R. FER­NÁN­DEZ DE CAS­TRO

El Financiero - - PORTADA -

EL SAL­VA­DOR ABRAZA A CHI­NA

En agos­to pa­sa­do el go­bierno del presidente de iz­quier­da Sal­va­dor Sán­chez Ce­rén, ya en su rec­ta fi­nal, de­ci­dió ter­mi­nar relaciones con Tai­wán y en­ta­blar­las con Chi­na, lo que hi­zo que El Sal­va­dor sea el ter­cer país la­ti­noa­me­ri­cano en po­co más de un año en abra­zar al nue­vo gi­gan­te del mun­do. Tai­wán si­gue sien­do re­co­no­ci­do por 17 paí­ses al­re­de­dor del or­be. Diez de ellos es­tán en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be. Bei­jing ha desa­rro­lla­do una im­por­tan­te cam­pa­ña pa­ra ais­lar di­plo­má­ti­ca­men­te a la is­la de Tai­wán, pues con­si­de­ra que es par­te de su te­rri­to­rio. Sus úl­ti­mas con­quis­tas fue­ron Pa­na­má el año pa­sa­do, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en ma­yo de 2018 y aho­ra El Sal­va­dor.

El vi­ra­je ha­cia Bei­jing anun­cia­do por San Sal­va­dor, ape­nas me­ses des­pués del gi­ro en la mis­ma di­rec­ción por Pa­na­má y San­to Do­min­go, ha es­ta­do a pun­to de cau­sar san­cio­nes eco­nó­mi­cas por par­te de Was­hing­ton. Pa­ra de­jar en cla­ro su irri­ta­ción, Es­ta­dos Uni­dos lla­mó du­ran­te sep­tiem­bre a con­sul­tas a sus em­ba­ja­do­res en esas tres ca­pi­ta­les la­ti­noa­me­ri­ca­nas. La ini­cia­ti­va de im­po­ner san­cio­nes a El Sal­va­dor pue­de ex­pli­car­se por tres mo­ti­vos. PriPARÍS, me­ro, Trump tie­ne un nue­vo con­se­je­ro de se­gu­ri­dad na­cio­nal des­de mar­zo pa­sa­do, el hal­cón John Bol­ton. Es­te es un ta­li­bán más du­ro que su je­fe –ojo por ojo y dien­te por dien­te re­za su vi­sión al­ta­men­te an­ti­mul­ti­la­te­ral.

Un se­gun­do motivo de la irri­ta­ción de Was­hing­ton tie­ne que ver con que El Sal­va­dor ha­bía si­do en las úl­ti­mas dé­ca­das, es­pe­cial­men­te en­tre 1989 y 2009, ba­jo los go­bier­nos del par­ti­do de­re­chis­ta Are­na, el más cer­cano alia­do re­gio­nal de Es­ta­dos Uni­dos.

Fi­nal­men­te, es cla­ro que la di­plo­ma­cia es­ta­dou­ni­den­se quie­re fre­nar lo que es­tá sien­do ya una es­tam­pi­da de paí­ses de la re­gión por aban­do­nar relaciones con Tai­wán y abra­zar a Chi­na. Aho­ra bien, la de­ci­sión de Sán­chez Ce­rén, des­de el pun­to de vis­ta geo-es­tra­té­gi­co y eco­nó­mi­co-co­mer­cial, tie­ne to­do el sen­ti­do del mun­do. Chi­na cla­ra­men­te es ya el ri­val es­tra­té­gi­co de Es­ta­dos Uni­dos no só­lo en Asia sino en la pro­pia Amé­ri­ca La­ti­na. Bei­jing lle­va ya cer­ca de dos dé­ca­das de cul­ti­var una re­la­ción po­lí­ti­co-es­tra­té­gi­ca con paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, en­tre los que des­ta­ca Ve­ne­zue­la, así co­mo Bo­li­via y la pro­pia Ar­gen­ti­na. Des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co co­mer­cial, El Sal­va­dor se es­ta­ba tar­dan­do. Chi­na des­de ha­ce ya una dé­ca­da, es el prin­ci­pal so­cio eco­nó­mi­co de mu­chos paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Ve­ne­zue­la re­ci­bió en sep­tiem­bre una lí­nea de cré­di­to por USD 5,000 mi­llo­nes de par­te de Chi­na, que ya es prác­ti­ca­men­te la úl­ti­ma fuen­te de fi­nan­cia­mien­to que le que­da. En co­mer­cio agrí­co­la, Bra­sil se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal ex­por­ta­dor de so­ya a Chi­na, que le com­pró en 2017 50.9 mi­llo­nes de to­ne­la­das, des­pla­zan­do a un se­gun­do lu­gar a Es­ta­dos Uni­dos.

