SE­RÁ ZUC­KER­BERG EL SU­CE­SOR DE TRUMP

El Financiero - - Tec­no­lo­gía - POR MAX CHAF­KIN Y SA­RAH FRIER tec­no­lo­gia@el­fi­nan­cie­ro.com.mx

Mark Zuc­ker­berg es­tá ba­jo li­cen­cia por pa­ter­ni­dad. En agos­to, su es­po­sa Pris­ci­lla Chan dio a luz a su se­gun­do hi­jo, una ni­ña. Pe­ro aun­que el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Fa­ce­book se ha man­te­ni­do ale­ja­do de la ofi­ci­na, no ha si­do ca­paz de evi­tar lo que se ha con­ver­ti­do en un se­gun­do tra­ba­jo a tiem­po com­ple­to: ges­tio­nar una se­rie de cri­sis.

En sep­tiem­bre, Fa­ce­book re­ve­ló que ven­dió unos 100 mil dó­la­res en anun­cios du­ran­te la elec­ción pre­si­den­cial de EU de 2016 a com­pra­do­res que, más tar­de su­po, te­nían co­ne­xión con el go­bierno ru­so. Mien­tras tan­to, el fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller tie­ne a la fir­ma ba­jo la mi­ra en su in­ves­ti­ga­ción so­bre la co­lu­sión en­tre el go­bierno ru­so y la cam­pa­ña de Do­nald Trump.

Aun cuan­do la em­pre­sa dis­fru­ta una ren­ta­bi­li­dad ré­cord (su va­lor de mer­ca­do se ha más que du­pli­ca­do des­de 2015, ha­cien­do a Zuc­ker­berg la quin­ta per­so­na más rica del mun­do) en­fren­ta crí­ti­cas por su pa­pel en la dis­tri­bu­ción de pro­pa­gan­da y con­tri­buir a la po­la­ri­za­ción.

Al­re­de­dor del mun­do, en­fren­ta agre­si­vos re­gu­la­do­res an­ti­mo­no­po­lio y go­bier­nos sus­pi­ca­ces de su po­der. Zuc­ker­berg se ha vuel­to un ape­te­ci­ble blan­co tan­to pa­ra de­mó­cra­tas li­be­ra­les, que lo ven co­mo un mo­no­po­lis­ta ca­ni­ba­li­za­dor de me­dios, co­mo pa­ra re­pu­bli­ca­nos na­cio­na­lis­tas, que ven una opor­tu­ni­dad pa­ra opo­ner­se a la em­pre­sa que me­jor en­car­na la glo­ba­li­za­ción en la era di­gi­tal.

LA GI­RA Des­de enero, Zuc­ker­berg via­ja por su país en lo que pa­re­ce un in­ten­to pa­ra com­ba­tir esas per­cep­cio­nes. El tra­yec­to, or­ga­ni­za­do en par­te por Da­vid Plouf­fe, otro­ra di­rec­tor de cam­pa­ña de Ba­rack Oba­ma y hoy je­fe de po­lí­ti­cas de la or­ga­ni­za­ción fi­lan­tró­pi­ca de Zuc­ker­berg, es do­cu­men­ta­do por un ex­fo­tó­gra­fo pre­si­den­cial de News­week.

Ade­más de Plouf­fe, Zuc­ker­berg con­tra­tó a va­rios al­tos ex­fun­cio­na­rios de la Ca­sa Blanca de Oba­ma y al en­cues­ta­dor de Hi­llary Clin­ton. El año pa­sa­do pro­nun­ció una es­pe­cie de dis­cur­so con tin­te elec­to­re­ro en Harvard y de­cla­ró que ya no es ateo. Lo más re­ve­la­dor, se­gún al­gu­nos, es que a fi­nes de 2015 se pro­pu­so cam­biar el ac­ta cons­ti­tu­ti­va de Fa­ce­book pa­ra per­mi­tir­le man­te­ner el con­trol en el ca­so, to­tal­men­te hi­po­té­ti­co, de pos­tu­lar­se a la pre­si­den­cia (la me­di­da fue ob­je­to de una de­man­da ju­di­cial co­lec­ti­va).

Zuc­ker­berg ha re­cau­da­do fon­dos pa­ra las víc­ti­mas de los hu­ra­ca­nes Har­vey e Ir­ma, anun­ció una in­ver­sión de 75 mi­llo­nes de dó­la­res en una nue­va ini­cia­ti­va mun­dial de sa­lud y en­ca­be­zó una cam­pa­ña pa­ra pro­te­ger que los ‘drea­mers’ pue­dan que­dar­se en EU.

La ex­pli­ca­ción más po­pu­lar de to­da es­ta po­li­ti­que­ría, com­par­ti­da por al­gu­nos miem­bros de la ad­mi­nis­tra­ción Trump, es que Zuc­ker­berg es­tá ex­plo­ran­do si bus­ca la no­mi­na­ción pre­si­den­cial de­mó­cra­ta en 2020.

