An­tes y des­pués, el TL­CAN re­sul­ta fa­vo­ra­ble pa­ra las tres eco­no­mías

El Financiero - - Eco­no­mía - CAR­LOS SE­RRANO

En los úl­ti­mos días la re­tó­ri­ca pro­tec­cio­nis­ta enar­bo­la­da por va­rios miem­bros del go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos, co­men­zan­do por el pro­pio pre­si­den­te Do­nald Trump, ha vuel­to a co­brar fuer­za. Se ha in­sis­ti­do de nue­vo en el fa­laz ar­gu­men­to de que el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TL­CAN) ha si­do ne­ga­ti­vo pa­ra la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se y que ello es evi­den­te por el he­cho de que Es­ta­dos Uni­dos tie­ne un dé­fi­cit co­mer­cial con Mé­xi­co. Es­to, por di­ver­sas ra­zo­nes, no tie­ne nin­gu­na ló­gi­ca eco­nó­mi­ca.

En pri­mer lu­gar, se ba­sa en erró­neas con­cep­cio­nes mer­can­ti­lis­tas que asu­men que ex­por­tar es bueno e im­por­tar es ma­lo; que un dé­fi­cit co­mer­cial es al­go ma­lo y un su­pe­rá­vit al­go po­si­ti­vo. Si el pre­si­den­te Trump ha­bla­ra con los me­jo­res eco­no­mis­tas de las me­jo­res uni­ver­si­da­des de su país, no en­con­tra­rá uno so­lo que va­li­de es­ta lí­nea de pen­sa­mien­to. Tan­to las ex­por­ta­cio­nes co­mo las im­por­ta­cio­nes pue­den crear bie­nes­tar eco­nó­mi­co. Cuan­do un país im­por­ta más, lo que ocu­rre es que sus con­su­mi­do­res es­tán ad­qui­rien­do bie­nes que son de me­nor pre­cio o ma­yor ca­li­dad (de otra for­ma no los com­pra­rían).

Si se quie­re eva­luar el im­pac­to que el TL­CAN ha te­ni­do en el bie­nes­tar eco­nó­mi­co de los paí­ses que lo in­te­gran no se de­be mi­rar si al­guno tie­ne un dé­fi­cit co­mer­cial o no. Se de­be de ver qué tan­to ha cre­ci­do el co­mer­cio to­tal en­tre sus miem­bros. Ca­da país ten­dría que ver qué tan­to han cre­ci­do la su­ma de sus ex­por­ta­cio­nes e im­por­ta­cio­nes ya que am­bas ge­ne­ran bie­nes­tar. Y si Es­ta­dos Uni­dos ha­ce es­te aná­li­sis, ve­rá que su co­mer­cio con Mé­xi­co se ha mul­ti­pli­ca­do va­rias ve­ces des­de que se fir­mó el TL­CAN. Aún des­de la vi­sión mio­pe de que so­la­men­te las ex­por­ta­cio­nes son bue­nas, se pue­de con­cluir, sin lu­gar a nin­gu­na du­da, que és­tas se han mul­ti­pli­ca­do gra­cias al tra­ta­do y que po­drían dis­mi­nuir sin él.

En se­gun­do lu­gar, co­mo ya he co­men­ta­do en otra oca­sión, Es­ta­dos Uni­dos no so­la­men­te tie­ne un dé­fi­cit co­mer­cial con Mé­xi­co. Lo tie­ne con el res­to del mun­do. Y es­te dé­fi­cit no se ex­pli­ca por acuer­dos co­mer­cia­les sino por cues­tio­nes ma­cro­eco­nó­mi­cas: Es­ta­dos Uni­dos aho­rra me­nos de lo que in­vier­te y es eso lo que ex­pli­ca su dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te. Y, por cier­to, el que un país aho­rre me­nos de lo que in­vier­te no es tam­po­co al­go ne­ce­sa­ria­men­te ne­ga­ti­vo; pue­de ser po­si­ti­vo si las in­ver­sio­nes se orien­tan a au­men­tar la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va de la eco­no­mía.

En ter­cer lu­gar, la ci­fra del dé­fi­cit co­mer­cial de Es­ta­dos Uni­dos con Mé­xi­co no re­fle­ja la na­tu­ra­le­za de la re­la­ción co­mer­cial en­tre am­bos paí­ses. Las ma­nu­fac­tu­ras re­pre­sen­tan al­re­de­dor del 85% del co­mer­cio en­tre ellos. Y, en la ma­yo­ría de los ca­sos, no se tra­ta de ex­por­ta­cio­nes pu­ras de un país al otro, sino de pro­duc­tos que son ela­bo­ra­dos en­tre am­bas eco­no­mías en com­ple­jas ca­de­nas de va­lor. En mu­chos ca­sos, en­tre los que des­ta­ca la in­dus­tria au­to­mo­triz, Mé­xi­co es la úl­ti­ma ca­de­na en el es­la­bón de pro­duc­ción de pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­re­ros y por eso cuan­do és­tos se ven­den en el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se se re­gis­tran con­ta­ble­men­te co­mo ex­por­ta­cio­nes me­xi­ca­nas, cuan­do en reali­dad fue­ron pro­duc­tos ela­bo­ra­dos en­tre am­bos paí­ses.

En BB­VA Ban­co­mer he­mos he­cho el si­guien­te cálcu­lo: el to­tal de ex­por­ta­cio­nes ma­nu­fac­tu­re­ras de Mé­xi­co a Es­ta­dos Uni­dos con­tie­nen en pro­me­dio 44% de in­su­mos es­ta­dou­ni­den­ses. Es­to con­fir­ma que el TL­CAN ha si­do un fac­tor de­ter­mi­nan­te pa­ra que los sec­to­res de ma­nu­fac­tu­ras de Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co desa­rro­llen ca­de­nas de va­lor que les per­mi­ten ser más com­pe­ti­ti­vos. Sin ellas, Es­ta­dos Uni­dos pro­du­ci­ría a ma­yo­res cos­tos por lo que per­de­ría cuo­tas de mer­ca­do a ni­vel glo­bal y per­de­ría, en lu­gar de re­cu­pe­rar, em­pleos.

El TL­CAN ha si­do be­né­fi­co pa­ra los tres paí­ses que lo in­te­gran. De­ro­gar­lo se­ría un error que in­ci­di­ría ne­ga­ti­va­men­te en Ca­na­dá, Mé­xi­co, y Es­ta­dos Uni­dos.

Opi­ne us­ted: eco­no­mia@ el­fi­nan­cie­ro. com.mx

*Eco­no­mis­ta Je­fe de BB­VA Ban­co­mer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.