Ima­gen pa­ra ha­cer Mé­xi­co

El Financiero - - Mun­do - RA­FAEL FER­NÁN­DEZ DE CAS­TRO M.

La ima­gen de Mé­xi­co es fun­da­men­tal pa­ra ser el país al que as­pi­ra­mos. Una bue­na ima­gen pro­cu­ra bie­nes­tar, no so­lo a tra­vés de flu­jos de in­ver­sión y tu­ris­mo, sino tam­bién por­que pro­vo­ca ac­ti­tu­des po­si­ti­vas ciu­da­da­nas, ha­cia la pro­pia so­cie­dad e in­clu­so al Es­ta­do.

Pa­ra con­tes­tar a las pre­gun­tas, ¿có­mo nos ven y có­mo nos ve­mos?¿qué hay de­trás de esa ima­gen? y ¿qué po­de­mos ha­cer pa­ra me­jo­rar?, nos di­mos ci­ta en Ca­sa Lamm, el pa­sa­do mar­tes, un gru­po di­ver­so de me­xi­ca­nos y ex­tran­je­ros, ba­jo la con­vo­ca­to­ria del Ins­ti­tu­to de la Me­xi­ca­ni­dad. Una apues­ta por crear un es­pa­cio plu­ral pa­ra dia­lo­gar y des­ti­lar qué es nues­tra iden­ti­dad y có­mo de­be­mos co­mu­ni­car­la al mun­do.

En un día com­ple­to de tra­ba­jo, in­ten­ta­mos con­tes­tar la pre­gun­ta fun­da­men­tal de Si­mon An­holt, uno de los gran­des ex­per­tos de la ima­gen del país, - Si Dios bo­rra­ra a Mé­xi­co del pla­ne­ta, ¿qué ex­tra­ña­ría el mun­do de nues­tro país?

La per­cep­ción de Mé­xi­co des­de afue­ra es di­co­tó­mi­ca: una gran ri­que­za cul­tu­ral, his­tó­ri­ca, gas­tro­nó­mi­ca y hos­pi­ta­li­dad; pe­ro tam­bién dro­gas, vio­len­cia, co­rrup­ción y po­bre­za. Cuan­do se pre­gun­ta a los es­ta­dou­ni­den­ses cuá­les son las tres co­sas que se te vie­nen a la men­te cuan­do pien­sas en Mé­xi­co, la res­pues­ta sis­te­má­ti­ca es: dro­gas, mi­gra­ción ile­gal y co­rrup­ción. In­te­re­san­te no­tar que los vie­jos tie­nen una ima­gen más ne­ga­ti­va que los jó­ve­nes es­ta­dou­ni­den­ses, a quie­nes, si les pue­den gus­tar los ta­cos, el te­qui­la y la pla­ya.

Mi ami­go el pa­dre Sca­la­bri­niano Flor Ma­ría Ri­go­ni, en su pro­sa poé­ti­ca e in­ge­nio­sa se­ña­ló: “cuan­do ate­rri­cé a Ti­jua­na, lle­gan­do de 10 años de mi­sión en Ale­ma­nia, tu­ve la im­pre­sión de ha­ber caí­do en un pla­ne­ta des­co­no­ci­do. La no­ción del tiem­po no era la de Ale­ma­nia cuan­to más bien de la re­la­ti­vi­dad de Eins­tein. Has­ta la fe­cha por ejem­plo no co­noz­co aún el sig­ni­fi­ca­do pre­ci­so de aho­ri­ta y me­nos aún de aho­ri­ti­ta. Sin em­bar­go, en es­ta con­cep­ción en­tra to­da la fle­xi­bi­li­dad que ha­ce del ale­mán el re­loj de la ley del me­xi­cano un hom­bre y un com­pa­dre… Mé­xi­co no co­no­ce en to­da su ri­que­za, es su cul­tu­ra de la hos­pi­ta­li­dad, ex­pre­sa­da co­mo una fo­to en el di­cho: aña­de agua a los fri­jo­les, o don­de co­men dos co­men cua­tro”.

