No se pue­de ha­cer na­da, que se ma­ten

El Financiero - - Opi­nión - ED­NA JAI­ME

Dos al­cal­des han si­do ase­si­na­dos en lo que va de es­te mes. Pri­me­ro le to­có al edil de Huehuetlán El Gran­de, Pue­bla. La se­ma­na pa­sa­da al de Pa­ra­cho, Mi­choa­cán, y el 26 de ju­lio al de San Juan Cha­mu­la, Chia­pas. De 2006 a la fe­cha más de 40 han si­do ul­ti­ma­dos, se­gún la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Al­cal­des de Mé­xi­co.

La pri­mer reac­ción de mu­chos po­lí­ti­cos y co­men­ta­ris­tas ha si­do la de se­ña­lar al mu­ni­ci­pio co­mo una es­truc­tu­ra de go­bierno in­via­ble. Con po­li­cías po­co ca­pa­ci­ta­das, in­su­fi­cien­tes e in­ca­pa­ces de ha­cer fren­te al po­der de fue­go y eco­nó­mi­co de los gru­pos cri­mi­na­les. Apro­ve­chan la oca­sión pa­ra re­fren­dar su apo­yo a la pro­pues­ta de man­do úni­co po­li­cial, que es­pe­ra dic­ta­mi­nar­se en el Le­gis­la­ti­vo des­de ha­ce tiem­po. Usa­rán es­te ca­so pa­ra afir­mar que les asis­te la ra­zón.

An­te los he­chos, la pre­gun­ta es qué sa­be­mos so­bre la muer­te de es­tos al­cal­des. La res­pues­ta es que muy po­co. Lo que los me­dios re­por­tan. Que yo se­pa nin­gu­na de es­tas muer­tes ha si­do es­cla­re­ci­da ple­na­men­te. Sin in­ves­ti­ga­ción, sin co­no­ci­mien­to de los he­chos, sin jus­ti­cia, nos que­da­mos en su­po­si­cio­nes. So­bre su­po­si­cio­nes no po­de­mos ge­ne­rar un en­ten­di­mien­to de lo que real­men­te es­tá su­ce­dien­do en el país.

El al­cal­de de Mi­choa­cán fue ase­si­na­do a ti­ros al sa­lir de su ca­sa, ca­mino a la pre­si­den­cia mu­ni­ci­pal, en la ma­ña­na. El de Pue­bla fue ata­ca­do por un co­man­do en la ca­rre­te­ra, con armas al­to ca­li­bre, una R-15. El de Chia­pas fue ul­ti­ma­do de una ma­ne­ra un tan­to dis­tin­ta.

¿Será que ha­bla­mos del mis­mo pro­ble­ma en las tres lo­ca­li­da­des? ¿Será que ne­ce­si­tan el mis­mo tipo de res­pues­ta por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes de se­gu­ri­dad y jus­ti­cia del Es­ta­do?

Des­de mi pers­pec­ti­va, és­te es el gran pro­ble­ma de la se­gu­ri­dad en el país. Una vi­sión uni­fi­ca­do­ra que no dis­tin­gue di­fe­ren­cias, di­ná­mi­cas lo­ca­les, pro­ble­má­ti­cas pun­tua­les. Una res­pues­ta to­ta­li­za­do­ra y úni­ca, con­fec­cio­na­da e im­pues­ta des­de el cen­tro sin com­pren­sión ca­bal de lo lo­cal. Así es la pro­pues­ta de man­do úni­co: una res­pues­ta ins­ti­tu­cio­nal di­se­ña­da e im­pues­ta des­de arri­ba, con un diag­nós­ti­co dé­bil o nu­lo. Si so­mos ho­nes­tos, no hay nin­gún diag­nós­ti­co lo­cal se­ria­men­te he­cho en es­te país.

No se pue­de pre­ten­der arre­glar el pro­ble­ma de la se­gu­ri­dad a ni­vel lo­cal, con una po­lí­ti­ca que sea la mis­ma en Chia­pas o en Mi­choa­cán. No po­de­mos te­ner po­lí­ti­cas úni­cas por­que las vio­len­cias son mi­les.

Sin co­no­ci­mien­to, diag­nós­ti­cos y aná­li­sis fino de las con­di­cio­nes de las vio­len­cias que en­fren­tan los mu­ni­ci­pios de es­te país, no hay for­ma de di­se­ñar una po­lí­ti­ca pú­bli­ca de se­gu­ri­dad.

Por lo an­te­rior, con­si­de­ro que es im­pres­cin­di­ble lan­zar una re­fle­xión es­tra­té­gi­ca acer­ca de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca, y me pa­re­ce im­pres­cin­di­ble que es­té en­fo­ca­da en ar­ti­cu­lar los ór­de­nes de go­bierno de ma­ne­ra real y no só­lo apa­ren­te, con ba­se en diag­nós­ti­cos cui­da­do­sa­men­te ela­bo­ra­dos.

Es­ta es­tra­te­gia im­pli­ca co­la­bo­ra­ción, coor­di­na­ción, pla­ni­fi­ca­ción, se­gui­mien­to, eva­lua­ción, au­to­cri­ti­ca, vi­sión a lar­go pla­zo y tie­ne que par­tir de lo lo­cal. No pa­ra ais­lar­lo y es­tig­ma­ti­zar­lo, co­mo de he­cho se ter­mi­na ha­cien­do con la pro­pues­ta de man­do úni­co, sino pa­ra ar­ti­cu­lar­lo de la for­ma más ade­cua­da a las ca­pa­ci­da­des y los re­cur­sos de los de­más ór­de­nes de go­bierno. És­te es un as­pec­to cen­tral de nues­tra go­ber­nan­za en ma­te­ria de se­gu­ri­dad. Es­to es lo que te­ne­mos que re­sol­ver.

Pa­ra abrir es­pa­cio a es­ta re­fle­xión te­ne­mos que sa­cu­dir los lu­ga­res co­mu­nes en nues­tra con­ver­sa­ción so­bre la se­gu­ri­dad y la vio­len­cia en el país. Se ha eter­ni­za­do un dis­cur­so y una pro­pues­ta que ni avan­za ni re­suel­ve. Aho­ra que se acer­ca la eta­pa elec­to­ral, vuel­ven a plan­tear­se los mis­mos te­mas, las mis­mas le­ta­nías. Pie­zas de un mis­mo pa­ra­dig­ma com­ple­ta­men­te ago­ta­do y fa­lli­do.

Pe­ro lo pri­me­ro pa­ra mo­ver la con­ver­sa­ción a otro ni­vel es que la vio­len­cia nos im­por­te. El ase­si­na­to de un al­cal­de ha­ce ra­to que de­jó de im­por­tar­nos. No hay in­dig­na­ción, ni in­ves­ti­ga­ción. Sí una jus­ti­fi­ca­ción, co­mo la que die­ron las au­to­ri­da­des de Mi­choa­cán es­ta se­ma­na: son pug­nas en­tre gru­pos ri­va­les. No hay na­da qué ha­cer. Va­lien­te ma­ne­ra de es­con­der la ver­güen­za… y la in­ca­pa­ci­dad.

Opi­ne us­ted: @Ed­na­jai­me

*Di­rec­to­ra de Mé­xi­co Eva­lúa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.