Me­xi­co Beach prác­ti­ca­men­te des­apa­re­ce tras pa­so de Mi­chael

La devastación del hu­ra­cán se hi­zo evi­den­te ayer con hi­le­ras de ca­sas he­chas añi­cos y mi­les de ár­bo­les arran­ca­dos

El Financiero - - MUNDO - FLO­RI­DA, ES­TA­DOS UNI­DOS AGEN­CIAS

El presidente Trump de­cla­ra la zo­na en desas­tre ma­yor y or­de­na la ayu­da

El fe­roz e his­tó­ri­co hu­ra­cán Mi­chael lle­gó ayer a las Ca­ro­li­nas des­pués de atra­ve­sar Flo­ri­da y Geor­gia, don­de de­vas­tó cen­te­na­res de vi­vien­das, de­jó ba­jo el agua a ba­rrios en­te­ros y pro­vo­có la muer­te de al me­nos seis per­so­nas, in­clui­da una ni­ña de 11 años. Ade­más unas 900 mil vi­vien­das en Flo­ri­da, Geor­gia y Ala­ba­ma que­da­ron sin elec­tri­ci­dad. El go­ber­na­dor de Vir­gi­nia, Ralph Nort­ham, de­cla­ró el es­ta­do de emer­gen­cia an­ti­ci­pán­do­se a la lle­ga­da de la tor­men­ta e ins­tó a los ciu­da­da­nos a pre­pa­rar­se pa­ra po­si­bles inun­da­cio­nes, vien­tos fuer­tes, tor­na­dos y cor­tes de ener­gía. A pe­sar de que du­ran­te la no­che del miér­co­les Mi­chael se con­vir­tió en tor­men­ta tro­pi­cal, los ha­bi­tan­tes de las Ca­ro­li­nas, ape­nas re­cu­pe­rán­do­se de los da­ños cau­sa­dos por la tor­men­ta Flo­ren­ce, en­fren­ta­ban vien­tos de 85 ki­ló­me­tros por ho­ra y to­rren­cia­les llu­vias, que se­gún los me­teo­ró­lo­gos de­ja­ría unos 18 cen­tí­me­tros de agua, an­tes de vol­ver al mar por la no­che.

Con el ama­ne­cer del jue­ves, los re­si­den­tes en el nor­te de Flo­ri­da co­men­za­ron a ser cons­cien­tes del al­can­ce del desas­tre. Los da­ños en Me­xi­co Beach y Pa­na­ma City, don­de Mi­chael to­có tie­rra el miér­co­les por la tar­de co­mo hu­ra­cán ca­te­go­ría 4, eran tan gran­des que los ár­bo­les ro­tos y arran­ca­dos y las lí­neas eléc­tri­cas caí­das es­ta­ban por to­das par­tes.

Los te­ja­dos sa­lie­ron vo­lan­do y las vi­vien­das que­da­ron par­ti­das por ár­bo­les caí­dos, mien­tras que tor­ci­das se­ña­les de trán­si­to es­ta­ban ti­ra­das so­bre el pi­so y más de 380 mil vi­vien­das y ne­go­cios se que­da­ron sin elec­tri­ci­dad en el pun­to ál­gi­do del pa­so del hu­ra­cán.

Los bar­cos fue­ron arro­ja­dos co­mo si fue­ran ju­gue­tes y pa­re­cía que ha­bía caí­do una bom­ba en las ca­lles más cer­ca­nas al mar. Lo que la ma­re­ja­da ci­cló­ni­ca de 2.7 me­tros no des­tru­yó, lo hi­cie­ron los vien­tos de 250 ki­ló­me­tros por ho­ra.

Los res­ca­tis­tas y re­si­den­tes te­nían pro­ble­ma pa­ra lle­gar a la vi­lla de­vas­ta­da pa­ra eva­luar la mag­ni­tud del da­ño y bus­car a los cien­tos de per­so­nas que se cree se que­da­ron en sus ca­sas du­ran­te el pa­so de la tor­men­ta.

Los funcionarios de Me­xi­co Beach in­for­ma­ron que 285 per­so­nas de la lo­ca­li­dad se rehu­sa­ron a aban­do­nar la zo­na an­tes de la lle­ga­da del hu­ra­cán, pese a que ha­bía una or­den obli­ga­to­ria de eva­cua­ción. Un equi­po de la Guar­dia Na­cio­nal arri­bó al área y en­con­tró a 20 so­bre­vi­vien­tes du­ran­te la no­che. Se des­co­no­cía el des­tino de mu­chos otros re­si­den­tes, se­ña­la­ron las au­to­ri­da­des. Con­for­me po­li­cías y equi­pos mé­di­cos se des­ple­ga­ban, el go­ber­na­dor de Flo­ri­da, Rick Scott, su­pli­có a la gente de las zo­nas de­vas­ta­das que, por el mo­men­to, se man­tu­vie­ran le­jos de­bi­do a ár­bo­les y ca­bles de luz caí­dos, y otros es­com­bros.

“Sé que só­lo quie­ren ir a ca­sa. Quie­ren re­vi­sar sus co­sas y co­men- zar con el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción, pero te­ne­mos que cer­cio­rar­nos de que sea se­gu­ro”, di­jo. El go­ber­na­dor aña­dió que la zo­na no­roes­te del Es­ta­do, co­no­ci­da co­mo Pan­hand­le, su­frió una “des­truc­ción inima­gi­na­ble”. “Mu­chas vi­das al­te­ra­das pa­ra siem­pre. Mu­chas fa­mi­lias lo han per­di­do to­do”, afir­mó vi­si­ble­men­te con­mo­vi­do.

Des­pués de ha­blar con Scott, so­bre la si­tua­ción que en­fren­ta aho­ra la re­gión, el presidente Do­nald Trump de­cla­ró la zo­na co­mo área de desas­tre ma­yor con el fin de agi­li­zar re­cur­sos y asis­ten­cia del go­bierno pa­ra los afec­ta­dos. La asis­ten­cia fe­de­ral in­clui­ría sub­ven­cio­nes pa­ra vi­vien­das tem­po­ra­les y re­pa­ra­cio­nes de vi­vien­das, prés­ta­mos a ba­jo cos­to pa­ra cu­brir pér­di­das de pro­pie­dad no ase­gu­ra­das y otros pro­gra­mas pa­ra ayu­dar a in­di­vi­duos y due­ños de ne­go­cios a re­cu­pe­rar­se de los efec­tos del desas­tre.

DES­TRUC­CIÓN. Ha­bi­tan­tes de Me­xi­co Beach re­vi­san los da­ños a su vi­vien­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.