Agen­da con pre­ce­den­tes

El Financiero - - Mercados -

An­tes de las elec­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos, la men­ción de la agen­da eco­nó­mi­ca de Do­nald Trump ge­ne­ra­ba gran­des preo­cu­pa­cio­nes. Sin em­bar­go, por ra­zo­nes que aun no com­pren­do, el mun­do cam­bió de opi­nión tras su vic­to­ria, ba­jo el du­do­so man­tra de que un es­tí­mu­lo fis­cal “sin pre­ce­den­tes” apo­ya­ría el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Cier­ta­men­te, ve­mos que los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros aún lo res­pal­dan, pe­se a que la agen­da de gran­des re­for­mas pa­re­ce ca­da vez más le­ja­na y me­nos pro­ba­ble.

De un la­do, al­gu­nos ana­lis­tas es­pe­ran una ver­sión op­ti­mis­ta de la agen­da de Trump que so­lo se cen­tre en es­tí­mu­los eco­nó­mi­cos. Ale­gan que la com­bi­na­ción de ma­yor gas­to pú­bli­co y me­nor car­ga fis­cal apo­ya­rá el cre­ci­mien­to, un im­pul­so del que tam­bién se be­ne­fi­cia­ría Mé­xi­co da­da la in­te­gra­ción de am­bos ci­clos eco­nó­mi­cos.

Del otro, la ver­sión más cer­ca­na a su agen­da ori­gi­nal su­pon­dría una rup­tu­ra con las re­la­cio­nes tra­di­cio­na­les con el res­to del mun­do. La mo­vi­li­dad de ca­pi­tal, bie­nes y ser­vi­cios se ve­rían in­te­rrum­pi­das y re­que­ri­ría ajus­tes en Mé­xi­co pa­ra dar res­pues­ta tan­to al sec­tor pri­va­do, co­mo a los mi­gran­tes y fa­mi­lias que de­pen­den de ellos.

Es­te úl­ti­mo fac­tor ex­tre­mo ha per­di­do mu­cha fuer­za y las fric­cio­nes ac­tua­les en las ron­das de re­ne­go­cia­ción del TLCAN tie­nen un im­pac­to re­du­ci­do. Sin em­bar­go, se ig­no­ra que in­clu­so la ver­sión op­ti­mis­ta tie­ne un fa­llo: los es­tí­mu­los pro­pues­tos sí tie­nen pre­ce­den­tes y se ga­na­ron el me­re­ci­do nom­bre de Eco­no­mía Vu­dú en los años 80. El pre­si­den­te Rea­gan im­ple­men­tó re­duc­cio­nes en car­gas im­po­si­ti­vas e in­cen­ti­vos fis­ca­les, que le­jos de in­cen­ti­var la in­ver­sión pri­va­da, ge­ne­ró un agüe­ro enor­me en las fi­nan­zas pú­bli­cas. Ade­más, Trump le aña­de un ma­yor gas­to en el ejér­ci­to y, en al­gún mo­men­to, in­fra­es­truc­tu­ra (el “mu­ro” di­fí­cil­men­te ca­li­fi­ca co­mo tal).

Te­nien­do en cuen­ta que la eco­no­mía es­ta­du­ni­den­se ha per­di­do ca­pa­ci­dad po­ten­cial des­de ha­ce ya tiem­po, el re­sul­ta­do “op­ti­mis­ta” po­dría ter­mi­nar en una es­tan­fla­ción: al­tas pre­sio­nes in­fla­cio­na­rias y es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co. Al­go que no pin­ta bien pa­ra Mé­xi­co, in­clu­so si sal­va­mos el es­co­yo de la re­la­ción co­mer­cial. Ade­más, ca­bría es­pe­rar una res­pues­ta mo­ne­ta­ria en for­ma de ci­clo de al­zas más ace­le­ra­das y una res­pues­ta pro­por­cio­nal en Mé­xi­co.

Con es­to, pa­re­ce que cual­quier mo­vi­mien­to que al­te­re el sta­tu quo ac­tual es un pa­so atrás. Por el la­do po­si­ti­vo, son nu­me­ro­sos los ejem­plos en los tiem­pos re­cien­tes que nos han de­mos­tra­do que las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas pue­den fre­nar los arre­ba­tos más ex­tre­mos de cual­quier pre­si­den­te. Al­go que tam­bién de­be­ría su­ce­der en Mé­xi­co.

JOAN DOMENE

Ge­ren­te de Aná­li­sis Eco­nó­mi­co INVEX

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.