CAR­LOS RUIZ GON­ZÁ­LEZ

¿SE APREN­DE A IN­NO­VAR?

El Financiero - - Portada - CAR­LOS RUIZ GON­ZÁ­LEZ*

Ha­ce po­co es­cu­ché una en­tre­vis­ta con Mar­cus Dan­tus, el CEO de Start Up Mé­xi­co1 (SUM), en la que le pre­gun­ta­ban si en Mé­xi­co po­día “pren­der” la in­no­va­ción. Mar­cus, con se­gu­ri­dad y aplo­mo, afir­mó que sí, que en Mé­xi­co hay mu­cha ca­pa­ci­dad de im­pro­vi­sar y mu­cha crea­ti­vi­dad, pe­ro que hay que en­cau­zar­la en­se­ñan­do a los jó­ve­nes a ser in­no­va­do­res y a em­pren­der.

Los jó­ve­nes y la in­no­va­ción. Exis­te una ca­rac­te­rís­ti­ca que es co­mún a los in­no­va­do­res y a los jó­ve­nes: la in­con­for­mi­dad. Los jó­ve­nes son en su ma­yo­ría idea­lis­tas. Se cues­tio­nan el mun­do en el que vi­ven, no lo en­cuen­tran sa­tis­fac­to­rio y es­to les ge­ne­ra in­con­for­mi­dad. Lo mis­mo su­ce­de con los in­no­va­do­res. Ven las co­sas co­mo son, pe­ro no les sa­tis­fa­cen y, por ello, se de­di­can a trans­for­mar la reali­dad pa­ra ob­te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos a tra­vés de nue­vos pro­duc­tos, ser­vi­cios y has­ta de di­fe­ren­tes ma­ne­ras de ha­cer las co­sas (po­dría­mos de­cir nue­vos mo­de­los de ne­go­cio).

Sí, la in­no­va­ción es­tá “de mo­da”. To­dos que­re­mos ser me­jo­res, más sa­nos, más efi­ca­ces y más es­tu­dio­sos. To­dos que­re­mos gas­tar me­nos o gas­tar me­jor, y apro­ve­char me­jor el tiem­po. En re­su­men, que­re­mos ser me­jo­res. Pa­ra lo­grar­lo, ten­dría­mos que ha­cer las co­sas di­fe­ren­tes a lo que ha­bi­tual­men­te ha­ce­mos, es de­cir, po­ner en prác­ti­ca la in­no­va­ción pa­ra lo­grar ha­cer las co­sas me­jor, más efi­cien­tes o con ma­yor ca­li­dad.

No se tra­ta de ser crea­ti­vo, es más, no bas­ta con ser crea­ti­vo. Tam­bién hay que ser in­no­va­dor. Aquí ca­be se­ña­lar la di­fe­ren­cia en­tre crea­ti­vi­dad e in­no­va­ción. La pri­me­ra tie­ne que ver con ge­ne­ra­ción de ideas, con te­ner vi­sio­nes nue­vas, dis­tin­tas y con ex­plo­rar más po­si­bi­li­da­des. Es tra­tar de pen­sar di­fe­ren­te y to­mar otros en­fo­ques. En re­su­men, crea­ti­vi­dad es “pa­rir” ideas.

Sin em­bar­go, la so­la crea­ti­vi­dad no lle­va a la con­cre­ción. In­no­var es pre­ci­sa­men­te con­cre­tar esas ideas, ha­cer­las reali­dad, con­cep­tua­li­zar­las y lle­var­las a ca­bo. En­ton­ces, la in­no­va­ción no se tra­ta só­lo de crea­ti­vi­dad, sino de lo­grar lo que la crea­ti­vi­dad pro­po­ne.

