VA­LI­DAN ELEC­CIÓN EN EDOMEX

El Financiero - - Portada - SAL­VA­DOR CAMARENA Opi­ne us­ted: po­lí­ti­ca@ el­fi­nan­cie­ro.com.mx @sal­ca­ma­re­na

El TEPJF va­li­dó ayer la elec­ción y cons­tan­cia de ma­yo­ría de Al­fre­do del Ma­zo Ma­za, quien hoy rin­de pro­tes­ta co­mo nue­vo go­ber­na­dor de la en­ti­dad. El ga­bi­ne­te que ope­ra­rá con Del Ma­zo es­tá en­ca­be­za­do por Ale­jan­dro Ozu­na, exal­cal­de de To­lu­ca que se­rá el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Go­bierno.

Al­guien que vio ayer la no­ti­cia del em­pre­sa­rio hua­chi­co­le­ro em­pa­ren­ta­do con el se­cre­ta­rio “yo qué chin­gaos” Luis Mi­ran­da, esa don­de acu­sa a sus em­plea­dos del de­li­to na­da me­nor de ven­der com­bus­ti­ble ro­ba­do, di­jo en Twit­ter: cla­ro, es bien me­xi­cano no asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des.

Al­guien en Twit­ter vio las imá­ge­nes de gen­te ro­ban­do ví­ve­res de un ca­mión, ac­ci­den­ta­do en su ru­ta ha­cia la zo­na de dam­ni­fi­ca­dos, y di­jo: tí­pi­co de los me­xi­ca­nos, de que se lo chin­gue otro a que me lo chin­gue yo, pues yo.

Vean te­le, na­ve­guen In­ter­net, oi­gan ra­dio y se­rá inevi­ta­ble que se to­pen con un se­ñor gas­tan­do di­ne­ro pú­bli­co pa­ra que us­te­des le es­cu­chen de­cir “me cri­ti­can”. Fí­jen­se bien: no di­ce “hay crí­ti­cas a mi go­bierno”, no. Di­ce, con su ca­mi­se­ta de Pe­pe El To­ro, “soy víc­ti­ma de in­si­dias”. La di­fe­ren­cia es abis­mal, pe­ro no sé si sea bien me­xi­cano que un je­fe de Go­bierno (es un de­cir) en vez de asu­mir las crí­ti­cas co­mo par­te de su res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca, re­ci­te spots es­cri­tos pa­ra Li­ber­tad La­mar­que.

Otro que an­da en la on­da me­diá­ti­ca tie­ne una fra­se muy pa­re­ci­da: se me es­tá aca­ban­do el ci­clo en Mo­re­na. Ellos son los cau­san­tes de que yo me ten­ga que ra­jar, ten­go pa­la­bra… has­ta que no. ¿Me­xi­ca­ní­si­mo?

No sé, no me voy a ti­rar al pi­so (bien me­xi­cano, di­cen) pa­ra de­cla­mar­les qué es lo me­xi­cano y qué no es lo me­xi­cano. Lean a Paz, yo qué chin­ga­dos.

Lo que sí sé, por­que re­sul­ta im­po­si­ble no ad­ver­tir­lo, es có­mo el Ga­bi­ne­te fi­fí es­tá re­gán­do­la –bien me­xi­ca­na­men­te– en Chia­pas y Oa­xa­ca.

Al­guien vio en­cues­tas (su­pon­go) y se le an­to­jó que las rui­nas de un país era la oca­sión ideal pa­ra ha­cer pre­tem­po­ra­da elec­to­ral: que Ro­sa­rio sa­que el hui­pil, con­si­gan ca­quis pa­ra Na­rro, quién va a lle­var cha­le­qui­tos ti­po re­por­te­ro, que a Oso­rio no me le va­yan a cam­biar su ca­mi­sa ti­po an­tro, y no lo ol­vi­den, que nos vean cer-ca-nos, que nos vean que los ve­mos. No se preo­cu­pen, no es­tán tan prie­tos, van a re­tra­tar bien, has­ta una güe­ri­ta se­gu­ro por ahí nos en­con­tra­mos. Allá Mu­rat tie­ne gel de­sin­fec­tan­te y mu­das pa­ra des­pués de abra­zar po­bres. Pre­pa­ra­dos, cá­ma­ra, ac­ción…

Se les va a re­ver­tir; por más sel­fies que re­ga­len, por más spots en vi­vo que in­ten­ten, lo le­ja­na que es­tá la vuel­ta a la nor­ma­li­dad de cien­tos de mi­les de me­xi­ca­nos les ex­plo­ta­rá en la ca­ra. Una se­ma­na de te­rre­mo­to y sal­vo un go­bierno que exi­ge au­to­cen­su­ra a los pe­rio­dis­tas y que rue­ga ca­ri­dad a los em­pre­sa­rios, no se ve por nin­gún la­do ni el plan ni el hom­bre (o mu­jer) de la re­cons­truc­ción. Y en eso lle­ga­ron las llu­vias. El go­bierno se pue­de sal­var, to­tal si la co­sa se nos po­ne ru­da cam­bia­mos de set a la cruz­ro­ja­de­po­lan­coy­ya, pe­ro los dam­ni­fi­ca­dos no ten­drán esa op­ción.

Por­que lo me­xi­cano hoy no es ha­cer, sino que nos vean ha­cer. Lo mis­mo pa­sa con nues­tros em­pre­sa­rios. Sus cam­pa­ñas son: do­na tú y en­ton­ces dono yo; la do­na­ción del em­pre­sa­ria­do na­cio­nal no es – nun­ca, pa­ra qué, por qué– un asun­to de ha­cer y ya, de ma­nos a la obra, pun­to, de plan­tar­se sin de­mo­ra en la eje­cu­ción de la ayu­da: no, que anun­cien en los me­dios que voy a donar, a tra­vés de mi fun­da­ción, cuan­do el pue­blo me­xi­cano, ese del que me he he­cho mi­llo­na­rio, sa­que la cas­ta, mues­tre que so­mos so­li­da­rios, que nos her­ma­na­mos en la tra­ge­dia…

Vir­gen­ci­ta que re­tiem­ble en sus cen­tros la tie­rra pa­ra que po­da­mos ha­cer pro­duct (o can­di­da­to) pla­ce­ment y ga­nar repu­tación em­pre­sa­rial (o par­ti­dis­ta o gu­ber­na­men­tal). Amén.

Fe­li­ces fies­tas patrias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.