CRI­SIS EN EL VE­CINO DEL SUR

El Financiero - - Portada - R. FER­NÁN­DEZ DE CAS­TRO

El pre­si­den­te Do­nald Trump y sus des­ma­nes nos han ob­nu­bi­la­do. Es­ta se­ma­na el ve­cino del sur, Gua­te­ma­la es­tu­vo a pun­to de que­dar­se sin man­da­ta­rio. Es de­cir, su Con­gre­so reali­zó una vo­ta­ción en la que de­ci­dió no des­afo­rar al pre­si­den­te Jimmy Mo­ra­les, 25 dipu­tados vo­ta­ron a fa­vor de re­ti­rar la in­mu­ni­dad po­lí­ti­ca y 99 en con­tra. De ha­ber­lo he­cho, se­gu­ra­men­te Mo­ra­les co­rre­ría la suer­te de su an­te­ce­sor Ot­to Pérez Mo­li­na, quien fue des­ti­tui­do y pur­ga su pe­na en pri­sión.

Nues­tro ve­cino del sur en 2015 fue un ejem­plo mun­dial de com­ba­te an­ti­co­rrup­ción. Un país don­de has­ta el más po­de­ro­so po­día re­sul­tar im­pli­ca­do. La so­cie­dad en­te­ra con­ver­gió en que era ne­ce­sa­rio aca­bar con el cán­cer de la co­rrup­ción. Se ex­pu­so pú­bli­ca­men­te el frau­de co­no­ci­do co­mo “La Lí­nea”, que otor­ga­ba des­cuen­tos tri­bu­ta­rios a im­por­ta­do­res a cam­bio de so­bor­nos. El frau­de ge­ne­ra­ba apro­xi­ma­da­men­te 328 mil dó­la­res por se­ma­na ó 17 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les. El re­sul­ta­do de las in­ves­ti­ga­cio­nes re­ve­ló que el en­ton­ces pre­si­den­te Pérez Mo­li­na y la vi­ce­pre­si­den­ta Ro­xa­na Bal­det­ti su­per­vi­sa­ban las ope­ra­cio­nes frau­du­len­tas co­bran­do cer­ca del 22% de las ga­nan­cias ilí­ci­tas. El des­cu­bri­mien­to cul­mi­nó en la re­nun­cia y en­car­ce­la­mien­to de am­bos po­lí­ti­cos, así co­mo de va­rios fun­cio­na­rios de al­to ni­vel en el go­bierno.

Es­te año, sin em­bar­go, el con­sen­so so­cial y par­ti­dis­ta --to­dos con­tra la co­rrup­ción-- pa­re­ce ha­ber­se res­que­bra­ja­do. “Al­go se es­tá ha­cien­do muy mal en el país,” se­ña­ló Jo­sé Gon­zá­lez Cam­po, un im­por­tan­te em­pre­sa­rio agrí­co­la, en re­la­ción a la pér­di­da del con­sen­so.

¿Có­mo se ha po­di­do lle­gar has­ta las más al­tas es­fe­ras del po­der? y ¿qué ex­pli­ca que se es­té rom­pien­do es­te con­sen­so an­ti­co­rrup­ción en Gua­te­ma­la?

Em­pe­zó en 2006. El go­bierno so­li­ci­tó a la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das (ONU) un or­ga­nis­mo ju­di­cial pa­ra com­ba­tir la im­pu­ni­dad, creán­do­se al año si­guien­te la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la (CI­CIG). Los ob­je­ti­vos de la ins­ti­tu­ción in­ter­na­cio­nal eran in­ves­ti­gar al cri­men or­ga­ni­za­do es­pe­cial­men­te a aque­llos con ca­pa­ci­dad de co­rrom­per al Es­ta­do; co­la­bo­rar con el Es­ta­do en la des­ar­ti­cu­la­ción de los apa­ra­tos clan­des­ti­nos de se­gu­ri­dad; y ha­cer re­co­men­da­cio­nes al go­bierno fe­de­ral pa­ra la adop­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra erra­di­car la im­pu­ni­dad e in­se­gu­ri­dad.

Des­de su ori­gen, la CI­CIG pre­sen­tó ca­sos de gran re­le­van­cia. Por ejem­plo, en 2008-2009, coad­yu­vó a en­jui­ciar al ex­pre­si­den­te Al­fon­so Por­ti­llo por co­rrup­ción y mal­ver­sa­ción de fon­dos. Tam­bién se im­pli­có al em­ba­ja­dor de Tai­wán, An­drew Wu. Des­de lue­go, el ca­so que es­tre­me­ció al país fue el de 2015, pues im­pli­có a los dos más al­tos fun­cio­na­rios del Es­ta­do.