“Se­ría for­mi­da­ble si se pos­tu­la­ra”, di­ce Alex Co­nant, un es­tra­te­ga po­lí­ti­co re­pu­bli­cano que an­te­rior­men­te se desem­pe­ñó co­mo di­rec­tor de co­mu­ni­ca­cio­nes pa­ra la cam­pa­ña pre­si­den­cial del se­na­dor Mar­co Ru­bio.

“Es co­mo si, ha­ce 50 años, el edi­tor del New York Ti­mes se lan­za­ra co­mo can­di­da­to. Ex­cep­to que Fa­ce­book es aún más po­de­ro­so de lo que fue ja­más el Ti­mes”. Una en­cues­ta rea­li­za­da en ju­lio por Pu­blic Po­licy Po­lling pu­so a Zuc­ker­berg en em­pa­te con Trump en una hi­po­té­ti­ca con­tien­da elec­to­ral.

Zuc­ker­berg nie­ga que se es­té pos- tu­lan­do y la es­pe­cu­la­ción pa­re­ce mo­les­tar­le. Pe­ro ad­mi­te que mu­chas de las co­sas que ha he­cho pue­den te­ner un vi­so po­lí­ti­co, al me­nos des­de cier­to pun­to de vis­ta cí­ni­co que él no com­par­te.

“En­tien­do lo que se di­ce por ahí”, di­ce en una en­tre­vis­ta en las ofi­ci­nas de Fa­ce­book en Men­lo Park, Ca­li­for­nia, en ju­nio. In­sis­te que sus via­jes han si­do so­bre des­cu­bri­mien­to per­so­nal, no so­bre po­lí­ti­ca. “¿No se­ría me­jor si fue­ra una co­sa acep­ta­da que las per­so­nas qui­sie­ran en­ten­der có­mo vi­ven otras?” pre­gun­ta con una son­ri­sa.

DES­PER­TAR PO­LÍ­TI­CO Se­gún su pro­pio re­la­to, el des­per­tar po­lí­ti­co de Zuc­ker­berg co­men­zó ha­ce po­co más de un año. “Su­pon­go que fue du­ran­te las (elec­cio­nes) pri­ma­rias”, di­ce. Trump es­ta­ba en as­cen­so, gra­cias a un men­sa­je na­cio­na­lis­ta que vio co­mo un ata­que a la co­nec­ti­vi­dad glo­bal que Fa­ce­book ha pro­mo­vi­do du­ran­te mu­cho tiem­po. Mo­vi­mien­tos si­mi­la­res es­ta­ban ga­nan­do trac­ción en Eu­ro­pa.

“Quie­ro de­cir, du­ran­te la ma­yor par­te de la exis­ten­cia de la com­pa­ñía, es­ta idea de co­nec­tar el mun­do no ha si­do una co­sa po­lé­mi­ca”, se­ña­la. “Al­go cam­bió”.

En abril de 2016, en la con­fe­ren­cia anual de desa­rro­lla­do­res de la com­pa­ñía, Zuc­ker­berg, quien nun­ca ha­bía apo­ya­do for­mal­men­te a un can­di­da­to y es­tá re­gis­tra­do co­mo independiente, hi­zo re­fe­ren­cia al mu­ro pro­pues­to por Trump en la fron­te­ra con México. “En lu­gar de cons­truir mu­ros, po­de­mos ayu­dar a cons­truir puen­tes”, di­jo a la mul­ti­tud, sin men­cio­nar al can­di­da­to por su nom­bre. “En lu­gar de di­vi­dir a las per­so­nas, po­de­mos ayu­dar a unir­las”.

Tras anun­ciar en enero su re­co­rri­do por el país, la pri­me­ra pa­ra­da fue Te­xas, don­de vi­si­tó el de­par­ta­men­to de po­li­cía de Da­llas, se reunió con lí­de­res re­li­gio­sos en Wa­co y asis­tió a un ro­deo. “Lo cu­rio­so de di­ri­gir una em­pre­sa co­mo és­ta es que es más pro­ba­ble que via­je a una gran ciu­dad en otro país que a una zo­na ru­ral en el nuestro”, di­ce aho­ra. “So­lo pen­sé: ‘bien, quie­ro ver có­mo son to­das es­tas di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des’”.

Du­ran­te los si­guien­tes seis me­ses sus via­jes se convirtieron en una es­pe­cie de pla­ta­for­ma po­lí­ti­ca. La cre­cien­te po­pu­la­ri­dad del na­cio­na­lis­mo, ar­gu­men­ta, no fue cau­sa­da por el es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co en las zo­nas ru­ra­les que Trump ha re­sal­ta­do, sino por una es­pe­cie de es­tan­ca­mien­to so­cial.