Atrás de las imá­ge­nes ne­ga­ti­vas de Mé­xi­co se en­cuen­tra nues­tra pro­pia reali­dad e ins­ti­tu­cio­nes dé­bi­les ca­ren­tes de le­gi­ti­mi­dad. Más aún, los me­xi­ca­nos po­de­mos ser los peo­res pro­mo­to­res del país al ato­mi­zar­nos, po­la­ri­zar­nos y sim­ple­men­te de­ja­mos de creer en nues­tro país.

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción han im­pul­sa­do una vi­sión ne­ga­ti­va. La enor­me com­pe­ten­cia en­tre ellos los im­pul­sa a bus­car la no­ta más ro­ja y ne­ga­ti­va. Las pe­lí­cu­las y se­ries de te­le­vi­sión tam­bién ex­plo­tan co­mer­cial­men­te la ne­ga­ti­vi­dad.

El go­bierno ha rea­li­za­do es­fuer­zos in­su­fi­cien­tes pa­ra cam­biar la ima­gen. La Can­ci­lle­ría tra­ba­ja en una me­jor ima­gen en sus re­pre­sen­ta­cio­nes en el ex­te­rior, pe­ro se ca­re­ce de una coor­di­na­ción en­tre las se­cre­ta­rías de Es­ta­do y el sec­tor pri­va­do.

La me­xi­ca­ni­dad que que­re­mos ex­por­tar es nues­tro po­der sua­ve, la cul­tu­ra en to­das sus for­mas, rui­nas ar­queo­ló­gi­cas, ci­ne, mú­si­ca y nues­tra so­fis­ti­ca­da gas­tro­no­mía. Pe­ro tam­bién de­be­mos es­for­zar­nos por mos­trar un Mé­xi­co res­pon­sa­ble con los te­mas de la agen­da glo­bal con­tem­po­rá­nea, co­mo la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, nues­tro com­pro­mi­so con la sa­lud glo­bal y el res­pe­to de los de­re­chos hu­ma­nos.

Uno de los in­te­lec­tua­les que más ha re­fle­xio­na­do so­bre la me­xi­ca­ni­dad, Leo­nar­do Cur­zio, sor­pren­dió con su acu­cio­sa ob­ser­va­ción—siem­pre re­cu­rri­mos a nues­tro pa­sa­do ma­ra­vi­llo­so. Es­to es, en par­te, por­que nues­tro pre­sen­te y fu­tu­ro es muy abu­rri­do. Por lo tan­to, es ne­ce­sa­rio re­pen­sar­lo. Ur­ge, en­fa­ti­zó, in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra y una di­plo­ma­cia que ha­ga de nues­tra ima­gen ex­ter­na un te­ma cen­tral de su ges­tión.

No nos pu­si­mos de acuer­do en cuan­to a nues­tra re­la­ción con los Es­ta­dos Uni­dos; pa­ra unos se­gui­mos sien­do muy ob­se­quio­sos y acom­ple­ja­dos, pa­ra otros, la di­plo­ma­cia ha si­do ma­du­ra y ecuá­ni­me con Trump. En to­do ca­so los no trum­pis­tas, que son la ma­yo­ría en Es­ta­dos Uni­dos, han me­jo­ra­do no­ta­ble­men­te su per­cep­ción de Mé­xi­co. Se­gún la en­cues­ta Ga­llup, la ima­gen de Mé­xi­co en el ve­cino país sal­tó de un 45% que veía fa­vo­ra­ble­men­te a Mé­xi­co en el 2011 a 64% es­te año.

Con­clu­yo con otra re­fle­xión de Ri­go­ni, “es el aguan­te que Mé­xi­co ha ex­por­ta­do en Es­ta­dos Uni­dos en sus mi­gran­tes, sean ellos em­plea­dos del cam­po o de la cons­truc­ción, en la in­dus­tria ho­te­le­ra, co­mo en co­mer­cio. Po­cos aguan­tan co­mo ellos y los pa­tro­nes lo sa­ben”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.