di­ce que la com­pa­ñía cree que la tran­si­ción ini­ció an­tes, pues sus pro­vee­do­res co­men­za­ron a cam­biar las mez­clas quí­mi­cas des­pués de me­dia­dos de los 90. Agre­gó que, aun­que Sam­sung es­tu­vo en­te­ra­do de la prue­ba 2009, que mos­tra­ba 2-ME en su plan­ta, no pu­do con­fir­mar­lo in­ter­na­men­te ni re­pli­car los re­sul­ta­dos. La em­pre­sa se­ña­la que “Sam­sung Elec­tro­nics tie­ne una es­tric­ta po­lí­ti­ca en el lu­gar de tra­ba­jo pa­ra el em­ba­ra­zo y los de­re­chos de ma­ter­ni­dad”.

En los úl­ti­mos años mu­chos de los ma­yo­res fa­bri­can­tes han au­to­ma­ti­za­do su ela­bo­ra­ción de chips pa­ra su­bir la pro­duc­ción y los in­gre­sos. Es­to ha re­du­ci­do el ma­ne­jo fí­si­co de los quí­mi­cos, pe­ro la pro­duc­ción en em­pre­sas con plan­tas an­ti­guas no au­to­ma­ti­za­das no ha dis­mi­nui­do. Mi­les de mu­je­res en esas plan­tas en Asia to­da­vía es­tán ex­pues­tas a ele­men­tos da­ñi­nos.

Ha­ce más de dos dé­ca­das, los in­ves­ti­ga­do­res de Johns Hop­kins que tra­ba­ja­ron con IBM ad­vir­tie­ron que los ries­gos po­drían per­sis­tir en el ex­tran­je­ro. Sa­bían que los EGES eran ba­ra­tos, efi­ca­ces y dis­po­ni­bles en abun­dan­cia y que las al­ter­na­ti­vas me­nos pe­li­gro­sas eran mu­cho más ca­ras. Su informe ad­vir­tió so­bre los pe­li­gros que po­drían per­sis­tir en el ex­tran­je­ro.

Se­gún Adol­fo Co­rrea, el epi­de­mió­lo­go lí­der en el es­tu­dio de IBM, los eje­cu­ti­vos de la com­pa­ñía re­ci­bie­ron una co­pia del do­cu­men­to que lle­va­ba esa ad­ver­ten­cia en 1995. Ese es el año pa­ra el cual IBM se ha­bía com­pro­me­ti­do a des­con­ti­nuar el uso de EGES en sus plan­tas. Tam­bién es el año en que la fir­ma ne­go­ció con­tra­tos de pro­duc­ción ma­si­va y plu­ri­anual pa­ra que otras dos em­pre­sas le pro­por­cio­na­ran chips: Sam­sung y SK Hy­nix.

Otros miem­bros de la SIA tam­bién hi­cie­ron acuer­dos en Co­rea del Sur si­mi­la­res a los de IBM, in­clu­yen­do Mo­to­ro­la, Te­xas Ins­tru­ments y HP. In­tel co­men­zó a com­prar chips a Sam­sung en 1996. En la me­di­da en que los sur­co­rea­nos si­guie­ron usan­do pro­duc­tos con EGES, la in­dus­tria es­ta­ba -en efec­to- trans­fi­rien­do la ex­po­si­ción a los quí­mi­cos de EU al ex­tran­je­ro.

Ci­tan­do con­fi­den­cia­li­dad con sus clien­tes, Suh, el vo­ce­ro de Sam­sung, se ne­gó a co­men­tar si al­gu­na em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se exi­gía pro­tec­cio­nes de sa­lud pa­ra las co­rea­nas que pro­du­cen chips ba­jo con­tra­tos ini­cia­dos tras los es­tu­dios de abor­to en EU. IBM de­cli­nó ha­cer co­men­ta­rios pa­ra es­te re­por­ta­je.

*** Un mo­vi­mien­to en Co­rea del Sur pa­ra re­co­no­cer las con­se­cuen­cias pa­ra la sa­lud de los tra­ba­ja­do­res ha ido ama­san­do len­ta­men­te apo­yo po­lí­ti­co y so­cial a lo lar­go de una dé­ca­da. Du­ran­te gran par­te de ese tiem­po, Sam­sung em­pren­dió una ba­ta­lla a me­nu­do amar­ga y pú­bli­ca con las fa­mi­lias de tra­ba­ja­do­res muer­tos o en­fer­mos. La fir­ma pa­gó a al­gu­nos de los me­jo­res abo­ga­dos de la na­ción pa­ra lu­char con­tra los re­cla­mos de com­pen­sa­ción de tra­ba­ja­do­res, ello pe­se a que los pa­gos pro­ve­nían de un fon­do de se­gu­ros del go­bierno, no de la com­pa­ñía.

Pa­ra 2014, la ma­rea ha­bía cam­bia­do gra­cias a una cre­cien­te aten­ción in­ter­na­cio­nal y el lan­za­mien­to na­cio­nal de “Anot­her Pro­mi­se”, una pe­lí­cu­la so­bre las pe­leas. El go­bierno de­jó de re­cha­zar las re­cla­ma­cio­nes de in­dem­ni­za­ción y los tri­bu­na­les apo­ya­ron a los tra­ba­ja­do­res en un pu­ña­do de ca­sos. Fi­nal­men­te, Sam­sung se dis­cul­pó pú­bli­ca­men­te por la for­ma en la cual tra­tó a las fa­mi­lias.

