Lec­ción po­lí­ti­ca mi­xe

El Financiero - - Economía -

En las mon­ta­ñas de la zo­na mi­xe de Oa­xa­ca es­tán los in­vi­si­bles, los ol­vi­da­dos. En ese si­tio na­ció Ca­me­rino Ar­co, quien tra­ba­ja de ta­xis­ta en la ca­pi­tal del es­ta­do, un re­bel­de que se nie­ga a ser ol­vi­da­do y le pe­la los dien­tes al ol­vi­do co­mo un pu­ma en po­si­ción de ata­que.

La voz de ca­me­rino es sua­ve y pau­sa­da, co­mo el vien­to de su pue­blo en un día so­lea­do. No ha lle­ga­do la ayu­da pa­ra allá, mis pai­sa­nos es­tán de­ses­pe­ra­dos por­que des­de el sis­mo es­tán in­co­mu­ni­ca­dos, me di­ce. Las ca­rre­te­ras se trun­ca­ron y no hay luz ni se­ñal de te­lé­fono.

Pe­ro hay esperanza, un ejér­ci­to de per­so­nas sin ros­tro es­tá dis­pues­to ayu­dar­lo a lle­var ví­ve­res. Al­go, aun­que sea pa un ta­co de arroz con fri­jol. Con lo que se pue­de y co­mo se pue­de re­ta­ca una pe­que­ña ca­mio­ne­ta con ví­ve­res y jun­to con Nor­ber­to Ca­bre­ra, un ist­me­ño so­li­da­rio, se lan­zan co­mo fle­chas in­cen­dia­rias in­ten­tan­do alum­brar la in­vi­si­bi­li­dad de la zo­na mi­xe.

Du­ran­te más de sie­te ho­ras se en­fren­tan a des­la­ves, pie­dras y fan­go, ha­cia San­ta Ma­ría Yahui­vé, en el Mu­ni­ci­pio de San­tia­go Choa­pam. En el tra­yec­to se en­cuen­tran con los mi­li­ta­res que van lle­gan­do a la zo­na a eva­luar los da­ños. Sin em­bar­go, ellos son los pri­me­ros en lle­gar con ayu­da. Una es­pe­cie de Usai­nes Bolt car­gan­do arroz y fri­jo­les.

En­tre­gan los ví­ve­res y Ca­me­rino cumple con su pue­blo. Le pre­gun­tan que de par­te de quién es la ayu­da. Él res­pon­de que de par­te de “unos ami­gos”, así no­más, sen­ci­lli­to y sin ro­deos.

Ca­me­rino no es po­lí­ti­co, ni per­te­ne­ce a nin­gún par­ti­do po­lí­ti­co, y no tui­tea ca­rac­te­res de oro­pel con ca­ri­cias pa­ra el ego. Ni sube fo­tos a su Fa­ce­book es­cu­pien­do ayu­da y fa­ra­ma­lla. Sin em­bar­go, hoy, es­te hom­bre mi­xe, nos ha da­do to­da una lec­ción de po­lí­ti­ca, por­que el ham­bre, el aban­dono y el ol­vi­do, tam­bién son co­sas pú­bli­cas.

Fren­te a la in­sen­si­bi­li­dad y fal­ta de es­crú­pu­los de los miem­bros de al­gu­nos par­ti­dos po­lí­ti­cos, es­pe­cial­men­te los del tri­co­lor, in­clu­yen­do a En­ri­que Pe­ña Nie­to —que se sor­pren­de en un mo­men­to de con­mo­ción na­cio­nal de que en Chia­pas ha­ya güe­ros, co­mo si se tra­ta­ra de un acon­te­ci­mien­to más ines­pe­ra­do que el sis­mo— o el de Sa­muel Gu­rrión en Oa­xa­ca, que re­par­te des­pen­sas con los co­lo­res de su par­ti­do a ta­jo y des­ta­jo pa­ra des­pués su­bir sus sel­fies con los dam­ni­fi­ca­dos, o fren­te a es­ce­nas co­mo las de la pri­me­ra da­ma de Chia­pas —Anahí— que “ayu­da a la gen­te” to­mán­do­se un ví­deo es­tan­do #muy­des­pei­na­da, y de otros que han uti­li­za­do la des­gra­cia pa­ra po­si­cio­nar­se en el pa­no­ra­ma elec­to­ral del 2018, el mo­des­to es­fuer­zo que se vio en la zo­na mi­xe es­ta se­ma­na nos lle­va a la re­fle­xión so­bre la cla­se po­lí­ti­ca que que­re­mos y so­bre lo que es y lo que de­be ser la po­lí­ti­ca.

Opi­ne us­ted: eco­no­mia@ el­fi­nan­cie­ro. com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.