NO CA­LLA LA CA­LLAS Cuan­do vi a La Ca­llas en el ho­tel, me que­dé frío. Era una mu­jer al­ta, grue­sa, con unos len­tes de fon­do de bo­te­lla”. CARLOS DÍAZ DU-POND DI­REC­TOR ES­CÉ­NI­CO En la se­gun­da fun­ción de Ai­da ella dio un mi be­mol so­bre­agu­do, que no es­tá escr

“TIE­NEN QUE ACOS­TUM­BRAR­SE A MI VOZ”, DI­JO LA DI­VA TRAS EL FRÍO RE­CI­BI­MIEN­TO DE SU DE­BUT EN MÉ­XI­CO; MA­ÑA­NA SE CUM­PLEN 40 AÑOS DE SU MUER­TE

El Financiero - - Culturas - MA­RÍA EU­GE­NIA SE­VI­LLA

Era lu­nes por la ma­ña­na cuan­do Carlos Díaz DuPond, pi­lar de las bam­ba­li­nas ope­rís­ti­cas de Mé­xi­co, re­ci­bió una lla­ma­da ur­gen­te del di­rec­tor de la Ópe­ra Na­cio­nal A.C., An­to­nio Ca­ra­za Cam­pos.

“Nos co­mie­ron el man­da­do. Ya lle­ga­ron las di­vas y es­tán en el Ho­tel Prin­ce. Ven­ga us­ted por los con­tra­tos pa­ra que los aprue­ben y se las lle­va us­ted a Be­llas Ar­tes pa­ra el pri­mer en­sa­yo a piano con el maes­tro Pic­co”, or­de­nó el em­pre­sa­rio que por años tra­jo a la ciu­dad a las más gran­des fi­gu­ras del mun­do.

Díaz Du-pond te­nía la con­sig­na de re­co­ger en el ae­ro­puer­to a dos fi­gu­ras: Ma­ria Ca­llas, cu­ya ca­rre­ra es­ta­ba en as­cen­so, y Giu­liet­ta Si­mio­na­to, la gran mez­zo del mo­men­to. Se tra­ta­ba de dar­les la bien­ve­ni­da y acom­pa­ñar­las a su hos­pe­da­je.

“Pe­ro por cier­tas in­tri­gas se cam­bió

el vue­lo en el que ve­nían y lle­ga­ron el do­min­go por la no­che”, ex­pli­ca el fa­lle­ci­do di­rec­tor de es­ce­na en su li­bro Cin­cuen­ta Años de Ópe­ra en Mé­xi­co.

La pri­me­ra vi­si­ta de La Ca­llas al país em­pe­za­ba con el pie iz­quier­do. Am­bas ar­tis­tas iban a can­tar Nor­ma, de Be­lli­ni, y Ai­da, de Ver­di. Ma­ría no era en­ton­ces la es­ti­li­za­da Di­vi­na que con­quis­ta­ría mi­ra­das. No to­da­vía.

“Cuan­do vi a La Ca­llas en el ho­tel, me que­dé frío”, es­cri­be Díaz Du-pond. “Era una mu­jer al­ta, grue­sa, con unos an­te­ojos de fon­do de bo­te­lla”.

Te­nía 26 años y, re­cuer­da el te­nor Rafael Se­vi­lla -quien asis­tió al de­but y fue com­par­sa en al­gu­nas de las fun­cio­nes de Ma­ría en Mé­xi­co- ron­da­ba los 100 ki­los. “Su ca­ra, muy bo­ni­ta, con­tras­ta­ba con su cuer­po. Era se­ria, cal­ma­da, es­tu­dio­sa”.

Y co­no­cía el va­lor de su ins­tru­men­to. En su re­la­to de aque­lla vi­si­ta, Díaz Dupond cuen­ta que don An­to­nio -co­mo le lla­ma­ba-, al es­cu­char por pri­me­ra vez en vi­vo aquel por­ten­to vo­cal du­ran­te el en­sa­yo, sa­có una par­ti­tu­ra de I pu­ri­ta­ni -la ópe­ra de Be­lli­ni con la que aca­ba­ba de te­ner en La Fe­ni­ce de Ve­ne­cia el éxi­to ro­tun­do que le ga­nó el nom­bre de La voz de Ita­lia- y le di­jo muy ba­ji­to: “Di­ga us­ted a La

Ca­llas que si nos pue­de can­tar una de las ro­man­zas con el mi be­mol”. Uno de los po­de­ro­sos agu­dos que tan­to le sir­vie­ron pa­ra la pu­bli­ci­dad de aque­lla Nor­ma.

“Dí­ga­le a don An­to­nio que si quie­re es­cu­char el mi be­mol, me fir­me un con­tra­to, que es­ta ópe­ra tie­ne seis mi be­mo­les”, zan­jó ella.

El 23 de ma­yo, fe­cha del de­but, fue mar­tes. El pú­bli­co del mar­tes era -usual­men­te- el me­nos com­pla­cien­te. Y se lo de­jó ver a La Ca­llas, re­cuer­da Rafael Se­vi­lla. “El tea­tro es­ta­ba lleno. Ha­bía mu­cha ex­pec­ta­ción, pe­ro su pri­mer ac­to no gus­tó del to­do”.

Cuan­do Ma­ría re­gre­só al ca­me­rino, le di­jo a Díaz Du-pond: “No me sor­pren­de la fría re­cep­ción que he te­ni­do. La gen­te se tie­ne que acos­tum­brar a mi voz”. Te­nía ra­zón. Abría un te­rri­to­rio. No era la pri­me­ra vez que ex­pe­ri­men­ta­ba el es­cep­ti­cis­mo del pú­bli­co. Cuan­do sus­ti­tu­yó de emer­gen­cia a Renata Te­bal­di en la Sca­la, en la Ai­da que sig­ni­fi­có su de­but en el es­ce­na­rio mi­la­nés el año an­te­rior –po­co des­pués del exi­ta­zo en La Fe­ni­ce-, tam­po­co ob­tu­vo una res­pues­ta cá­li­da. Pe­ro en Be­llas Ar­tes, cuan­do en­ca­jó el re be­mol en el se­gun­do ac­to de Nor­ma, el tea­tro se le rin­dió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.