Cla­ri­dad

El Financiero - - Opi­nión -

En cual­quier cir­cuns­tan­cia, gas­tar di­ne­ro que no se tie­ne o que no es de uno, pro­vo­ca mu­chos pro­ble­mas. Na­cio­nes co­mo la nues­tra tie­nen una ex­ten­sa his­to­ria de en­deu­da­mien­to, ejer­ci­cio de­fi­cien­te de los re­cur­sos pú­bli­cos o de fran­co des­pil­fa­rro, que só­lo ha lo­gra­do que los ciu­da­da­nos per­da­mos la con­fian­za en la ap­ti­tud de los go­bier­nos pa­ra apli­car bien el di­ne­ro que se su­po­ne es de to­dos.

Ha­ce unas se­ma­nas, la ci­fra pa­ra la re­cons­truc­ción, lue­go de los sis­mos del 7 y 19 de sep­tiem­bre, pa­re­cía más un pro­nós­ti­co que una cer­te­za so­bre el cos­to real que ten­drán las con­se­cuen­cias de es­tos even­tos na­tu­ra­les. Al mis­mo tiem­po, los do­na­ti­vos, las ini­cia­ti­vas in­ter­na­cio­na­les de re­cau­da­ción y las apor­ta­cio­nes pri­va­das y de fi­lan­tro­pía, se mul­ti­pli­ca­ron has­ta con­for­mar una bol­sa mi­llo­na­ria.

To­da­vía no te­ne­mos cla­ri­dad so­bre cuán­to cos­ta­rá re­cu­pe­rar­nos y me­nos cuá­les se­rán los me­ca­nis­mos pa­ra trans­pa­ren­tar el gas­to. Tan­to el go­bierno fe­de­ral, co­mo va­rios go­bier­nos es­ta­ta­les, re­pi­ten que no to­ca­rán un pe­so; lo que con­fir­ma que la sus­pi­ca­cia so­cial es tal, que la úni­ca for­ma de brin­dar cier­ta tran­qui­li­dad es que las ins­ti­tu­cio­nes ofi­cia­les afir­men que ni si­quie­ra se pon­drán cer­ca de la ten­ta­ción.

¿Qué ha­re­mos en­ton­ces los ciu­da­da­nos pa­ra ase­gu­rar­nos que sal­dre­mos me­jor li­bra­dos que en 1985? Fui­mos mi­les de vo­lun­ta­rios los que es­tu­vi­mos en las ca­lles ayu­dan­do de cien ma­ne­ras dis­tin­tas. Fue­ra de los pe­re­ce­de­ros, exis­ten to­ne­la­das de ví­ve­res y en­se­res a los que de­be­mos dar­les se­gui­mien­to pa­ra com­pro­bar que le sir­vie­ron a quien lo ne­ce­si­ta­ba.

Eso es lo que po­de­mos ha­cer de ma­ne­ra per­so­nal.

La pro­pues­ta es que, una vez que ha­ga­mos el cor­te so­bre el apo­yo que nos to­có dar, nos or­ga­ni­ce­mos pa­ra su­per­vi­sar lo que ocu­rri­rá con to­dos los do­na­ti­vos y las apor­ta­cio­nes que se acu­mu­la­ron du­ran­te la emer­gen­cia.

Ello, sin ol­vi­dar que es­ta­mos obli­ga­dos a vi­gi­lar tam­bién el uso de los re­cur­sos pú­bli­cos que, se su­po­ne, es­tán dis­pues­tos pa­ra es­tas ca­tás­tro­fes.

Tan ma­lo es de­rro­char co­mo no gas­tar, y es aún peor, gas­tar mal. El pe­so de la trans­pa­ren­cia no só­lo re­cae en las au­to­ri­da­des, lo cual es su obli­ga­ción, sino tam­bién es un re­qui­si­to que de­be­mos cu­brir co­mo so­cie­dad ci­vil si que­re­mos man­te­ner es­ta so­li­da­ri­dad y con­ver­tir­la en una nue­va cul­tu­ra, don­de la ho­nes­ti­dad y el es­ta­do de de­re­cho sean las nor­mas y no las ex­cep­cio­nes.

Ex­trac­to: lea la ver­sión completa en www.el­fi­nan­cie­ro.com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.