Des­de la dé­ca­da de 1970, di­ce Zuc­ker­berg, la per­te­nen­cia a gru­pos co­mu­ni­ta­rios co­mo igle­sias y li­gas de- por­ti­vas ha dis­mi­nui­do. “Es po­si­ble que mu­chos de nues­tros desafíos sean al me­nos tan so­cia­les co­mo eco­nó­mi­cos, re­la­cio­na­dos con la fal­ta de co­mu­ni­dad y co­ne­xión con al­go más gran­de que no­so­tros”, es­cri­bió en una car­ta abier­ta en fe­bre­ro. “Las co­mu­ni­da­des en lí­nea son un ele­men­to po­si­ti­vo”.

En ju­nio, en Chicago, reali­zó la pri­me­ra Cum­bre de Co­mu­ni­da­des de Fa­ce­book. El even­to, que se trans­mi­tió en di­rec­to, es­tá di­ri­gi­do tan­to al mun­do ex­te­rior co­mo a la sa­la don­de se ce­le­bran las reunio­nes, por lo que Zuc­ker­berg lo usó co­mo una oca­sión pa­ra ha­cer otro anun­cio. La “co­mu­ni­dad Fa­ce­book” es­tá a pun­to de al­can­zar los dos mil mi­llo­nes de usua­rios. “Es un gran hi­to, pe­ro tam­bién sig­ni­fi­ca que te­ne­mos una res­pon­sa­bi­li­dad aún ma­yor en el mun­do en es­te mo­men­to”, di­ce. “Al­gu­nas no­ches me voy a la ca­ma y no es­toy se­gu­ro de ha­ber to­ma­do las de­ci­sio­nes co­rrec­tas”.

Di­cho eso, re­ve­la que ha re­es­cri­to el ob­je­to so­cial de Fa­ce­book. El an­ti­guo cre­do, “Ha­cer del mun­do un lu­gar más abier­to y co­nec­ta­do”, fue sus­ti­tui­do por “Dar a la gen­te el po­der de cons­truir co­mu­ni­dad y acer­car al mun­do”. Ese cam­bio en la mi­sión per­mi­ti­rá a la hu­ma­ni­dad abor­dar “desafíos que so­lo po­de­mos en­fren­tar jun­tos”, co­mo “cu­rar en­fer­me­da­des, fre­nar el cam­bio cli­má­ti­co, pro­pa­gar la li­ber­tad y la to­le­ran­cia y de­te­ner la vio­len­cia”.

El pú­bli­co aplau­de, pe­ro la reac­ción fue­ra de la sa­la es va­ria­da. Los me­dios con­ser­va­do­res se­ña­lan que Zuc­ker­berg es­tá di­cien­do que Fa­ce­book re­em­pla­za­rá un día a las igle­sias y los crí­ti­cos de los me­dios se­ña­lan que la uni­dad glo­bal no re­sol­ve­rá las pre­gun­tas so­bre el pa­pel de la red co­mo una or­ga­ni­za­ción me­diá­ti­ca. Ninguna de las crí­ti­cas es jus­ta, pe­ro am­bas mues­tran có­mo Zuc­ker­berg ha en­tra­do en una fa­se de su ca­rre­ra en la que ca­da de­cla­ra­ción tie­ne el po­ten­cial de ge­ne­rar de­ba­te.

“Fa­ce­book no pa­re­ce te­ner una vi­sión cohe­ren­te de su pa­pel y su po­der”, di­ce Nic­co Me­le, di­rec­tor del Cen­tro Sho­rens­tein so­bre Me­dios, Po­lí­ti­ca y Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas de Harvard.

Du­ran­te nues­tra en­tre­vis­ta de ju­nio, a Zuc­ker­berg pa­re­ce irri­tar­le que sus ac­cio­nes pue­dan in­ter­pre­tar­se co­mo al­go que no sea un al­truis­mo ex­pan­di­do. “Es­ta­mos en una po­si­ción bas­tan­te úni­ca y que­re­mos ha­cer el ma­yor bien que po­da­mos”, di­ce de Fa­ce­book. “Hay un mi­to en el mun­do de que los in­tere­ses em­pre­sa­ria­les no es­tán ali­nea­dos con los in­tere­ses de la gen­te. Y pien­so que mu­chas más ve­ces de lo que la gen­te quie­re ad­mi­tir, eso no es cier­to. Creo que es­tán bas­tan­te ali­nea­dos”.

EL FUN­DA­DOR DE FA­CE­BOOK REA­LI­ZA UNA GI­RA POR ES­TA­DOS UNI­DOS, RO­DEA­DO DE EX­FUN­CIO­NA­RIOS DE LA CA­SA BLANCA, LO QUE GE­NE­RA SUS­PI­CA­CIAS

Te­ne­mos que cons­truir un mun­do don­de la gen­te se una pa­ra asu­mir es­tos gran­des y sig­ni­fi­ca­ti­vos es­fuer­zos”. MARK ZUC­KER­BERG, en ju­nio du­ran­te la pri­me­ra Cum­bre de Co­mu­ni­da­des de Fa­ce­book

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.