Los di­le­mas de AMLO

El Financiero - - PAGINA DOS - En­ri­que Quin­ta­na Opi­ne us­ted: en­ri­que.quin­ta­na@ el­fi­nan­cie­ro.com.mx @E_Q_

Me­ses des­pués de ha­ber lle­ga­do a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, Vi­cen­te Fox re­fe­ría en­tre sus alle­ga­dos que lo que real­men­te más le sa­tis­fa­cía era ser can­di­da­to y no presidente.

Ló­pez Obra­dor pue­de es­tar ten­ta­do a pen­sar lo mis­mo.

Co­mo can­di­da­to pue­de pro­me­ter; pue­de ata­car con li­ber­tad; pue­de mo­ver­se en­tre la gente sin res­tric­cio­nes; pue­de apun­tar siem­pre al futuro y no al pre­sen­te; pue­de pla­near; y, so­bre to­do, pue­de te­ner la gra­ti­fi­ca­ción que le da el que la mul­ti­tud lo arro­pe, lo res­pal­de y lo lan­ce ha­cia de­lan­te. De­jar esa con­di­ción y cam­biar­la por otra en la que hay que ser res­pon­sa­ble, des­gas­tar el capital po­lí­ti­co ge­ne­ran­do de­sen­can­to o afron­tar la reali­dad de un go­bierno en el que no to­dos pien­san igual, es al­go du­ro.

Pero, de eso se tra­ta go­ber­nar.

No sé si Ló­pez Obra­dor es­ta­ba cons­cien­te de los di­le­mas que ha­bría de en­fren­tar. Es­tar cons­cien­te sig­ni­fi­ca el sa­ber que no ha­bía op­cio­nes de blan­co y ne­gro. Casi cual­quier elec­ción de po­lí­ti­cas im­pli­ca ven­ta­jas y cos­tos.

Y el ejer­ci­cio de go­ber­nar es pre­ci­sa­men­te ele­gir una com­bi­na­ción de ellos. La lu­na de miel no pue­de ser con to­dos.

Ya ayer le co­men­ta­mos en es­te es­pa­cio que, por ejem­plo, en el ca­so del ae­ro­puer­to, cual­quie­ra que sea la elec­ción, de­ja­rá des­con­ten­tos. AMLO y su equi­po de­be­rán ele­gir a quien quie­ren de­jar enoja­do… y di­se­ñar la con­sul­ta y en­cues­ta… o lo que sea, pa­ra lle­gar a ese re­sul­ta­do.

Pero eso mis­mo va­le en ca­da gran ini­cia­ti­va. En el ca­mino, ya hay cos­tos. Por ejem­plo, las víc­ti­mas de los es­ta­dos en don­de se can­ce­la­ron los fo­ros de pa­ci­fi­ca­ción, que se sien­ten agra­via­dos por la can­ce­la­ción; o los in­te­gran­tes de la CNTE que pen­sa­ron que re­gre­sa­rían las nó­mi­nas ma­gis­te­ria­les a los es­ta­dos y aho­ra re­ci­ben un men­tís fron­tal del pro­pio presidente elec­to, só­lo por ci­tar un par de ca­sos.

La re­so­lu­ción de di­le­mas im­pli­ca tam­bién pre­fe­ren­cias. Por ejem­plo, AMLO es­tá re­ci­bien­do hoy de­man­das de las áreas más di­ver­sas que le requieren re­cur­sos pa­ra di­ver­sos pro­gra­mas. Pero al mis­mo tiem­po, la fu­tu­ra Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da sa­be que los re­cur­sos son fi­ni­tos y que ha­brá que de­cir que no, en mu­chos ca­sos. Ha­cer­lo im­pli­ca­rá tam­bién des­gas­te.

El dar­se cuen­ta de que no tie­ne va­ri­ta má­gi­ca con­du­ci­rá a que ha­ya quien em­pie­ce a de­sen­can­tar­se de AMLO.

El cam­bio de per­cep­ción no va a ser in­me­dia­to. Fue tal el res­pal­do po­pu­lar re­ci­bi­do por Ló­pez Obra­dor que el de­sen­can­to no se va a dar pron­to. Hay un bono, un hán­di­cap. La gente va a te­ner una to­le­ran­cia am­plia. Y mien­tras más ata­quen los opo­si­to­res, qui­zás ese mar­gen crez­ca más. Pero al pa­so de los me­ses, to­dos los bo­nos ex­pi­ran y el hán­di­cap se aca­ba.

Y en­ton­ces só­lo los re­sul­ta­dos efec­ti­vos van a con­tar: ¿se re­du­jo o no la de­lin­cuen­cia?, ¿ba­jó la co­rrup­ción?, ¿se ele­vó real­men­te el ni­vel de vi­da? Se pue­de op­tar por echar la cul­pa a ter­ce­ros de la fal­ta de re­sul­ta­dos (co­mo se­gu­ra­men­te va a ocu­rrir). O se pue­de ser au­to­crí­ti­co y co­rre­gir.

Esa his­to­ria ya la co­no­ce­mos. Y su­pon­go que AMLO tam­bién. Co­mo di­ce el re­frán: des­de que se in­ven­ta­ron los pre­tex­tos, se aca­ba­ron los… que us­ted ya sa­be.

¿Será ese el ca­so?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.