Aho­ra la CI­CIG ha vuel­to a sa­cu­dir al país. Es­tá in­ves­ti­gan­do al pre­si­den­te Mo­ra­les por un su­pues­to ca­so de acep­ta­ción de fon­dos ilí­ci­tos en su cam­pa­ña elec­to­ral en 2015, po­co más de 800 mil dó­la­res. Mo­ra­les, un ex­co­me­dian­te te­le­vi­si­vo y quien ar­ti­cu­ló su cam­pa­ña en la lu­cha an­ti­co­rrup­ción con el slo­gan “ni co­rrup­to ni la­drón”, ex­plo­tó con­tra Iván Ve­lás­quez, Co­mi­sio­na­do de la CI­CIG, y lo de­cla­ró per­so­na “non gra­ta”, el pa­sa­do 27 de agos­to. El in­ten­to de ex­pul­sión de Ve­lás­quez tu­vo una for­mi­da­ble reac­ción in­ter­na e in­ter­na­cio­nal. El pro­pio se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, An­tó­nio Gu­te­rres, di­jo es­tar en “shock” al es­cu­char la pre­ten­sión de ex­pul­sar al fis­cal.

La Cor­te de Cons­ti­tu­cio­na­li­dad ac­tuó in­va­li­dan­do la de­ci­sión de Mo­ra­les. El ar­gu­men­to fue que el eje­cu­ti­vo no tie­ne fa­cul­ta­des pa­ra ex­pul­sar del país al co­mi­sio­na­do de la CI­CIG. Más aun, re­co­men­dó al Con­gre­so des­afo­rar a Mo­ra­les.

El pa­sa­do lu­nes 11 de sep­tiem­bre una co­mi­sión le­gis­la­ti­va re­co­men­dó des­afo­rar a Mo­ra­les. Sin em­bar­go, un día des­pués, el pleno de dipu­tados re­cha­zó qui­tar­le la im­pu­ni­dad al pre­si­den­te.

A pe­sar del rol es­te­lar que ha ju­ga­do la CI­CIG en la in­ves­ti­ga­ción y pro­ce­sa­mien­to de ca­sos de co­rrup­ción, su acep­ta­ción en el país es­tá dis­mi­nu­yen­do. Me ex­pli­ca Eduar­do Stein, un ex­po­lí­ti­co gua­te­mal­te­co de gran pres­ti­gio na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, pa­ra los crí­ti­cos la Co­mi­sión ha ju­di­cia­li­za­do pro­ce­sos que de­bían ser de com­pe­ten­cia ad­mi­nis­tra­ti­va, de ma­ne­ra que la pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia a lar­go pla­zo se es­tá ero­sio­nan­do y hay quien con­si­de­ra que in­clu­so es­tá de­bi­li­tan­do al Es­ta­do.

Las cor­tes, in­clui­da la Su­pre­ma Cor­te, es­tán evi­tan­do atraer la aten­ción de la CI­CIG y no ne­ce­sa­ria­men­te es­tán cum­plien­do con sus fun­cio­nes. Pe­ro en es­pe­cial, las éli­tes em­pre­sa­ria­les han em­pe­za­do a re­sen­tir un “go­bierno de jue­ces” en el que na­die que­da im­pu­ne.

La CI­CIG es­tá cum­plien­do una dé­ca­da en Gua­te­ma­la. Pe­ro en vez de ce­le­brar­se su aniver­sa­rio por los so­na­dos ca­sos que ha con­clui­do, han em­pe­za­do a emer­ger du­das so­bre el fu­tu­ro de su ges­tión.

Al pa­re­cer se ha ro­to el con­sen­so so­bre su di­ná­mi­co pa­pel con­tra la co­rrup­ción e im­pu­ni­dad e in­clu­so hay quie­nes pro­po­nen ter­mi­nar con su en­car­go.

Si bien en al­gu­nos ca­sos es po­si­ble que la CI­CIG es­té exa­ge­ran­do y ju­di­cia­li­zan­do la vi­da po­lí­ti­ca, la ver­da­de­ra ex­pli­ca­ción es­tri­ba en la co­rrup­ción de las eli­tes, en es­pe­cial, en los gru­pos em­pre­sa­ria­les que se be­ne­fi­cian enor­me­men­te de sus com­pli­ci­da­des con el Es­ta­do.

Una vez más, los pri­vi­le­gia­dos, man­ten­drán sus pre­ben­das, mien­tras que la na­ción en­te­ra su­fri­rá las con­se­cuen­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.