ALE­JAN­DRO MO­RENO

El Financiero - - PORTADA - Ale­jan­dro Mo­reno Opi­ne us­ted: amo­reno@el­fi­nan­cie­ro.com.mx @al­mo­re­noal

LAS EN­CUES­TAS

El nue­vo ae­ro­puer­to no es lo úni­co que es­ta­rá en jue­go en la con­sul­ta del 25 al 28 de oc­tu­bre; tam­bién es­ta­rá a prue­ba la con­sul­ta mis­ma co­mo uno de los prin­ci­pios que guía al go­bierno en­tran­te, es de­cir, abrir es­pa­cios a la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na que in­ci­dan de ma­ne­ra di­rec­ta, efec­ti­va, y aca­so fre­cuen­te, en la política pú­bli­ca.

El prin­ci­pio es no­ble y de­mo­crá­ti­co, pero es­ta pri­me­ra con­sul­ta ya ha ge­ne­ra­do du­das en­tre al­gu­nos seg­men­tos de la opinión pú­bli­ca. Los vai­ve­nes en la me­to­do­lo­gía, la fal­ta de cla­ri­dad en los de­ta­lles, el he­cho de que sea una con­sul­ta di­se­ña­da y re­gu­la­da por el pro­pio equi­po de tran­si­ción, son as­pec­tos que se pres­tan a sus­pi­ca­cias. Aun­que el Presidente elec­to ha afir­ma­do que no es­pe­ra “ma­pa­ches”, el for­ma­to po­dría pres­tar­se a ello. No fal­ta la ac­ti­tud “sos­pe­cho­sis­ta” que la vea co­mo una con­sul­ta a mo­do. Pero la con­sul­ta va y hay que ob­ser­var­la co­mo lo que es.

La con­sul­ta so­bre el NAIM es un ejer­ci­cio po­lí­ti­co, una con­que sul­ta in­for­mal a la que el Presidente elec­to le da­rá el sen­ti­do que con­si­de­re con­ve­nien­te. Si de­ci­de ha­cer­le ca­so es por­que así lo ha pro­me­ti­do él, no po­rEl es­té obli­ga­do le­gal­men­te a ha­cer­lo. Es más un com­pro­mi­so mo­ral que le­gal. Por ello, tam­bién es­tá en jue­go la pa­la­bra del Presidente elec­to. Se po­ne a prue­ba el prin­ci­pio de con­sul­tar a la gente de una ma­ne­ra creí­ble, que abo­ne a la con­fian­za en es­tos me­ca­nis­mos co­mo una vía ho­nes­ta y efec­ti­va pa­ra con­vo­car a los ciu­da­da­nos a par­ti­ci­par en las de­ci­sio­nes de go­bierno. La con­sul­ta so­bre el NAIM no se ha­rá (ni tam­po­co se tie­ne que ha­cer) por la vía de en­cues­tas, y de he­cho, ba­jo sus ac­tua­les ca­rac­te­rís­ti­cas de abrir me­sas de vo­ta­ción en un cier­to nú­me­ro de mu­ni­ci­pios, los re­sul­ta­dos de la con­sul­ta po­drían dis­cre­par de lo que han mos­tra­do las en­cues­tas pú­bli­cas hasta aho­ra: un ma­yor apo­yo a la con­ti­nui­dad del pro­yec­to en Tex­co­co, por en­ci­ma del pro­pues­to cam­bio a San­ta Lu­cía, la op­ción que apo­ya el Presidente elec­to. No se­ría la pri­me­ra vez que se die­ra esa po­si­ble dis­cre­pan­cia en­tre en­cues­tas y con­sul­tas o ple­bis­ci­tos.

Co­mo je­fe de Go­bierno del Dis­tri­to Fe­de­ral, Ló­pez Obra­dor reali­zó va­rias con­sul­tas, en­tre ellas el ple­bis­ci­to del se­gun­do pi­so en via­duc­to y pe­ri­fé­ri­co, en 2002. En ese ca­so es­pe­cí­fi­co, el ple­bis­ci­to con­tó con la in­ter­ven­ción del Ins­ti­tu­to Elec­to­ral del DF. Las en­cues­tas que hi­ci­mos en ese en­ton­ces pa­ra el dia­rio Re­for­ma mos­tra­ban que el 43 por cien­to la po­bla­ción adul­ta de la ciu­dad es­ta­ba de acuer­do con la cons­truc­ción del se­gun­do pi­so, mien­tras que el 52 por cien­to es­ta­ba en desacuer­do. La ma­yo­ría de la po­bla­ción es­ta­ba en con­tra de los se­gun­dos pi­sos. Sin em­bar­go, cuan­do se seg­men­ta­ban los re­sul­ta­dos en­tre los que te­nían in­te­rés de vo­tar en el ple­bis­ci­to y los que no te­nían in­te­rés, las pre­fe­ren­cias de los in­tere­sa­dos en vo­tar eran 66 por cien­to de acuer­do y 32 por cien­to en desacuer­do (Re­for­ma, 12 agos­to 2002). Con esa con­si­de­ra­ción, la ma­yo­ría de los in­tere­sa­dos en vo­tar es­ta­ba a fa­vor de la obra. Se­gún los re­sul­ta­dos re­por­ta­dos por el IEDF, la con­sul­ta tu­vo 66 por cien­to de vo­tos por el “sí se cons­tru­yan” y 34 por cien­to por el “no se cons- tru­yan”. La seg­men­ta­ción de vo­tan­tes pro­ba­bles en la en­cues­ta dio el cla­vo con una exac­ti­tud im­pre­sio­nan­te, pero la lectura política es que la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos es­ta­ba en con­tra de la cons­truc­ción. Se tra­ta­ba de una ma­yo­ría si­len­cio­sa que no acu­dió a “vo­tar”.

En el ca­so de las en­cues­tas que he­mos he­cho en El Fi­nan­cie­ro pa­ra es­ta con­sul­ta, esa di­fe­ren­cia en­tre po­bla­ción ge­ne­ral e in­tere­sa­dos en el te­ma no ocu­rre: la ma­yo­ría es­tá a fa­vor de Tex­co­co, y cuan­do seg­men­ta­mos por in­tere­sa­dos o vo­tan­tes pro­ba­bles la pre­fe­ren­cia por la ac­tual cons­truc­ción se con­fir­ma e in­clu­so se am­plía. En otras pa­la­bras, un ple­bis­ci­to o con­sul­ta de­be­ría co­rro­bo­rar esa ten­den­cia fa­vo­ra­ble a Tex­co­co.

Ba­jo las ac­tua­les ca­rac­te­rís­ti­cas de la con­sul­ta, po­dría ha­ber dis­cre­pan­cias. En lo que de­be­mos fi­jar­nos es en la in­te­gri­dad del pro­ce­so. Lo que es­ta­rá a prue­ba en es­ta pri­me­ra con­sul­ta no so­la­men­te es el ae­ro­puer­to, sino la via­bi­li­dad, la cre­di­bi­li­dad y la efec­ti­vi­dad de las con­sul­tas co­mo un prin­ci­pio y una opor­tu­ni­dad pa­ra la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en el pró­xi­mo go­bierno. Se­ría un muy mal pre­ce­den­te que no re­sul­te así.

“La con­sul­ta so­bre el NAIM no se ha­rá (ni tam­po­co se tie­ne que ha­cer) por la vía de en­cues­tas”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.