Aun­que tan­to Sam­sung co­mo SK Hy­nix con­ti­núan ne­gan­do que exis­te un víncu­lo cau­sal, am­bas co­men­za­ron a prin­ci­pios del año pa­sa­do a com­pen­sar en for­ma pri­va­da a tra­ba­ja­do­res ac­tua­les y an­ti­guos y a sus fa­mi­lias por en­fer­me­da­des y muer­tes. Sam­sung tam­bién in­tro­du­jo un co­mi­té ex­terno pa­ra re­co­men­dar cam­bios so­bre sa­lud y se­gu­ri­dad, di­ce Suh. La po­si­ción ge­ne­ral de la com­pa­ñía so­bre es­tos asun­tos ha cam­bia­do per­cep­ti­ble­men­te en ape­nas al­gu­nos años, aña­dió. “He­mos tra­ba­ja­do pa­ra ayu­dar a an­ti­guos em­plea­dos de se­mi­con­duc­to­res y a sus fa­mi­lias que so­por­ta­ron di­fi­cul­ta­des y la an­gus­tia”.

En un apar­ta­men­to al sur de Seúl vi­ve Kim Mi-yeon, mu­jer de 38 años que co­men­zó a tra­ba­jar pa­ra Sam­sung en 1997, una se­ma­na des­pués de sa­lir de la se­cun­da­ria.

Tra­ba­ja­ba en pro­duc­ción, en el de­par­ta­men­to de en­va­sa­do y prue­bas, por lo que es im­pro­ba­ble que su tra­ba­jo la pu­sie­ra en con­tac­to di­rec­to con quí­mi­cos da­ñi­nos. Sin em­bar­go, es­ta­ba en con­tac­to cons­tan­te con otras mu­je­res que tra­ba­ja­ban en sa­las lim­pias. En un par de años, no­tó que sus pe­rio­dos mens­trua­les ha­bían cam­bia­do.

En 2007 se ca­só con un con­tra­tis­ta que co­no­ció en Sam­sung. In­ten­ta­ron te­ner una fa­mi­lia, pe­ro en 2008, los mé­di­cos le di­je­ron que era ca­si es­té­ril. Los tra­ta­mien­tos fra­ca­sa­ron, al igual que los in­ten­tos de fer­ti­li­za­ción in vi­tro. En 2012 los mé­di­cos ha­lla­ron una ma­sa que cre­cía den­tro de su úte­ro. Se so­me­tió a ci­ru­gía y va­rias ron­das de tra­ta­mien­tos, pe­ro, de­ses­pe­ra­da por un ni­ño, re­cha­zó las re­co­men­da­cio­nes pa­ra que le ex­tir­pa­ran el úte­ro. Re­nun­ció a Sam­sung al mes si­guien­te y de­man­dó una com­pen­sa­ción la­bo­ral. En mar­zo, el go­bierno la re­co­no­ció for­mal­men­te co­mo el pri­mer tra­ba­ja­dor de chips que su­frió una en­fer­me­dad la­bo­ral re­la­cio­na­da con la sa­lud re­pro­duc­ti­va. Su ca­so du­ró cin­co años. “Es­toy muy fe­liz aho­ra”, di­ce, sos­te­nien­do a su hi­ja de 10 me­ses.

*** Tras la in­ves­ti­ga­ción de Di­gi­tal Equip­ment ha­ce 30 años, la ca­rre­ra de Pas­ti­des avan­zó de ma­ne­ra im­pre­sio­nan­te. Hoy es el pre­si­den­te de la Uni­ver­si­dad de Ca­ro­li­na del Sur. Pe­ro, los re­cuer­dos de la pre­sión que en­fren­tó de las tec­no­ló­gi­cas más im­por­tan­tes del mun­do aún lo ha­cen sen­tir an­sio­so. “Fue al­go sin pre­ce­den­tes pa­ra mí. No lo es­pe­ra­ba”, di­ce. “Y fran­ca­men­te tu­ve di­fi­cul­ta­des pa­ra ha­cer­le fren­te a ve­ces”.

Esa in­ves­ti­ga­ción de ha­ce dé­ca­das per­ma­ne­ce in­tac­ta, pe­ro él ha pa­sa­do a otras preo­cu­pa­cio­nes. Y cuan­do le di­go que las re­for­mas en la in­dus­tria no pa­re­cen ha­ber si­do tan pro­fun­das o tan am­plias co­mo él creía, pa­re­ce sa­cu­di­do. “Esa es una no­ti­cia te­rri­ble”, di­ce. “El he­cho de que las mu­je­res a lo lar­go del mun­do es­tén ex­pues­tas a esas co­sas que los ex­per­tos, in­clui­dos los lí­de­res cor­po­ra­ti­vos, de­ci­die­ron que no de­be­rían usar­se en el lu­gar de tra­ba­jo, pa­ra mí es una his­to­ria ex­tre­ma­da­men­te tris­te y una de­rro­ta pa­ra la sa­lud pú­bli­ca”.

FO­TOS: ANAS­TA­SIA TAY­LOR-LIND

KOO SUNG-AE VI­VE AHO­RA CON LU­PUS.

PARK MIN-SOOK PA­DE­CIÓ IN­FER­TI­LI­DAD, UN ABOR­TO Y CÁNCER DE MA­MA.

KIM MI-YEON SU­FRIÓ IN­FER­TI­LI­DAD Y CÁNCER EN EL ÚTE­RO.

HAN HYE-KYUNG

TIE­NE UN TU­MOR EN EL CE­RE­BRO QUE GOL­PEA SU HA­BLA Y VI­SIÓN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.