Mu­chos de los in­no­va­do­res fa­mo­sos —co­mo Ste­ve Jobs de Ap­ple, Jeff Be­zos de Ama­zon o los jó­ve­nes her­ma­nos Ser­vit­je en la dé­ca­da de los 40, al ini­ciar lo que lle­ga­ría a ser Gru­po Bim­bo— eran pre­ci­sa­men­te jó­ve­nes in­con­for­mes con el sta­tus quo, con lo es­ta­ble­ci­do. Su in­con­for­mi­dad fue el pri­mer pa­so, su pri­me­ra ca­rac­te­rís­ti­ca co­mún.

Sin em­bar­go, los in­no­va­do­res no se con­for­ma­ron con ser so­la­men­te in­con­for­mes, se atre­vie­ron a desafiar lo es­ta­ble­ci­do y a asu­mir ries­gos pa­ra trans­for­mar la reali­dad.

LA PERPETUA BÚS­QUE­DA DE ME­JO­RAS Qui­zá la in­no­va­ción sea in­he­ren­te a la na­tu­ra­le­za del ser hu­mano. Siem­pre que­re­mos ha­cer las co­sas me­jo­res y es­ta­mos dis­pues­tos a mo­di­fi­car o cam­biar pa­ra au­men­tar los sa­tis­fac­to­res. Los avan­ces en me­di­ci­na, en in­ge­nie­ría y en ca­li­dad de vi­da son el pro­duc­to de mentes in­no­va­do­ras, in­sa­tis­fe­chas con el sta­tus quo.

La ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal de los em­pre­sa­rios —de Henry Ford, de Bill Ga­tes, de los her­ma­nos Ser­vit­je— es que no es­tu­vie­ron sa­tis­fe­chos con ese sta­tus quo, y ba­sán­do­se en per­sis­ten­cia, in­te­li­gen­cia, vo­lun­tad e in­ge­nio, in­no­va­ron pa­ra cam­biar­lo al ofre­cer pro­duc­tos in­no­va­do­res a sus clien­tes.

La pre­gun­ta es ¿có­mo lo­grar­lo? El fa­mo­so pro­fe­sor de la Har­vard Bu­si­ness School, Clay Ch­ris­ten­sen (jun­to con Jeff Dyer y Hal Gre­ger­sen) pre­sen­ta un es­tu­dio2 so­bre las ha­bi­li­da­des que do­mi­nan los in­no­va­do­res. Re­fle­xio­ne­mos so­bre ellas, ana­li­ce­mos si po­de­mos en­ten­der­las y apli­car­las pa­ra lo­grar ser me­jo­res.

En­ten­der es­te es­que­ma, que tie­ne mu­chos ejem­plos que lo sus­ten­tan, es el pri­mer pa­so de apren­der a in­no­var.

Start Up Mé­xi­co es el pri­mer cam­pus es­pe­cia­li­za­do en em­pren­di­mien­to del país. Ahí se pue­de encontrar to­do ne­ce­sa­rio pa­ra lle­var una idea a la reali­dad. Cuen­tan con con­vo­ca­to­rias de in­cu­ba­ción, tie­nen pro­duc­tos y ser­vi­cios pa­ra im­pul­sar star­tups, po­seen un es­pa­cio dis­po­ni­ble de co­wor­king, y ofre­cen even­tos y cur­sos, en­tre otras di­ver­sas ac­ti­vi­da­des di­se­ña­das pa­ra la nue­va ge­ne­ra­ción de em­pren­de­do­res en Mé­xi­co.1

En “The In­no­va­tor’s DNA: Mas­te­ri­ng the Fi­ve Skills of Dis­rup­ti­ve In­no­va­tors”, por Clay Ch­ris­ten­sen, Har­vard Bu­si­ness Re­view Press; 1st edi­tion (July 19, 2011), ISBN-13: 978-14221348182

* El au­tor es pro­fe­sor del área de Po­lí­ti­ca de Em­pre­sa (Es­tra­te­gia y Di­rec­ción) en el Ins­ti­tu­to Pa­na­me­ri­cano de Al­ta Di­rec­ción de Em­pre­sa (IPA­DE) y di­rec­tor de Pro­gra­mas In­com­pany en la mis­ma ins­ti­tu­ción.

Opi­ne us­ted: cruiz@ipa­de.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.