¿Qué tan­to ayu­dó el trum­pis­mo a la de­ci­sión de es­tos tres paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos de abra­zar a Bei­jing?

No hay du­da que con­tri­bu­yó. El trum­pis­mo no sig­ni­fi­ca otra co­sa en Amé­ri­ca La­ti­na que ne­gli­gen­cia y des­co­no­ci­mien­to no fal­to de des­dén. Jus­to en­tre los lla­ma­dos “paí­ses de mier­da” por en­viar mi­gran­tes a Es­ta­dos Uni­dos es­tá El Sal­va­dor. Las reite­ra­das mues­tras de hos­ti­li­dad de Trump ha­cia México no son com­par­ti­das por el res­to de la re­gión.

¿Qué im­pli­ca­cio­nes tie­ne es­to pa­ra México?

Mu­chas y re­le­van­tes. Por lo pron­to la reunión del 2018 de la Cum­bre de Nor­tea­mé­ri­ca con Cen­troa­mé­ri­ca pa­ra la se­gu­ri­dad y desa­rro­llo no se ha rea­li­za­do. Es­te es el me­ca­nis­mo, pre­si­di­do por el vi­ce­pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, en el que nos es­tá­ba­mos po­nien­do de acuer­do con Was­hing­ton so­bre có­mo ayu­dar a Cen­troa­mé­ri­ca.

El desa­rro­llo so­cio­eco­nó­mi­co del lla­ma­do trián­gu­lo del nor­te (Gua­te­ma­la, Hon­du­ras y El Sal­va­dor) es un te­ma de la ma­yor re­le­van­cia pa­ra el go­bierno de AMLO. Sin desa­rro­llo no hay ma­ne­ra de con­te­ner la vio­len­cia y mar­gi­na­ción que si­guen sien­do las cau­sas de la nue­va­men­te nu­me­ro­sa emi­gra­ción cen­troa­me­ri­ca­na. Un te­ma ca­da vez más con­ten­cio­so en­tre México y Es­ta­dos Uni­dos. Más aún, los paí­ses del trián­gu­lo em­pie­zan a dar evi­den­cias de in­go­ber­na­bi­li­dad. El men­sa­je pa­ra México de los ale­ga­tos de Bol­ton --va­mos a im­po­ner­le san­cio­nes a El Sal­va­dor-es con­tun­den­te. El ac­tual go­bierno en Was­hing­ton no es con­fia­ble co­mo so­cio pa­ra lo­grar el desa­rro­llo de Cen­troa­mé­ri­ca. AMLO y Ebrard tie­nen que te­ner cla­ro que su pro­pues­ta de desa­rro­llo ha­cia Cen­troa­mé­ri­ca tie­ne que te­ner fi­nan­cia­mien­to. Y és­te di­fí­cil­men­te se­gui­rá pro­vi­nien­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te de Was­hing­ton. Si la pro­pues­ta del nue­vo go­bierno de México va en se­rio, AMLO ten­drá que mos­trar liderazgo pa­ra cons­truir una coa­li­ción de paí­ses y or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les que apo­yen al trian­gu­lo del nor­te y des­de lue­go abrir su pro­pia che­que­ra.

Ra­fael Fer­nán­dez de Cas­tro Opi­ne us­ted: opinión@ el­fi­nan­cie­ro.com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.